¿Qué comer estas navidades?

Mi esposa se ha estado currando esta semana para vosotros una propuesta de Gran Cena o Almuerzo de Navidad por si estáis hartos de las gambas y el centro de ternera o si, este año, queréis pasar del cordero y los percebes por eso de que hay que apretarse un poco el bolsillo.

Ella os propone un menú de aristócratas a un precio realmente económico por persona. Y todo muy fácil de hacer. Os aseguro que es un menú asombroso. Nosotros lo hemos ido comiendo por partes, cada día una cosa de las que ella iba preparando y fotografiando paso a paso para su blog de cocina.

A ver qué os parece:

De aperitivo, mientras charláis y esperáis al típico familiar que siempre llega tarde a casa: unos canapés con crema de salmón.

canapes-salmon-1-672x372

Luego, un consomé calentito y auténtico, que estamos en época de frío y siempre se agradece:

consome-0-672x372

Y de pronto apareces sirviendo estos huevos gratinados con salsa aurora y todo el mundo en la mesa comienza a mirarte como si fueras un héroe:

huevos-gratinados-01-672x372

Es hora de pasar a cosas serias. Mi esposa te propone:

a) un solomillo de cerdo con salsa de mostaza y puré de cebolla.

solomillo-cerdo-01-672x372

b) si sois más de pescados: bacalao o merluza con salsa de puerro y almendra:

salsa-pescado-1-672x372

c) o esta culata de ternera al horno en salsa de caramelo y puerro:

culata-ternera-1-672x372

d) o un plato menos sofisticado y elegante: un codillo perfecto y va que chuta:

codillo-asado-01-672x372

Pasamos a los postres… yo recomendaría el tiramisú perfecto:

tiramisu-1-672x372

Pero ella preparó dos postres buenísimos y perfectos típicos navideños. Cuando probéis este “Dundee cake” no lo váis a poder creer:

dundee-cake-1-672x372

O el típico “Tronco de Navidad”:

tronco-navidad-1-672x372

A no ser que seas el típico cerdo asqueroso a punto de morir de colesterol y grasa, estás más que servido y necesitarás de un taxi y una carretilla para llegar a la cama a descansar (en caso de que hayas repetido algún plato). Si has comido una ración normal, quedarás perfecto para festejar y salir de juerga con el estómago feliz.

¡Felices fiestas, queridos amig@s!

El proyecto: “Prostituto de extraterrestres”

prostituto-de-extrataererwstres
Tengo la bandeja de mi email repleto de preguntas, me estáis acribillando a emails y yo he quedado encantado de la repercusión que ha causado la web de “Prostituto de extraterrestres” entre el selecto grupo de personas que me seguís y apreciáis. Gracias.

Necesito dejar bien claro dos cosas:

1.-“Prostituto de extraterrestres” saldrá en todo su esplendor, y en un gran formato, en papel. Todo aquel que lo haya comprado en preventa, lo recibirá en casa, como he hecho con los 6 libros anteriores.

2.-Sí. Mi intención y deseo es sacarla toda, también, on line.

3.-“El peor amigo del mundo” se sigue vendiendo (aún quedan unos cuantos ejemplares) y no es, para nada, un fracaso. Se ha vendido muy bien y está gustando mucho.

Punto 3. Si en mi vida me guiará por la lógica no habría empezado a publicar y a promocionar “Prostituto de extraterrestres” cuando hace poco más de un mes saqué “El peor amigo del mundo”, un libro que me costó lágrimas, dolor y un esfuerzo sin igual sacar de mi alma y publicar.

Si en mi vida me guiara la inteligencia económica me pasaría el mes de diciembre y de enero publicitando “El peor amigo del mundo”, haciendo vídeos y promociones para que compréis ese libro, o los cinco anteriores, en estas fechas de regalos y consumismo. Sin embargo, he pasado página y me he ido a crear el siguiente libro. Ya dejaré de escribir cuando, de repente, me de un ictus. Ahí me alegraré de poder haber creado todo lo posible y no haberme pasado la vida tratando de vender.

¿El motivo? No es desprecio, es necesidad vital-creativa. Soy un enfermo. Amo escribir, odio vender. No estáis en la página web de un CEO ni de un publicista ni de un cantamañanas. Estáis en la página web de un creador sin límites, que ama imaginar. Yo ya os he dado, he lanzado al mundo con todas mis fuerzas e ilusión, “El peor amigo del mundo”. Para mis ínfulas de creador, es tarea de las personas que se lo han leído (si les ha gustado) promocionarlo. La única manera que tienen sus lectores de promocionarlo es enviarme una crítica y una foto leyendo ese libro, a este blog: la publico y los miles de lectores que pasan por aquí, la leen, quizá se interesan y compran el libro. Los lectores de “El peor amigo del mundo” son los responsables de la vida o muerte de ese libro. No poseo dinero para poner anuncios en “Babelia” o la revista “Qué leer”. No creáis que no he estudiado todas las opciones que se me ocurren:

ql-1

qleer2

Si he de elegir entre hacer vídeos-spots para “El peor amigo del mundo”, ahorrar para pagar anuncios o dedicarme a escribir el nuevo libro, elijo seguir escribiendo: que toda la madera que queme sea para producir letras. Soy escritor, estoy rebosante de ideas. Me duelen dentro. Es como cuando te duelen los huevos porque no eyaculas desde hace tiempo. Necesito hacerme pajas/escribir a diario.

Punto 1 y 2. Cerré los ojos e imaginé que era multimillonario, que no necesitaba dinero para comer ni para pagar el alquiler o calentar la casa.

—Entonces, Rafa ¿Cómo harías tu siguiente novela? —me pregunté.
—On line.
—¿Por qué?
—Porque escribir es el oficio más solitario del mundo. Si voy subiendo la novela capítulo a capítulo no me sentiré tan solo y tan perdido con la trama. Recibiré ánimos e insultos. Animan. Reafirman. Porque ir mostrando la novela capítulo a capítulo e ir recibiendo críticas, propuestas, correcciones, me ayudará a hacerla mejor. Me harán pensar. Ver que hay alguien al que estoy provocando amor u odio con lo que escribo. Incluso podré ir viendo el contador de visitas, ver si el capítulo que he subido es interesante o no. Creo que escribir esta novela on line la hará mejor que si me encierro en casa, la escribo cómo crea y luego os enseño el resultado final. Quiero hacerla on line porque amo la literatura y actualmente no hay nadie que publique una gran novela gratis, con todas sus ganas, con toda su fuerza, por internet. Quiero hacerla on line porque me gustaría que todo el mundo que quiera y que no tiene dinero, pueda leer todos mis libros. Me gustaría poner todos mis libros on line. Aspiro/sueño hacer una especie de “Breaking Bad” literario, on line. Sólo que en mi “Breaking Bad” van a salir extraterrestres y otros mundos.

(por cierto, si echáis de menos, como yo, “Breaking Bad” y no visteis este documental sobre la última temporada, os lo recomiendo).

Sinceramente, no sé si conseguiré lo que me propongo. Para ello necesito – os pido en voz alta:

1.-Energía para mi creación y ego: que los lectores que aprecien los capítulos que voy a ir colgando en la web de Prostituto de extraterrestres los compartan por Facebook o Twitter o me dejen comentarios, en la web de “Prostituto de extraterrestres” de lo que les gustaría que pasara, críticas de lo que le ha parecido el capítulo de la semana o un simple comentario de una línea. Tus palabras-pensamientos-críticas-insultos- me sirven.

2.-Alimentos y alquiler pagado: si los lectores, cuando terminen de leer un capítulo ingresan aunque sea 1 euro, o compran el libro en preventa o cualquiera de mis otros libros, yo iré viendo que puedo seguir escribiendo en abierto. No pido dinero para lujos ni vicios. Sólo tener para lo básico (alquiler y comida). Con 600 euros al mes tiro para adelante. No es una quimera: llevo casi 3 años ingresando mes a mes algo más de esa cantidad. Con que me apoyes como has hecho siempre —o un poquito más— puedo llevar este proyecto hasta el final. En 3-4 meses tendría “Prostituto extraterrestres” escrito y publicado en papel, lo cual no quita que el libro se quedaría on line para siempre. Mostrar mi trabajo en abierto es la mejor forma de publicitarme. Si te gusta lo que hago, sé parte de esto. Ayúdame a darme comida y un lugar en el que poder escribir tranquilo.

Si vosotros decidís que “Prostituto de extraterrestres” sea un éxito (ya os he explicado que para mí el éxito es comer y vivir bajo un techo), en cuanto lo termine, empezaré a escribir otro proyecto/libro, también en abierto-on line. Si a mitad del libro veo que no llegan los ingresos, que me muero de hambre y frío, cierro la web de “Prostituto de extraterrestres” y publico los capítulos que queden sólo en papel, en el libro que publicaré al final, como hice con los 6 anteriores. Por este proyecto estoy dispuesto a pasar hambre y frío un mes, incluso dos. Pero no tres.

“Prostituto de extraterrestres” es un experimento. Tras el dolor y la seriedad de “El peor amigo del mundo” necesito hacer algo ligero, divertido y gamberro. Vosotros valorad el proyecto y decidid.

Mi vida en los próximos meses y mis libros, están en vuestras manos.

Felices días.

Nota.- El artista autor de la gran ilustración de arriba del post se llama Andrey Bobir.

AYÚDAME A ESCRIBIR “PROSTITUTO DE EXTRATERRESTRES”

1000escribiendo

De aquí a dos semanas subo el primer adelanto de “Prostituto de extraterrestres”. A ver si te gusta. Pido tu colaboración para que pueda tener el libro listo para publicarlo en marzo.
Necesito 600 euros para poder sacarlo en marzo. Con esos 600 euros:

—Pagaré el alquiler de la casa de enero y febrero (440 euros en total)
—Pagaré al autor por la portada del libro (para poder comenzar a usarla ya).
—Compraré leña y bombonas de gas (en la montaña hace un frío del carajo).

Si me concedéis esos 600 euros en este mes podré dedicarme día y noche a terminar el libro para el 15 de marzo como muy tarde. Con el alquiler pagado por un par de meses y sin frío, puedo concentrarme y escribir a mi ritmo infernal.

Sólo si valoras mi trabajo, mi sacrifico en pos de la literatura, si te gustan mis libros, te apetece y te puedes permitir ayudarme, cualquier cantidad que ingreses sumará hasta llegar a esos 600 euros.

¿Me ayudas y firmamos el pacto?

Recuerda que no soy un cantamañanas como tanto escritorillo que se lanza a hacer crowdfunding. De este modo ya he escrito, publicado y te he hecho llegar 6 novelas en sólo 3 años y medio… ¡Y qué 6 novelas!

¿De qué va “Prostituto de extraterrestres”?

Será mi libro con más humor bestia, la mayor gamberrada de tu biblioteca. Prometo escribirlo con mi mayor negrura cómica. Dos amigos oficinistas informáticos deciden realizar un acto criminal para librarse de sus anodinas vidas. El asunto sale muy, muy mal, uno de ellos es capturado por la policía, el otro huye a las montañas y se esconde en una aldea remota y olvidada. Los aldeanos le acogerán con cariño fingido hasta que el fugitivo, descubre, el secreto para el que le están reservando. A partir de ahí, miles de aventuras extraterrestres suceden.

portada-prostituto-de-extraterrestres

Dona una pequeña cantidad de dinero, la que sea, utilizando este botón:





O, en lugar de ser mecenas, también puedes ayudarme comprando “Prostituto de extraterrestres” en preventa. Recibirás el libro en cuanto lo saque de imprenta y tu nombre aparecerá en los agradecimientos, haciendote tan inmortal como la novela consiga ser. 250 páginas aproximadamente. 22 euros. Puedes comprarla ahora mismo utilizando PayPal.

prostitutodeextraterrestres




Si deseas realizar el pago por transferencia bancaria, escríbeme un email a ezcritor (arroba) gmail.com avisando. Gracias.

1.-Rubén Morán.
2.-Paco Lambea
3.-Carmen García
4.-Yolanda Lopez
5.-La Canalla
6.-Juan Olvido
7.-Cristian Salinas
8.-Lucía Celis
9.-Michael Jackson
10.-Alberto Almeida (Fuerajuego)
11.-Jose Luis Herrera Jimenez
12.-Noshow
13.-Giovanni Alcocer
14.-Obsy
15.-Alicia L. Alonso
16.-Dario Fioravanti
17.-Héctor Balaguer
18.-Santiago Segura
19.-Alvaro Solzi
20.-Nicol Jiménez “El Niño”
21.-Enrique Cañada Torralba
22.-Diego Simón
23.-Patxi Bretos.
24.-Alfonso Vargas Robotv
25.-José Luis S. de C. L.
26.-Marcelo García Ochoa
27.-Inma Cinto
28.-Trevor Kusuhara
29.-Alejandro Casanova Barberan
30.-Rocío Galindo
31.-Rodrigo Rojas
32.-Daniel Rodríguez Arias
33.-Javier Julvez
35.-José G. Parra
36.-Bruno Bou
37.-Raquel Ll
38.-Maria A. Domínguez
39.-Belen Garretas
40.-Markel Balerdi
41.-David Bernal
41.-Pablo Estrada
42.-Pablo P.
43.-Daniel López Fernández-Pello
44.-Alejandro G. H.
45.-Monica del Pilar R.R.
46.-Marc Marí
47.-Oscar Vispo
48.-Marco Sigvaldason
49.-Reynold Doforno
50.-LoloPez
51.-Yolanda Lopez
52.-María Domínguez A.
53.-Sancho Lerena
54.-Maxi S. C.
55.-La Canalla
56.-Juanjo Conti
57.-Sir_eider
58.-Jesús Manuel Pérez
59.-Lagarto Viejo
60.-Max More
61.-Mamen
62.-Mario Celdrán
63.-Fede Berardo
64.-La Bruja
65.-Miguel Mil
66.-Rubén (asesino de chinos y banqueros).
67.-Miguel Palmez
68.-Marcos Mediavilla
69.-Javier Vitalio
70.-Liliana Lopez
71.-Marta y Bruno
72.-Aaxolotl
73.-Daniel Gutierrez Gutierrez
74.-Jorge Álvarez (fotógrafo)
75.-Luis C.B
76.-Sergio Perea
77.-Lucas (el sr. dentista)
78.-Ignasi Vidal
79.-Sergio Garcia B. (México)
80.-”www.amorfosfilms.com
81.-Cerrajería 24 horas Madrid 669-12-72-16
82.-Miguel D. Rodriguez
83.-Iban
84.-Daniel Sutil
85.-Mike Zayon
86.-Aitor Rad
87.-María del Puerto M.G.
88.-¿Tú?
99.-Dark Chino

La oveja que se reía de los lobos

Cuando necesito hablar con alguien y mi esposa anda ocupada con su blog de cocina subo la montaña hasta la casa de don Francisco y doña Marcela, que siempre tienen alguna historia interesante que contarme y me invitan a vino (que no bebo), pan, quesos y chorizo.

Hoy don Francisco me contó la historia de esta oveja.

oveja-lana

La foto la saqué con el teléfono móvil desde su álbum de fotos, por eso tiene tan mala calidad. El hombre que sale a la derecha es el bueno de don Francisco. Ahora está bastante más viejo y bastante débil de salud.

Me cuenta que, hace años, una de sus ovejas dejó el rebaño y se escapó a las montañas.

Cuando don Francisco se dio cuenta, la oveja estaba demasiado lejos y en una zona de nieve y lobos a la que no le apetecía nada ir. Don Francisco pensó que la oveja sería devorada nada más caer la noche. Mala suerte.

Para nada.

La oveja estuvo 6 años recorriendo las montañas: libre, saludable y feliz.

Don Francisco no sabe cómo, pero deduce que la oveja se las ingenió para esquivar a los lobos hasta que le creció tanto la lana que para los lobos se convirtió en misión imposible poder morder su carne. Se les llenaba la boca de lana.

—Cuando regresó, la trasquilé y saqué más de 40 kilos de lana —me cuenta don Francisco, asombrado.

Los lobos la veían cada día, pastando ante sus propias narices, y no podían hacer nada. Salvo hacerla rodar como un tonel. Era imposible que sus dientes llegaran hasta su carne. Cuando se cansaban de intentarlo, la oveja se levantaba y seguía pastando tan tranquilamente.

Don Francisco dice que vio, con sus propios ojos, como los lobos la sacaron de su territorio, empujándola y acorralándola. Estaban frustradísimos. Querían que se fueran de allí. Esa oveja era una vergüenza para ellos.

Imagino que las ovejas tienen lana por ese motivo, para defenderse de las fauces de los lobos y para abrigarse cuando viene la nieve.

¡Qué animales más maravillosos!

Pincha aquí (si quieres) para leer otra historia de don Francisco y doña Marcela.

—-

desdeargentina

Hoy me llegó desde Argentina, un sobre con 25 euros para comprarme un ejemplar de “El peor amigo del mundo”. ¡Gracias, Dario! También un lector me envió ¡desde Japón! una tarjeta de felicitación navideña. ¡Muchas gracias, Rubén!. Ya quedan poquitos ejemplares de mi último libro, “El peor amigo del mundo”, de verdad que no sé cuando podré sacar la tercera tirada pues el dinero que saco de las navidades lo tengo que guardar para sobrevivir y afrontar los gastos de los meses de enero y febrero, meses en los que la compra de libros cae estrepitosamente.

Juanjo Conti (Argentina) leyó “El peor amigo del mundo”

unnamed-2

Hola Rafa! Hace un par de días me terminé tu último libro. Me gustó mucho.

Lo di de alta en Goodreads: https://www.goodreads.com/book/show/23783497-el-peor-amigo-del-mundo

Te adjunto fotos en las que estoy leyéndolo junto a mi árbol de Navidad.

Me alegro que lo de la espalda no sea nada!

Saludos!

Reseña para el blog:

“Hace menos de una semana recibí por correo El peor amigo del mundo. Lo estaba esperando y me encontró sin ninguna lectura empeza. Pensaba guardarlo para algún momento especial, como las vacaciones (?), pero no pude resistir la tentación y empecé a leerlo ese mismo día. Se lee como agua. No encontré casi ningún detalle que entorpezca la lectura.

Ezcritor_2




Me gustó mucho la primera parte y en la segunda los acontecimientos se me hicieron muy veloces. Logró el objetivo de dejarme pidiendo más.

Me quedé con ganas de leer algunos pasajes más sobre la adolescencia de Sig, por lo que no me parece imposible que aparezca un nuevo libro que se ubique cronológicamente entre este y los diarios secretos.

Cuando terminé de leerlo busqué el otro libro que había llegado junto. Los diarios secretos. Un libraco de más de 650 páginas. El responsable de que el bulto pese más de un kilo y tome caminos dentro del sistema de correos que no habían tomado los envíos previos. Lo tomo en mis manos, pesado, y no puedo dejar de envidiar al autor. “Quéhijodeputa!”. Quiero (re)leerlo en la cama y me pesa, me aplasta. Quehijodeputa.”

Texto y fotos: Juanjo Conti (que también es escritor).

unnamed-1

Nacimiento y muerte de mi verruga

miverrugaTengo un bulto en la espalda. Comenzó a crecerme en Madrid. Pero yo estaba en una época muy mala y no me cuidaba. Me daba igual todo. Luego, me puse a escribir libros, a combatir la crisis: a mantener a mi pequeña familia.

En cuanto termine este libro, me voy al médico —me decía a mi mismo, mientras tecleaba.

Pero en cuanto terminaba un nuevo libro me metía en otro. Si paro de trabajar todo se va al traste. El bultito de la espalda se convirtió en un bulto demasiado grande. Escribí, publiqué 6 libros.

Demasiado blandito para ser un lipoma —me dijo el doctor, cuando por fin fui al médico— puede ser algo serio. Mejor que te vea el dermatólogo especialista.

Pasó un mes. Fui al dermatólogo pensando que tenía cáncer o que iba a quedarme paralítico.

—¡Dios mío! ¡Qué barbaridad de grande! ¡Esto no te lo podemos quitar en consulta! —me dijo hoy el dermatólogo— ¡Tienes que ir a quirófano!

—¿Pero es cáncer? —pregunté yo.

—¿Cáncer? ¡Ja, ja, ja! ¡Pero oye! ¿Qué es esa cosa asquerosa que tienes al lado de la nariz! ¿Te la quito?

Se refería a mi verruga. En mi infancia era un lunar. Pero al igual que yo, el lunar se fue corrompiendo, desencantándose de la vida y engordando. Igual que el bello niño que fui se convirtió en un adulto asqueroso, el lunar se convirtió en una verruga asquerosa. Todos nos convertimos, de adultos, en asquerosas verrugas.

Me acostumbré a mi verruga. Era una de las primeras cosas que veía cada día, cuando me lavaba la cara con agua, tras levantarme. Allí estaba ella y aquí estaba yo. En mi época de soltero, ninguna chica me rechazó nunca por tener esa verruga en la cara. Tampoco ninguna chica con las que tuve sexo me chupó ni besó nunca la verruga. Aunque recuerdo que a una de mis primeras novias, (la Virgen María que sale en los “Diarios Secretos de Sexo y Libertad”) la bautizó con el nombre de Jimmy. Aquí me tenéis. Yo, feliz con mi verruga:

206932_10150153774409248_6117612_n

—Amor —le pregunté, años después, a mi esposa en la cama— ¿A ti te da asco la verruga que tengo en la cara?

¿Bromeas? ¡Me encanta! Te da personalidad.

—¿En serio?

—Sí. A mí me gustaría tener una como la tuya.

Y le hice el amor apasionadamente.

…….

Año 2014. Dermatólogo. Consulta.

¿Te quito esa asquerosidad de la cara?

Pienso: a veces me sangra. Muchas veces me fijo que, inconscientemente, me saco fotos sólo por el lado derecho de la cara para que no se vea la verruga. Muchas veces envidio a la gente que tiene cara simétrica. Creo que sería más guapo sin esa verruga. Yo quiero saber cómo es tener un rostro simétrico.

¿Y cuándo me la quitaría?

—Ahora mismo. En un minuto.

—¿Ahora mismo? ¿Y se me quedaría marca?

—Ahora tendrías una quemadura. Pero se te quitará. No se te quedará marca alguna. Bueno, y si se te queda un punto será mucho menos grande y llamativa que la verruga.

Mis ojos se llenan de lágrimas.

—¿Por qué lloras?

—Me acabo de dar cuenta de que le tengo cariño a mi verruga.

—Ah. Entonces dejémoslo así.

—Y a mi esposa le gusta.

—Ah. Pues olvídate lo que te he dicho. La dejamos. Aunque te resulte extraño hay un montón de gente que ama a sus verrugas. Lo que sientes es absolutamente normal.

—No. Por favor. Quítemela.

—¿Seguro? Yo no quiero tener problemas con tu esposa.

Miré al dermatólogo: sin duda estaba ante un hombre sabio. Sin conocer a mi esposa personalmente ya sabía que no se debe tener problemas con ella.

—Si. Quiero hacer un cambio físico en mi vida. Un antes y un después. El antiguo Rafa fue utilizado y machacado por un sin fin de cabrones despiadados. Ensucié mi ser cometiendo un sin fin de equivocaciones. Doctor, está usted ante el nuevo Rafael Fernández. El escritor autor de 6 libros. Ya no soy un subnormal, ni un porreta, ni un borracho, ni un pobre niñito. Ahora soy un hombre. Nadie me utiliza. Todo el dolor que he pasado lo he acumulado dentro de esa verruga. Todos mis traumas. Quiero que me la quite. El nuevo Rafa es feliz. No tiene verrugas en la cara. Este nuevo Rafa es sólo propiedad de mi esposa. El resto de mujeres se follaron a un hombre con una verruga asquerosa en la cara. Mi esposa será la única que me folle con la cara totalmente limpia y simétrica. La mejor versión de mí mismo.

El doctor me hizo tumbarme en la camilla. Sacó un pincho y algo caliente: me hizo un poquito de daño y me quitó la verruga. Iba a tirarla a la basura:

—¡No! ¡La quiero! —grité.

—Es sólo un poco de piel…

—¡No! ¡Por favor! ¡Esa piel soy yo!

Salí de la consulta con la verruga envuelta en un algodón.

Mi esposa, al verme sin verruga, se le inundaron los ojos de lágrimas.

—¿Por qué te la quitaste, tonto?

—Lo necesitaba.

Llegamos a casa. Metí la verruga dentro de esta casita que encontré dentro de la habitación que estoy rehabilitando:

rosa-tumba

Con la pala, hice un hoyo en el jardín. Enterré la casita, ahora un santuario, de la verruga. Hice una cruz con unas ramas y una cuerdita. Me incliné: de rodillas recé una pequeña oración. Mi esposa se acercó a mí.

tumba-verruga

—¿Por qué lloras? —me preguntó.

—¿Sabes? Nunca nadie la chupó. Nunca nadie la besó. Mi verruga nunca conoció el amor.

Mi esposa me ayudó a levantarme, nos abrazamos, y lloramos juntos por la verruga.

Me estremecí: mis lágrimas resbalaban por las mejillas de un rostro perfectamente simétrico.

adios

Mi primera decepción con “Podemos”

Pablo Iglesias tiene un magnetismo especial. Brilla. Nos recuerda a aquel amigo idealista de la universidad con el que no hablábamos mucho porque era demasiado estudioso e inteligente para nosotros. Siempre pensamos que si un tipo así llegaría a la presidencia el mundo sería un lugar mejor. A ver si teníamos razón.

Según cuentan por aquí, Pablo Iglesias se presentó a la entrevista de RTVE con 16 compañeros y después pidió estar solo, durante 30 minutos en el plató, para concentrarse antes de la entrevista.

Lo entiendo perfectamente. Necesita apoyo de su gente y meditar como un boxeador antes de un combate a muerte. Pablo Iglesias está siendo sometido a un desgaste intelectual y emocional tremendo. Todo el sistema político y el 90% de los medios de comunicación está contra él. Si dice algo equivocado o consiguen sacarle de quicio, “Podemos” está acabado. El partido es Pablo Iglesias, no nos engañemos. Si él cae, todo cae. Al fin y al cabo es un joven de 36 años. No un viejo tranquilo, dialogante, sin sangre caliente que sólo da una coz —y con una simpática sonrisita— cuando es necesario (como la que le dio, tan bien, a Alfonso Rojo en la entrevista). Si yo fuera Pablo Iglesias ya me habría vuelto loco: es demasiada presión. No me extrañaría nada que un día, Pablo Iglesias se baje los pantalones en un programa y, fuera de sí, se ponga a cantar riguitón.

Y sobre el escándalo sobre la entrevista que le hizo Sergio Martin me parece una tontería. Los que piden la dimisión del presentador me recuerdan a los que pedían que los árbitros sobre protegieran a Messi o a Cristiano de las patadas de los contrarios. A los periodistas hay que dejarles hablar y expresarse siempre y cuando ellos también dejen que el entrevistador hable y se exprese, durante el mismo tiempo y espacio. Me pareció peor entrevistadora Ana Pastor. Indignante: no escucha e interrumpe.

Da igual quien pague al entrevistador. Si la caja B del PP o todos nosotros. No debemos cerrar la boca a los periodistas. Sería el fin.

Es tarea del periodista decir lo que desee libremente y es tarea del entrevistador poner, con argumentos, al entrevistador en su sitio. Y Pablo Iglesias puso en su sitio a Sergio Martín. Quien debería dimitir en RTVE es quien ha estado vetando a Pablo Iglesias durante tanto tiempo en la televisión pública. Eso es de vergüenza.

Pablo Iglesias es tan especial, brilla tanto, que arrebató el puesto a Pablo Alborán en el Google. Supongo que este es un buen indicador de que ganará las elecciones generales (es un chiste, ríete). Elecciones para las Pablo (Iglesias, no Alborán) presentó un nuevo programa político algo diferente al que había presentado en las anteriores elecciones.

Es que hacer un programa para el parlamento europeo no es tan serio como hacer un programa para gobernar la nación —ha dicho, más o menos, en la primera entrevista que le han hecho en el canal público de televisión. Y tras decir esto, Pablo Iglesias se ha quedado tan pancho.

Del “impago” y la “auditoria” de la deuda ha pasado a la “restructuración y negociación” sobre lo de la paga de la renta básica asegurada a cada ciudadano ha pasado a asegurar sólo una paga a los que están desempleados y demuestren que son activos buscando trabajo. Si me preguntan, me parecen bien los cambios (aunque me hubiera venido bien una paga).

Me cansé de seguir a Pablo en entrevistas en las que decía que la renta básica era posible y que la deuda la pagaran los responsables. No me valen los cambios ahora, para mí son una decepción no porque desee una renta básica o el impago de la deuda (con que la Sanidad y la Educación mejoren y los desempleados disminuyan, España ya sería un gran país en el que vivir), si no porque Pablo repetía una y otra vez que era posible. Yo creía en su palabra. Ahora reconoce que sus propuestas no son posibles… aún.

¡No es lo que decías antes, Pablo!

Es cierto que todos tenemos derecho a rectificar. Es loable que Pablo lo haya hecho antes de presentarse a las elecciones y no tras ganarlas. Por esto, le aplaudo. No obstante, ha dado la razón a todos los que decían que hasta ahora estaba vendiendo humo para llamar la atención y recolectar votantes a manos abiertas. Y eso me preocupa. No me vale que diga que ahora lo ha estudiado todo mejor. Pablo, ¿eres un cantamañanas como el resto de los políticos o simplemente al meterte realmente en el ajo te has dado cuenta que las cosas no son cómo creías? Deberías de pedir disculpas: claras y en voz alta.

Por otro lado, la “evolución” del programa político de “Podemos” me parece inteligente. Suena menos a izquierda bananera (eso que da tanto repelús a tanto votante) y suena más a socialismo o incluso, a centro. Ahora, cuando Pablo habla de modelos políticos cita al norte de Europa, y no a Venezuela como tanta gente pesada dice. Y cuando le nombran a ETA frunce el ceño, se pone serio y se ofende, como debe ser. Me encanta cuando le escucho decir que “da igual con qué lecturas políticas me emocionaba cuando era joven, lo que importa ahora es arreglar las cosas”. Lo está dejando todo claro, como el agua. Su mensaje es “dejaos de tonterías y vamos a acabar con la corrupción y con el desempleo”. Esa es la dirección que necesitamos. Así va a conseguir más votos de los decepcionados que antes votaban al PP o al PSOE. Pero ha perdido muchos votos de los indignados que había conseguido movilizar y sacar de las cloacas en las que sobreviven. Espero que Pablo Iglesias haya estudiado bien estos cambios, que le sumen votos al final y no le reste, como parece que ya señalan las encuestas.

Lo que más deseo de “Podemos” es que consiga quitar del poder al bipartidismo. Son años de corrupción asentada y hay que limpiar la mierda (o la casta) de todas las cañerías españolas. El segundo objetivo es hacer sentar a los mejores especialistas del país y arreglar la situación en cada campo. En España es casi imposible emprender o conseguir un buen trabajo, tengas los estudios que tengas. La única opción es emigrar. Parece que el PP o el PSOE sólo sientan a chorizos sin estudios ni logros loables en los puestos de diputados. Los que toman las decisiones dan miedo. Mirad los ojos de Wert. Ha asesinado sin piedad la educación, al cine y al teatro, entre otros. Es un escándalo. Y se supone que es el ministro de cultura. Dios mío. Es un exterminador.

Sólo por el tema de la “casta” pienso votar a “Podemos”, el resto de su programa político me da un poco igual aunque no niego que lo sigo con mucho interés y que espero sea acertado. Tiene pinta que sí. Pero lo primero: hay que recortar a la casta: a los parásitos ricachones del sistema.

Mi voto, lo tiene.

—-
Mientras tanto, en Argentina:

Me dan miedo las vacas.

Los caseros nos han traído dos vacas y un toro. ¡Me encanta mirarlos desde la ventana, estoy super contento! Los han soltado por el prado para que pasten. El toro sólo tiene un año, así que es inofensivo. Ayer estuve con uno de los hijos de los caseros, acariciándolo (al hijo de los caseros no, al toro). El toro sólo está concentrado en comer.

Los toros, cuando son peligrosos —me dijo el hijo— es a partir de los 5 años de edad. Sobre todo cuando las vacas no están preñadas.

No he pasado buena noche ni he podido escribir las páginas que me corresponden del nuevo libro (“Prostituto de extraterrestres) porque cada animal tiene un cencerro rodeando el cuello. Pensaba que las vacas, por la noche dormían. Y yo escribo por la noche. Pero no. Las vacas y el toro están como de cocaína: se pasaron la noche de fiesta, dando vueltas por el prado, comiendo/fumando hierba sin parar. Svieta tuvo que dormir con tapones. Esta mañana uno de ellos ha amanecido así de la juerga:

vacacapturada

Va por todo el prado arrastrando esa red. Decidí ir a quitársela pero justo al salir al prado, por la puerta, uno de ellos no paraba de mirarme fijamente y me he cagado:

vacamirandome

No sé si me quiere amar o follarme.

No sé si es el toro o una vaca.

Me vino a la cabeza esta noticia.

Así que he abortado la misión de rescate y les he enviado un email a los caseros avisando sobre la red.

Falco, ¡maldita sea, aún estamos vivos!

falco

Hace unos días vi la película “Falco: maldita sea, aún estamos vivos“ del 2008. No sé realmente qué me llevó a descargarla. La vi en una web y fue como si algo del más allá me la recomendara firmemente. Yo creo que me la recomendó el propio Falco, que se ha hecho fan de mis libros. No lo sé. Quizá es poco probable. Es raro que me la descargara y encontrara tiempo para ponérmela a ver. Muchas veces me descargo películas sólo por descargarlas y al mes las borro sin haberle dado ni al play, preguntándome por qué diablos me habré bajado semejante mierda.

Pero esta película estaba todo el rato en mi cabeza, haciendo cola en mis obligaciones diarias: pidiendo hora para que la viera. Extrañado, me bajé un recopilatorio de Falco, y tras una escuchada ligera, mientras escribía mi nueva novela, lo borré: no me gustó: dejé en mi iTunes sólo su tema más popular: “Rock me, Amadeus”. Para casi todo el planeta, Falco es el cantante de ese solo éxito: con el que consiguió convertirse en el primer artista que conseguía un nº1 en EE.UU cantando en alemán.

El caso es que finalmente me puse a ver la película y, a pesar de que la historia de Falco no es nada del otro mundo, la película es realmente mala, de plástico puro, teatral (aunque con una buena fotografía y ambientación), me ha sumido en una especie de depresión-laberinto-existencialista. Tras conocer la historia y el contexto de las canciones, me volví a bajar el disco recopilatorio: ahora no puedo parar de escucharlas.

Estoy escribiendo este post para ver si saco de mi mente qué me ha golpeado tanto de Falco. Este no es un post que tenga estructurado en mi cabeza y no sé de qué voy a hablar a continuación ni cómo va a terminar. Si te apetece acompañarme en mis lamentables divagaciones, allá vamos.

1.- La obsesión con el éxito. No sé porqué en todas las películas autobiográficas que veo retratan la obsesión por el éxito como una enfermedad. Si la gente va a trabajar 10 horas en una oficina (si sumamos el tiempo del transporte), lo ven lo más normal del mundo: eso no es una obsesión. Pero si alguien encuentra su vocación desde pequeñito y dedica a ello 10-15 horas al día, a pesar de que los comienzos suelen ser muy, muy duros, eso lo retratan siempre en las películas como una obsesión. Falco pasó toda su vida “obsesionado” buscando el éxito. ¿Qué hay de malo en ello? ¿Qué hay de malo en querer dedicar el tiempo que tienes en tu vida a crear cosas bonitas? ¿No es mejor pasar la vida tratando de conseguir hacer algo que a todo el mundo le guste que pasar toda la vida sin hacer nada que ver los días pasar? ¿Qué tiene más sentido para ti? En la película se ve, muchas veces, a Falco recluido en su casa, sin querer salir con sus amigos, nada más que metido en un mundo de composición musical, películas de vídeo y… aquí viene el lobo: cocaína.

Aquí el vídeo original de su super éxito: la demostración de que antes de Eminem ya había un blanco haciendo rap y en lo más alto de las listas.

2.- El éxito te hará infeliz. Falco confesó una vez: “Los problemas de alcohol empezaron con el éxito y el dinero. Créeme, tienes un problema cuando tu éxito crece más rápido que tu alma.” Por las películas y autobiografías que veo-leo parece que el ser humano no está preparado para asimilar el éxito. En cuanto consiguen lo que tanto han buscado, se vuelven locos. Pasa siempre. Da igual a qué campo te dediques (arte, negocios, etc). Consigues el éxito y comienzan la locura y los excesos. ¿No hay nadie en el mundo que haya conseguido el super éxito y no haya sido dañado? Parece que cuando un artista consigue el éxito nunca se compra una casa más grande, cuida de su familia y se limita a vivir los años que le dan feliz y trabajando en lo que ama. A Amy Winehouse no le dio por irse al gym a levantar pesas ¡Viva el vodka! A Phillip Seymour Hoffman le dio por la heroína. A Falco, sobre todo, por la coca. Se pasan la vida soñando con triunfar a lo grande en sus profesiones y, cuando lo consiguen, se destruyen. ¿Cómo tras tantos años deseando el éxito no están preparados para vivir en él? ¿Cómo no tienen planeado qué hacer cuando consigan el éxito? Yo lo tengo todo pensado: el día que consiga el super éxito de mi vida montaré orfanatos y crearé una gran productora de arte (para cine, literatura e internet). No me voy a dedicar a la cocaína.

Aquí el video original de su primer gran y rotundo éxito en Alemania y Austria: “Der Kommissar”, con la cocaína como fondo. Como curiosidad, un grupo americano hizo esta versión casi calcada al tema original de Falco y consiguieron el número 5 en EE.UU.

3.- Conseguir el segundo éxito. Cuando Falco se enteró que “Rock me, Amadeus” logró el número 1 en EE.UU. se deprimió y cayó aún más en las drogas y depresiones. La canción no la había compuesto él al 100%, no era su estilo. La grabó por presiones de su compañía de discos. A él le gustaba cantar en alemán. Hasta esa canción había tenido una carrera sobresaliente con varios nº1 en Austria y Alemania. Ahora todo el mundo querría que tuviera más nº 1 en Estados Unidos. Si no lo conseguía, para todos se convertiría en un fracasado. Ya no podría tener una carrera tranquila. Ahora, con cada disco, tendría que enfrentarse al reto de un éxito como “Rock me, Amadeus”. No se sentía capaz de conseguirlo y así fue. Logró varios nº1 más en Austria y en Alemania. Pero para el resto del mundo, se convirtió en un one-hit wonder.

El problema de Falco es que se autolimitó. Por supuesto que habría podido conseguir más números 1 mundiales. Lo tenía todo con lo que lo consiguió. No tuvo ni un accidente que le dejara parapléjico y mudo, ni sus productores querían dejar de trabajar con él, ni la discográfica no le apoyaba. Sólo él era el quién fallaba, quién no se abrió a buscar nuevas canciones, nuevas colaboraciones. Si hubiera creído más en él, estoy seguro que lo hubiera conseguido. Desde pequeñito era un virtuoso de la música, de mayor un pura sangre. Prefirió centrarse en su mercado austriaco-alemán y ser un fracasado a los ojos de su público.

Aquí mi canción favorita de Falco:

4.- Su hija no era su hija. Aceptó meterse en una relación en la que la chica (una buscavidas casada con un hombre mucho mayor que ella) le aseguró que esperaba una hija que finalmente, no era suya. Falco no lo supo, o no lo quiso saber, hasta años después del nacimiento. Falco adoraba a esa niña. Cuando finalmente se enfrentó a la realidad, la noticia de que él no era su padre, le destrozó aún más. Los que habéis leído mi genial libro “El comedor de coños” sabéis que yo me enfrenté a una situación parecida. Ver “Falco” me hizo entender qué me hubiera pasado si hubiera actuado de forma distinta a la que actué. Por un lado, veo a Falco en la bañera, feliz, bañando a la que creía que era su hija. Por otro lado, veo a Falco en las drogas, utilizado y lapidado como un estúpido, abatido porque ese ser al que ama tanto no sea suyo “de verdad”, sabiendo que no puede tener hijos y compartiendo su vida con una mujer maquiavélica y manipuladora. Menos mal que hice lo que hice. Por cierto, el otro día vi también la biografía de Cantinflas y tampoco él podía tener hijos. Yo tampoco puedo tener hijos. ¿Hay algo que conecte la genialidad con la imposibilidad de tener hijos? ¡Jaaaa!.

De final, el primer éxito de Falco en Austria, sus orígenes: antes de llevar el cabello con gomina y su look de dandy insoportable:

Y ya está. Me voy a por lo siguiente.

Marta ya leyó: “El peor amigo del mundo”

1488033_10152944624329248_5577418666191061756_n

“Te leo siempre y te sigo cada día pero nunca te mandé mi opinión tras leerte. Después de terminar tu último libro he entendido el porqué.
Como te dije en su momento cada vez que te leía disfrutaba y me horrorizaba al mismo tiempo. Me gustaba tu manera de escribir, tu manera de contar, tu humor…pero llegaba a una barrera que me impedía comprender la mezquindad de Sigmundo. No conseguía entender y por lo tanto no hacía mío a Sig.
El pasado jueves llegó tu libro. Se hizo esperar como casi todas las cosas buenas. Tenía tantas ganas de leerlo que nada más desenvolverlo me sumergí en la infancia de Sig. Sin darme cuenta mi conexión con el mundo real desapareció. Leía sin poder parar casi 200 páginas. De pronto tuve que parar. Mi mente asimiló de golpe todo el sufrimiento encerrado en ese libro. Me resultaba difícil asimilar es contraste entre la ingenuidad de la mente de un niño y lo sórdido de ese mundo de subhumanos que le rodeaba. Sentí impotencia, rabia, tristeza, dolor…y por primera vez entendí.
Tu libro me ha emocionado y conmocionado. Me ha hecho volver a mi infancia y mi adolescencia. He viajado con tu máquina del tiempo casi sin querer hacerlo. Lugares, olores, temores, ausencias y presencias han pasado por encima de mí como cuando sube la marea, lenta pero contundentemente.
Es, sin duda, el libro que más me ha gustado. Has conseguido ubicar a Sig en su universo y que todo ese universo tenga sentido.
Gracias porque tu ejercicio ha sido mi ejercicio. Gracias por acompañarme en ese camino.
Un abrazo enorme.”

Así nos van las cosas:

“El peor amigo del mundo” está siendo un éxito, vamos, un éxito para mí es “no un fracaso”. En cuanto se haga de día, vamos a Correos a enviar todo esto:

10733797_10152943109119248_5194830028262318794_o

A mis lectores les está gustando mucho. Seguro que a alguno no le habrá gustado nada pero pasa de decírmelo. “El peor amigo del mundo” es una novela que me salió del espíritu. No la tenía planeada, no la escribí pensando en que gustara a nadie. Yo estaba a punto de terminar “Prostituto de extraterrestres” pero “El peor amigo del mundo” salió de mí como la pus de esos granos que nos explotamos mirando al espejo. De pronto, vemos al grano, y no podemos hacer nada más que explotarlo y ver como toda la mierda sale. A b8498e56b69bce57a8c9250f74f02a9e_viewmitad de la novela, esto de que fuera una novela tan personal me preocupó y por eso metí a un personaje que se llama “El hombre del Polo Sur”, un desdoblamiento de mi tío Federico y de tantos tipos extraños que me quisieron follar en los baños cuando era un niño: a todo esto le sumé un toque al personaje del “indio” de Tom Sawyer. Pero la novela está hecha con el sufrimiento que necesitaba sacar de mí. Ahora soy más feliz, vivo más tranquilo con mi consciencia: puedo mirar a mi cara en el espejo.

Sigo vendiendo unos dos-tres ejemplares al día. Dan Brown se reiría de mí, pero para el 99% de los escritores españoles soy un ídolo: mi esposa y yo podemos vivir humildemente de las ventas de mis libros. Para nosotros es suficiente para seguir tirando hasta que la página de Svieta sea un éxito: cada vez lo es más, ya me supera cutriplicando las visitas de mi blog: su web de cocina hace la mitad del dinero que pagamos de alquiler. Svieta está consiguiendo que cada mes su web casi duplique las visitas que hizo en el mes anterior. Una pasada. Pero con recetas así, no me extraña:

pizza-carne-1-672x372

Estos son pequeñas pizzas turcas. ¡Mucho mejores que las italianas! ¡Y vosotros que pensabais que no había nada mejor en Turquía que las pajas turcas! Probadlas a hacer, aquí la receta: se comen de cinco en cinco. Si tenéis una pizzería añadidlas a vuestro menú, os vais a forrar. Svieta se pasa todo el día trabajando en su web: que si CEO, que si fotos, que si investigación. Se merece el triunfo económico y de realización personal que le va a llegar. Estoy orgulloso de ella.

Son las 4:50 de la madrugada. Yo me paso las noches haciendo envíos y escribiendo “Prostituto de extraterrestres”. Los grandes escritores se pueden permitir el lujo de, entre novela y novela, irse a navegar en sus yates y tomarse un año sabático. No les envidio, la verdad. Yo, en cuanto termino una novela me encierro a escribir la siguiente. Mientras mi cabeza me responda con imaginación e ideas, esto es un gusto. Ahora escribo encerrado en la cocina:

unnamed-1

Es invierno y en la montaña hace frío. Los nuevos caseros, que son un cielo, nos regalaron una estufa de gas que calienta toda la casa: esa la tiene Svieta en el dormitorio: allí duerme ella ahora: plácida y tranquilamente. Yo, en cuanto termine de escribir este post, sigo escribiendo mi futura nueva locura. Por supuesto, Anais me acompaña toda la noche: atenta por si le pregunto por un sinónimo o la conjugación de un verbo.

unnamed

Estoy obligado a no parar de publicar novelas, encerrado en una casa. No tengo tantos lectores para poder vivir de una sola novela durante todo un año. Supongo que con buena publicidad y distribución conseguiría millones de lectores. Pero me la suda. Me encanta tener la obligación de exprimir mi cerebro a diario y no poder estar por ahí, en yates, con putas, cocaína. Yo sólo quiero escribir. Y que tú me leas. También tengo que reconocer que a veces lo paso muy mal y daría mi brazo izquierdo a cambio de un trabajo de subhumano.

Cuando los primeros rayos de sol caen, me hago unos plátanos fritos asquerosos y doy un paseo con Anais: con la certidumbre que el día que sea millonario voy a echar de menos, horrores, esta vida que tengo ahora.

unnamed-3
luis

Hadas por moscas

hadas

¿Y si lo que nos rodeara a diario fueran hadas en lugar de moscas? ¿Entonces las moscas nos parecerían seres imposibles y crearíamos insecticidas contras las hadas?

Las hadas no nos joderían del mismo modo que las moscas. Ellas lo harían cambiándonos las cosas de sitio (por ejemplo las llaves del coche, o el DNI), susurrándonos al oído lo que debemos hacer en cada momento para ser mejores personas o conseguir el éxito: para muchas personas esto sería un verdadero coñazo: una presión, un golpe: mucha gente es feliz viviendo en el fracaso: es su zona de confort: les resulta un coñazo que alguien les diga que pueden mejorar en su vida a base de fe y esfuerzo.

Pero, sobre todo, mataríamos a las hadas por no parar de recordar nuestras malas acciones. A nosotros y a las personas que nos rodean. Si por ejemplo, viene una visita las hadas le contarían que una vez empujaste a una vieja, en unos grandes almacenes, porque te estaba poniendo nervioso su lento caminar. O si tienes pareja: le contarían con quien te has acostado en su ausencia.

Las hadas o nos adoctrinarían sin piedad o nos esconderían las llaves o los bolígrafos, poniéndonos muy nerviosos.

En verano las hadas vendrían como las moscas: se meterían en tu casa de cien en cien. Agarrarías el insecticida para matarlas vistiendo una túnica mágica que se podría comprar en cualquier tienda del barrio: porque las hadas, para defenderse de que las asfixies con el insecticida, te lanzarían hechizos: hechizos que te convertirían en una rata durante 24 horas.

Eso provocaría que muchos días no pudieras ir a la oficina. Sería normal llamar por teléfono al trabajo y decir:

No puedo ir a trabajar hoy porque un hada me ha convertido en una rata.

Entonces, a pesar de estar convertido en una rata, tendrías que arreglártelas para utilizar tu smartphone y mandarle a tu jefe una foto tuya, convertido en rata, delante de la pantalla del ordenador: la pantalla enseñaría la portada de uno de los periódicos digitales del día.

Más críticas a “El peor amigo del mundo”

eigual

marta

javier
Hola Rafa,

Aquí va mi critica (no hago spoilers), pero siento decirte que va sin foto, y te agradecería que no aparezca mi verdadero nombre ni mi mail. Di que la ha mandado “Jan”, que es como aparezco entre los mecenas. Gracias y disculpa.
———————————————-
Lo ha vuelto a hacer, Rafael Fernandez ha cogido un pedazo de su vida y lo ha volcado sobre un libro exquisito, donde te traslada enseñándote su infancia y tal vez la tuya propia.
Es cierto que no es un escritor al uso, se autopublica sus libros y en el blog muestra su vida y sus obsesiones (dando a veces una imagen que puede llegar a asustarte), pero que eso no te impida ver lo realmente importante, que escribe muy bien, que es un buen escritor, que no tiene cada que envidiar a (casi) nadie, y que, por supuesto, es mucho mejor que la mayoría de los autores tradicionales que te encuentras en las librerías.
Y aparte de eso, es un ejemplo de como salir adelante en la vida a base de huevos y de trabajar.
En el libro hace un recorrido desde su mas tierna infancia hasta su adolescencia, recorriendo los momentos mas duros combinados con la ya de por si dura transición infancia-adolescencia. Consigue que la narración fluya durante todo el libro y que todos los giros tengan verosimilitud, con lo cual te sumerges y no puedes salir hasta que hayas acabado el libro. Un libro que te va a llevar directamente a comprender la siguiente evolución del personaje. Cuando lo acabas tan solo tienes ganas de escribir al autor para preguntar mas detalles de los personajes. De eso, o de tomarte la justicia por tu mano. Ademas, todo esto combinado con otras pequeñas perlas del ezcritor y con unas ilustraciones excepcionales. Este es el comienzo de Sigmundo, y estad tranquilos, porque lo ha vuelto a hacer, ¡es un librazo!
———————————————
Un abrazo¡¡

Un montón de páginas que tienen que salir de una persona

soyescritor

Se me puede acusar de un montón de cosas: de no saber guardar un secreto y convertirlo en una historia, de feo, de guapo, de tonto, de listillo, de cabrón, de ingenuo, de valiente o irresponsable. Pero nunca se me puede acusar de haber dejado de escribir.
Las décadas de mi vida van pasando. Y siempre me pillan escribiendo, primero a lápiz, aprendiendo; luego en folios, a máquina de escribir, en pantallas de portátiles, en la tele, en el cine y ahora con un iMac, mandando libros a imprenta. Las personas que me rodean cambian, cambio yo: cambian las mesas, las sillas sobre las que me siento: me transformo en otra persona, mejoro y empeoro en algunas cosas, la salud está y no está. Pero eso de dentro: lo que me obliga a escribir no cambia, no se va: nunca pienso ir al cirujano para que me lo extirpen. No es una pose, es mi ser: quien escribe soy yo. Yo soy el escritor. El resto de autores juegan a ser yo durante un rato.
Paso hambre, como mucho. Duermo poco, duermo mucho. Tengo más o menos dinero en el bolsillo: más o menos felicidad en la cabeza: más o ningún amigo. Al lado tengo una chica que me dice que me quiere o una chica que dice que me odia: pero el plan del día, desde que abro los ojos es: voy a escribir un rato (y darle un par de paseos a mi perra Anais).
El desasosiego por no escribir la página perfecta nunca desaparece. Es como el horizonte: a veces estoy seguro de que voy a llegar a tocar la línea que separa el mar del cielo: pero es sólo una ilusión: a la hora de estar seguro —o a la mañana siguiente— me doy cuenta que otra vez no lo he conseguido: que jamás conseguiré la página perfecta: que, como mucho, estoy condenado a sólo conseguir páginas dignas: páginas que evitan que acabe con mi vida: a mantener la esperanza.
Hago fotocopias en una oficina, divierto a niños, soy dependiente de librería, sirvo copas, atiendo a turistas en una recepción, cargo camiones, salgo en periódicos, edito video, trabajo la tierra: no son trabajos: es la vida que me está dictando capítulos.
Y cae la noche: escribo. Se hace de día: y pienso que no he escrito suficiente.
Duermo intranquilo: sueño que escribo: busco el pozo secreto de donde saco las ideas. Al despertar, salgo a la calle, a hacer la compra, a mandar mis libros por Correos: veo gente: y pienso si me leen, si les gustaría lo que estoy escribiendo. O si me han leído.
Hace frío: escribo.
Y viene el calor, las moscas: las mato, sudo, escribo.
Y hago el amor: realmente lo que hago es literatura, otra página de mi libro.
Y me miro al espejo: leo mis ojos: leo tus ojos en fotos que encuentro por el Facebook: escribo lo que pienso de nosotros. Puede que sea cierto, puede que no.
Termino un nuevo libro: me derrumbo. Le grito a mi esposa:
—¡Jamás podré volver a escribir otro libro! ¡Estoy seco! ¿Qué será de nosotros?
Y, a la mañana siguiente, mi pozo se ha llenado de agua: estoy escribiendo una nueva novela.
Ahora entiendo uno de los grandes problemas de mi vida: porqué siempre me he sentido fuera de lugar, porqué he sido siempre tan callado, porqué me ha interesado tan poco las reuniones, la fiesta, la gente, por qué nunca me apetece hablar con nadie ni abrir la boca: no es porque ustedes sean plactonitas (extraterrestres), es porque yo no soy humano: yo soy un libro. De lo humano sólo me interesa dormir, cagar, follar y comer (si es posible, pizza).
Oigo el ruido del cielo, de las gallinas, de la hierba, del fuego de la cocina: lo escribo.
No dejo que el alcohol entre por mi gaznate: nublaría mi mente. No dejo que ninguna droga dificulte mi trabajo. Estoy limpio: nunca disfruté de nada de esa mierda: necesito pegar la oreja a eso que tengo dentro: escuchar, limpiamente, las palabras que me dicto.
Los problemas aparecen: lloro y escribo. Los problemas desaparecen: río y escribo.Vienen momentos felices: celebro y escribo.
Escribo sin parar, de verdad.
Soy escritor. Ese escritor del que todos hablan. Escritor no es una profesión: es un todo el rato: un montón de páginas que tienen que salir de una persona.
Me miras: son mil libros los que te devuelven la mirada.
O los que me den tiempo a escribirte.

jaime

lVwtws7g