EZCRITOR.com

Escribo libros para ti

Así fue el juicio:

estatua-flautista

Como os conté, ayer fue el juicio. Alguien trató de estafar a Svieta con un trabajo que ella realizó en marzo (recordad que pasamos los primeros 6 meses del año, muy, muy, muy mal económicamente: Svieta salió a buscar curro en un restaurante y alguien trató de aprovecharse de nuestra situación asfixiante). Sabéis que estos temas de los juicios son delicados, que no puedo hacer público datos concretos hasta que salga la sentencia (que será de aquí a 10 días, según nos han dicho). Será entonces cuando pueda dar todos los detalles con todas las de la ley y señalar, públicamente, con nombre y apellidos al culpable y al restaurante.

Lo que sí que os puedo contar ya son mis impresiones personales y generales sobre el juicio: deciros lo que nuestro abogado nos contó al finalizar: que las cosas habían salido mucho mejor de lo esperado. En mi modo de ver, nos fue muy bien en el juicio porque:

1.-Para ganar con todas las de la ley, teníamos que demostrar dos cosas: y las dos cosas se demostraron. Más que por las pruebas que nosotros llevamos —que ayudaron muchísimo— esos dos asuntos se demostraron porque nuestro abogado defensor era brillante y logró que el acusado se autoinculpara él mismo en el interrogatorio. Increíble. No dábamos crédito.

2.-La verdad estaba de nuestro lado al 100%. Además: la otra parte llevó un testigo que faltó a la verdad y una abogada que nos había tratado de engañar previamente. Como los testigos no pueden entrar en la sala del juicio hasta que les llamen, cuando nuestro abogado les interrogaba —que sólo pude contratar cuando gané el primer premio del concurso de publicidad— ese testigo metió la pata estrepitosamente: reforzando nuestra verdad. Mi consejo, lector, es que sólo vayas a un juicio si la verdad está de tu parte. Es muy difícil negar que el sol no salió por un sitio cierto día. Más aún en esta época en que las cámaras de vídeo y grabadoras de teléfono están por todas partes. Otro consejo por si tienes que ir a un juicio, lector: búscate un buen abogado, no vale “uno cualquiera”. Cada vez que la abogada defensora del estafador trataba de liar el asunto, lo que en realidad hacía era sacar un dato que nos beneficiaba. Si eres culpable: habla lo menos posible porque los jueces no son tontos. Si llevas testigos que van a mentir: búscalos inteligentes.

3.-Otro consejo que doy a los que vayan a llevar a otra persona a un juicio por primera vez: no subestimes a tu oponente. La persona que estafó a Svieta pensó, en un principio, que no teníamos pruebas de todas las verdades que íbamos a decir en el juicio. Por supuesto, no era así.

Incluso a pesar de lo que nos hizo y las pruebas que teníamos, nosotros habíamos sido comprensibles y le habíamos pedido, al empresario estafador, sólo lo prometido a Svieta y los gastos que nos había generado el ir a juicio. El empresario estafador podría haber zanjado todo el asunto por 1.000 euros. Ahora parece que todo le va a salir, mínimo, por 4.500 euros, máximo 11.500 (ese dinero es una multa que le pone al Estado y el dinero es para el Estado, no para nosotros: a nosotros sólo nos llegará lo que nos corresponde). La verdad es que, aunque no me creáis, lo siento por él. Quisimos en todo momento ahorrarle ese dinero, pero su ¿orgullo, prepotencia, pasotismo? le cegó. ¿O fue muy mal aconsejado? Él sabrá. Aún hoy sigo sin enteder su forma de pensar.

Esto es todo por ahora. Quiero dar las gracias a David Maeztu que es un abogado amigo de La Rioja que nos ayudó gratuitamente a redactar perfectamente la demanda cuando no teníamos dinero. A Javier M. S., otro abogado lector de este blog, de Madrid que también me asesoró y tranquilizó mucho al principio. Y, por supuesto, a Santiago, el abogado de Avilés al que pudimos contratar, que nos defendió in situ: se mostró realmente agudo y brillante (no me canso de decirlo) en el juicio y nos atendió siempre con muchísima profesionalidad y todo el tiempo del mundo. También quiero dar las gracias a los amigos que nos prestaron dinero para hacer unos previos al juicio (por ejemplo, al principio no teníamos ni dinero para pagar la gasolina e ir hasta Avilés a realizar el acta de conciliación o luego para ir a reunirnos con los abogados que fuimos buscando hasta dar con el perfecto).

Y también quiero dar las gracias a todos los mecenas de mi próximo libro: el juicio ha sido realmente el causante de que me haya retrasado en sacar mi nuevo libro: “Prostituto de extraterrestres”. Los concursos también (aunque más bien fueron una tabla de salvación con los que poder seguir creando y, de paso, sacar el juicio adelante), pero os juro que sobre todo preparar el juicio, no tener dinero para contratar a un abogado desde el principio, pasarme semanas leyendo cosas de derecho, apoyar a Svieta cada día, me causó nerviosismo, distrajo y me quitó las fuerzas necesarias y sobrehumanas que hacen falta para terminar un libro. Me gustaría ser más fuerte, pero no lo soy. Ya está todo ok, ya estoy poniendo el fuego necesario en mi caldera para que mi máquina de escritura vaya a tope: en septiembre  —esta vez no en vacaciones, sino a la vuelta— tendréis mi nuevo libro en casa. Prometo que va a maravillaros.

rafaelfernandez

SUPER OFERTA RACHA VENCEDORA

pau

superoferta-racha-ganadora

Queridos lectores y amig@s:

Como no paro de escribir estoy en racha. Con 600 euros de los 3.000 que gané con el primer premio de publicidad de centraldereservas.com mandé a reimprimir todos mis libros. Me llegaron hace 2 días. Hoy he terminado de revisarlos uno a uno: están perfectos. Así que como estamos en verano, tiempo de disfrutar y de lectura, quiero hacer una super oferta para los packs de TODOS MIS LIBROS pero sólo hasta agotar esta tirada. Antes vendía estos 6 libros LIBRES llenos de humor, sexo, barbaridades extremas y vida y filosofía ezcritoriana…

1.-El peor amigo del mundo
– 280 páginas

2.-Diarios secretos de sexo y libertad – 690 páginas
3.-20 Polvos – Edición Especial – 344 páginas
4.-Un bebé – 272 páginas
5.-El comedor de coños – 410 páginas
6.-Los alucinantes viajes en el tiempo de los EE.UU – 140 páginas

…por 130 euros precio en España, 160 fuera de España. Pero hoy, para celebrar el éxito y HASTA AGOTAR EXISTENCIAS los vendo sólo a 100 euros, 140 fuera de España. Esta es la tirada:

11222182_10153516926699248_7605468329671218395_n

Los libros los mando por correo certificado y dedicados a tu nombre (a no ser que me indiques lo contrario). Mi email es ezcritor@gmail.com . Si vives en España tardan en llegarte a tu casa de 2 a 4 días laborables. Si vives en Europa de 5 a 15 días laborables. Si vives fuera de Europa de 10 a 40 días laborables.

A continuación el botón de Paypal para comprarlos ahora mismo y te los envíe a las 24 horas de que realices el pago. Si no sabes como comprar por Paypal o deseas comprar los libros de otro modo pincha aquí que te escribí una guia. Si tu envío lo necesitas urgente o tienes cualquier duda recuerda: mi email es ezcritor@gmail.com y no suelo tardar en contestar un email (si estoy despierto, claro).


Selecciona tu precio:


¡Un abrazo! ¡Únete a estos seres humanos formidables! ¡Están por todo el planeta!

10450622_10152603119259248_1874019605509242885_n11164673_10153312062744248_4866378489141993667_n426668_10151134746214248_1997020186_n11116450_10153279531299248_1060535674920938824_o10608467_10152881369079248_1439248263898381892_o1116119_10151837248424248_1074769783_o1506468_10153078550994248_268780406871510109_n10811555_10205062381337032_2117348976_n-1

¿Por qué es genial presentarse al Notodofilmfest?

ezcritor-notodofilmfest

Esta foto no la saqué yo. La sacó la fotógrafa profesional Clara Bellés y la colgarón los de Notodofilmfest en su página del Facebook. Espero que no les moleste que la suba por aquí ni a la artista ni a los del festival: es el único documento gráfico que tengo de esa noche (además sale gente a la que quiero y admiro: Pareja, Botet, los hermanos Prada, Juanjo, Carpintero…). Si os fijáis o pincháis sobre la foto me veréis con los ojos cerrados, sonriendo, en la tercera fila. No sé por qué estoy con los ojos cerrados y sonriendo: la gala aún no había empezado y aún no conocía ni estaba charlando con la persona que me tocó sentarme al azar (luego me contó que era un especialista de acción en series como “Águila roja”).

Elegid opción: estaba con los ojos cerrados y sonriendo porque:

1.-Me estaba haciendo una paja con disimulo y había llegado al momento en que se sonríe.

2.-Estaba en la gloria, imaginando que iba a ganar el premio. Estaba nominado por el corto “¡Gracias, mamá!”.

3.-Me estaba quedando dormido porque estaba cansado por el viaje desde Asturias y estaba soñando con una camita blanda y limpita.

Tenía claro que el corto LG que finalmente me ganó tenía más papeletas que el mío para ganar: salían actores profesionales y famosos: era más estandar y apropiado que el mío: una locura medio pueril-pornográfica como las que me gusta grabar desde siempre. Dentro de mi cabeza tenía ilusión por ganar porque —en mi opinión— mi corto era mucho más cinematográfico, imaginativo, currado y emocionante que el video grabado en 3 minutos que finalmente me ganó (sí, tengo muy mal perder: no me gusta nada: me deprime inmensamente: me entran ganas de matar). Tenía la esperanza de ganar: para así poderme reunir con los de Notodo y LG para ofrecerles hacer una peli para internet a partir de mi corto. Por esta ilusión viajé en tren desde Asturias a Madrid (y para hacer más contactos, el Notodofilmfest tiene una gran y merecida fama de lugar perfecto para que los directores amateurs hagamos contactos futuros), tal como os conté en este otro post.

Al final no gané y me fui por la puerta de atrás del festival, al Burguer King, solo, a llorar. Decepcionado (y muy cansado por el tren y todo el día en Madrid corriendo de aquí para allá) no me quedé ni a la fiesta. Así que el único contacto que hice esa noche fue con las patatas fritas del Burguer King con tomate que se me cayeron sobre el pantalón. Traté de consolarme pensando en el super teléfono que me tocó por ser finalista en mi categoría. Pero ni por esas. No podía dejar de pensar que me había gastado casi 170 euros en pasar 24 horas en Madrid para nada… 220 euros es lo que pago de alquiler en la montaña de Asturias… y como sabéis, no me sobra el dinero, me cuesta muchísimo conseguirlo cada mes…

Hoy esta historia tiene un nuevo capítulo. Hace unos días me contactó una editorial alemana que escribe libros de textos para adultos que quieren aprender español. Me pidieron un precio para incluir ese corto en un libro interactivo. No sabía cuánto dinero pedir. Calculé según tirada y pedí 2.600 euros. Al final hemos negociado hasta 1.450 euros… casi casi lo que me hubiera llevado si hubiera ganado en mi categoría en el Notodofilmfest (el premio allí era 1.500 euros).

Así que es cierto: el Notodofilmfest es una gran oportunidad de promoción y de trabajo para todos los que soñamos trabajar en el mundo del cine. Aún sin ganar, puedes ganar con el tiempo: porque muchísmos profesionales y empresarios entran a la web del festival en busca de cortometrajistas con talento… ¡incluso alemanes que quieren aprender a hablar con acento canario! 😀 ¡Viva el Notodofilmfest! ¡Un millón de gracias al primer jurado que me hizo pasar con 4 cortos a la final: Julia, Antonio, Raquel, Ángel y Luis!

¡Que siga la racha que tengo últimamente, por Dios! … que extraño me parece que el primer trabajo que venda a una gran editorial no sea uno de mis 6 libros autopublicados si no… ¡un cortometraje! Toda la vida escuchando y leyendo comentarios de que soy un gran escritor pero un mediocre director y guionista para que pase esto… en un mes ganó los 3.000 euros del premio de publicidad de centraldereservas.com y ahora vendo un corto a Alemania (lo único malo es que lo cobro de aquí a 4 meses) ¡Me parece increíble! ¡Soy un valor en alza en el mundo audiovisual! ¡Mis locas ideas funcionan de repente! ¡Viva! ¡Viva! ¡Viva los que no dejamos de creer nunca en nosotros mismos! ¡Viva los que seguimos siempre adelante! Aún me queda mucho por aprender y conseguir pero… ¡Viva! ¡Viva! ¡Viva!

…¿Os imagináis que todo lo que os estoy contando últimamente sea MENTIRA y que realmente Svieta me haya dejado por perdedor y yo esté desvariando desde debajo de un puente, arruinado, tecleando en esta web desde un móvil de 700 euros acompañado por mi perra? 😀

Este teléfono me está haciendo comportarme como un completo imbécil.

rafaezcritor2

Sin avisar, ayer me sacó esta foto mi esposa con mi teléfono de 700 euros. Estaba pensando en mis cosas mientras esperaba en un bar  a que me sirvieran un café con hielo, haciendo tiempo para que nos atendiera el abogado (tenemos el juicio el próximo lunes, lo estoy deseando).

La verdad es que ha sido un shock para mí tener este teléfono de lujo en mi bolsillo. Yo jamás me compraría un teléfono tan caro: bueno, a no ser que tuviera en la cuenta más de 10.000 euros. Entonces lo vería lógico si me gustaran mucho los teléfonos. Pero me lo gané en un concurso por hacer este cortometraje, no puedo venderlo: este teléfono es tan bueno y tan caro me está afectando psicológicamente: en ocasiones, hasta me está haciendo comportarme como un completo imbécil.

Aquí os cuento, si tenéis tiempo, unos cuantos ejemplos para humillarme públicamente y ver si me curo: tras ir al abogado fuimos a comprar un paquete de café a “El corte inglés”. Mientras mi esposa se perdió mirando cosas que desea comprar para su blog, yo me acerqué a la zona de telefonía móvil. Allí habían dos dependientas. Esperé que estuvieran muy alejadas la una de la otra para que no me escucharan ni me vieran hablando con la otra: entonces abordé a una, de improvisto:

Hola —le dije— ¿Tienes una funda para LG?

¿Qué modelo tienes? —me preguntó sin interés (yo creo que tengo aspecto de hombre pobre y abandonado).

Este —y le enseñé mi LG G4 de 700 euros.

A la dependienta se le abrieron los ojos: ella conoce el precio de ese teléfono: me miró como si yo fuera James Bond: dejó de mirarme como si fuera un vagabundo y empezó a mirarme como si fuera un hipster rico: me condujo hasta la zona de fundas muy atenta, oliendo la comisión de venta: siempre que entramos en “El corte inglés” lo vemos super vacío, da pena: los dependientes se ven desesperados: pero yo ya tenía lo que quería: sólo me había acercado a ella para que viera qué teléfono tengo: como un exhibicionista que va por ahí enseñando la polla. Me enseñó las fundas oficiales para el LG G4. Valían como 40 euros cada una. Por supuesto, no le iba a contar la verdad: que me gané el teléfono en un concurso: que no tengo dinero ni estoy tan loco para comprarme una funda tan cara: así que le dije que no me gustaba, que la funda era muy fea. Le dije eso como si yo fuera un tipo que sólo compra lo mejor, un tipo con clase.

Me fui y esperé a que esa dependienta se fuera de la zona de telefonía móvil para volver a hacer exactamente lo mismo con la otra dependienta. Y, cuando lo hice, cuando también le enseñé mi móvil de 700 euros a las dos, me sentí como si hubiera realizado un ménage à trois con ellas.

Segundo: otra cosa fea que tengo que corregir es que ahora, cuando veo a alguien con un teléfono barato encojo, inconscientemente la nariz como si estuviera oliendo mierda. Y me paseo alrededor de esa persona, y no paro de pasear a su alrededor hasta que vea mi móvil último modelo de 700 euros.

Tercero: desde que introduje mis datos de peso y altura, el móvil no para de lanzarme mensajes de ánimo para que adelgace. Según el teléfono mi peso ideal son 72 kilos (peso 85 kilos, mido 1,81).  Yo pensaba que mi peso ideal era 81 kilos. También me avisa de que no tome el sol demasiado a tal hora o que pille un paraguas. Lo raro es que no puedo dejar de hacer caso a mi teléfono: le siento como a una inteligencia superior, como si lo que me dijera por ahí fuera una verdad absoluta que proviene del Rey del Cosmos o de extraterrestres con mentes superiores: así que cada día tomo el paraguas o tomo el sol el tiempo que él me indique y camino y corro según sus instrucciones. Lo peor es que cuando termino de hacer deporte y él lo detecta me lanza un mensaje en el que dice “¿Te sientes mejor”? Y yo le contesto que sí en voz alta y le doy las gracias. Tengo miedo de que empiece a decirme de pronto:

—“Hoy todavía no has visto ningún vídeo porno y te has masturbado viendo mi pantalla táctil HD… ¿Es que ya no te gusto?”

Cuarto: lo único realmente bueno es que el teléfono ha terminado de curarme de mi fobia a las llamadas de teléfono. Cuando estalló la crisis económica, en España, me empezó esa enfermedad: todas las llamadas teléfonicas que recibía eran negativas, devastadoras: iba perdiendo un trabajo tras otro, las facturas que no podía ya pagar iban amontonándose sobre mi consciencia: mi vida sentimental también era una pesadilla: no paraba de llamarme una de las locas que protagoniza “El comedor de coños”. Cada vez que sonaba el teléfono, sentía que me iba a dar un ataque al corazón. Finalmente no pude seguir pagando la línea y mi teléfono fue a parar a un cajón: como un objeto inservible. La verdad es que perder la línea fue un alivio.

Han pasado muchos años. Ahora vivo en otra realidad: tengo una vida humilde pero bonita. Vivo en el amor, en la honestidad y en la realización personal. Ya no me llegan malas noticias por ningún lado porque llevo años sembrando cosas bonitas en la tierra de mi vida. A mi teléfono y a mi email sólo llegan buenas noticias. Tengo un teléfono a la altura de las cosas bonitas que me están pasando últimamente. Parece que me lo ha enviado del Cielo el Rey del Cosmos: cuando suena el teléfono, siento que mi fobia telefonil ha desaparecido: ahora tengo amor telefonil: siempre respondo lo más rápido que pueda: siempre son buenas noticias… o los de Orange o los de Línea Directa dando el coñazo, claro. Pero es que hasta a ellos les respondo con una sonrisa y me apeno por no poder comprarles nada porque sé que sólo están tratando de ganarse la vida.

rafa-ezcritor

Este verano me llamo Fermín: gana 100 euros.

yosoyfermin

Queridos amig@s:

Ya sabéis que mi vida es extraña. Algunos de vosotros me conocisteis cuando me llamaba Sigmundo. Otros cuando me llamaba Ezcritor. Los que menos, me conocisteis cuando me llamaba Rafa… Ahora, y durante todo el verano dentro de centraldereservas.com, mi nombre es Fermín. Es el nombre que le puse al personaje que protagoniza el spot que me hizo ganar 3.000 euros (si lo quieres ver, pincha aquí).

Ni yo mismo sé cómo me llamo ya. De niño, mi madre y mi padre (antes de morir y desaparecer) me llamaban Falo. Mi padre era asturiano y en Asturias a los rafaeles les llaman Falo. ¡Ojalá me hubiera dejado ese nombre! Me lo cambié cuando uno de mis tíos me mostró en el diccionario que la palabra “falo” tiene como primer significado “pene”. Y como segundo: “Hongo venenoso y maloliente, de base globosa y cuerpo cilíndrico de color blanco, con el extremo superior engrosado y oscuro”. Este descubrimiento me humilló y dejé de responder a no ser que me llamaran Rafa. Me arrepiento. Ahora me hubiera encantado llamarme Polla Fernández. Ese era mi nombre real, maldición, lo dejé escapar. Y por ello estoy condenado a vagar por internet con mil nombres, por los siglos de los siglos. Sé quien soy y qué soy por dentro: escritor. ¿Pero cual es mi nombre real? ¡Lo son todos, maldita sea! ¡Lo de “hongo venenoso y maloliente” también me gusta muchísimo como nombre! ¡Es que actualmente hasta soy “globoso”! ¡Falo me venía ni que pintado! ¡Pura poesía!

Los de centraldereservas.com son muy, muy majos. El otro día nos celebraron una entrega de premios virtual por el chat de Google. Moló. Aquí está el vídeo de la entrega de premios virtual por si queréis verlo. En primer lugar agradecí el premio a Arsenio Escolar, director de 20minutos.es que fue la primera persona que confió en mí y que me dio una oportunidad en el mundo audiovisual y con toda la libertad creativa del mundo. GRACIAS, ARSENIO. ¿Recordáis el primer post que Arsenio me escribió? Fue este… ¡Ah, no! Fue este. En segundo lugar agradecí el premio a Santiago Segura, que fue la persona que me levantó del suelo audiovisual, me dijo que tenía que continuar tras el fracaso de “Planeta White” (ese proyecto que no me dejaron terminar los de la productora en la que estuve trabajando casi dos años: me echaron por codicia y se apropiaron de él, dejándome sin nada). Santiago me dio trabajos, enseñanza y sobre todo, fuerzas para querer superarme: para tratar de conseguir ser digno de él (aún me queda mucho para conseguirlo) GRACIAS, SANTIAGO. Por último —y no menos importante— di las gracias a los lectores de este blog, sin especificar nombres pues sois miles y nombrar 4 ó 5 nombres, sería despreciar al resto: gracias a vosotros sobrevivo, con muchísimo orgullo, de mis creaciones literarias desde hace casi 4 años. Durante estos 4 años literarios (y los que quedan) me habéis dado lo justo para seguir creyendo en mí. GRACIAS, LECTORES. Muchas veces sigo escribiendo y creando sólo por no decepcionaros a vosotros. Sois mi orgullo.

Por último, hablaros del concurso que ha organizado centraldereservas.com con Fermín. Tras ver el vídeo ganador, sólo tenéis que entrar en esta página y decir a qué lugar os gustaría mandar a Fermín (no vale decir que a la mierda). El destino más imaginativo se verá plasmado en un vídeo que tendré que grabar (a ver cómo consigo plasmar en vídeo vuestra idea). El que diga el destino más imaginativo gana 100 euros para reservar alojamiento en centraldereservas.com. Aviso: yo no soy quien selecciona el destino, son los de centraldereservas.com. Si yo fuera el jurado le daría el premio a Svieta y nos quedaríamos con 100 euros en el próximo viaje que hicieramos a Madrid. Creo que me he liado un poco. Aquí os dejo lo que tenéis que hacer si os apetece ganar esos 100 euros. Hago corta y pega del blog de centraldereservas.com:

¿Qué hay que hacer para ganar? Ser muy creativo y enviarnos una idea rompedora, que llame la atención, que sea muy original y divertida. Increíblemente divertida.

Contadnos vuestra idea en este enlace o en un tuit utilizando el hashtag #VeaDondeQuierasIr ¡Que este verano te llevamos!

Por cierto: ellos no me pagan por poner estos avisos por el blog. Los doy porque les estoy muy agradecidos por el premio y por el trato: en la vida hay que ser agradecido con los que te ayudan, ¿no?.

Y eso es todo por ahora. Tengo un millón de novedades para contaros. Últimamente no veo películas ni series porque mi vida se está poniendo super interesante. Tengo ofertas de trabajo hasta de Francia. Pero dejo el relato de esas historias para mañana o pasado porque si no, este post  va a hacerse interminable.

Abrazos de Falo-Rafa-Sig-Ezcritor y Fermín.

Bruno acaba de contarme esta historia

11667178_856298464406929_1652371431_n

Bruno me cuenta que hoy tomó un tren rumbo a Bilbao. En el trayecto se puso a leer mi libro, “El peor amigo del mundo”.

A una chica muy guapa le tocó sentarse justo enfrente de él: ella no paraba de mirar —con curiosidad— la portada del libro.

Bruno se sentía incómodo: notaba que a la chica guapa le apetecía hablar con él: pero Bruno tiene novia, le gusta representarla allí donde esté, no le apetecía ponerse a hablar con una desconocida —no le hace falta— y decidió seguir leyendo: llega a una parte del libro en la que escribí algo así como que todo hombre tiene fantasías sexuales con que su esposa muera a los 5 años, tras casarse con ella: que de ese modo no la tiene que dejar, no queda señalado como “divorciado”, se queda con todo su dinero y puede follarse a otras. Bruno ríe, alza la vista: sus ojos chocan contra los de la chica guapa: ella creé que él le está sonriendo a ella. Ella le devuelve la sonrisa.

Ante el malentendido, Bruno se sonroja. Baja la mirada rápidamente y vuelve a desaparecer, dentro de mi libro.

Sé que no es una historia apasionante. Pero Bruno acaba de contármela, justo cuando me disponía a pegarme una siesta. Su historia me levantó de la cama como si él me hubiera obligado a beber un café doble: necesité escribir el instante que vivió. No sé por qué.

Mi nuevo teléfono es un LG G4 y he recibido dos nuevas ofertas publicitarias

la-g4

Sé que estoy siendo un poco monotemático con lo del spot y los concursos de cortometrajes, pero ya sabéis que este blog ha sido siempre un diario personal abierto de lo que ocupan mis días: ya sean mis preocupaciones sexuales (en la primera etapa, cuando micabeza.com y los “Diarios secretos de sexo y libertad”); existencialistas (en la segunda etapa, cuando andaba buscándome, preguntándome quién soy); creativas (en todas las etapas) y económicas (desde hace dos años y medio). A pesar de que tanto lector amigo que me recomienda cosas super inteligentes porque se preocupan por mi estado financiero (y les estoy muy agradecidos), llevo este blog desde hace años importándome un pimiento las visitas, sin hacer SEO jamás. No quiero escribir pensando en Google sino en vosotros, yo no quiero hacer subir mi blog por medios mecánicos de metalenguaje. Me la suda si la página tarda mucho en cargar o no. Yo quiero subir simplemente porque os interese lo que escribo y vosotros lo compartís libremente o lo habláis con vuestra pareja, amigos o compañeros de oficina. Subir el blog en SEO me distorsionaría la realidad, me impediría calibrar cuánto os interesa mi momento visual, realmente.  Este no es un blog parásito de esos que viven de poner tetas o de subir contenido de terceros. Incluso he tomado decisiones anti-SEO como cuando decidí borrar todos los archivos de los años 7 años anteriores y perder el page rank altísimo que tenía al cambiar todo de micabeza.com a ezcritor.com. Lo hice porque, de vez en cuando, soy un temerario y me gusta empezar de cero: eso me pone y me motiva. Odio vivir de rentas pasadas, desando que los viejos tiempos regresen. Cuando trabajaba para 20minutos.es escribiendo para ellos hasta 3 blogs sí que me preocupaba muchísimo por escribir cosas interesantes en el blog, a diario: despertando —lo recordáis— tanta polémica, reflexiones, risas, amor y odio como me fuera posible, sin importarme las consecuencias. Ahora, esa faceta de eZcritor-polémico al que no le importan las consecuencias sólo está en mis libros: allí puedo hacer ese labor sólo que con más calidad, debido a que en mis libros puedo meter filtro y quitar las páginas malas:  cuando escribía para 20minutos.es tenía que actualizar —con la primera barbaridad que se me ocurría— los blogs por los que me pagaban, hasta 3 veces al día (sólo estaba obligado a hacerlo una vez al día, pero ya sabéis que soy hiperactivo cuando trabajo para alguien). Me gustaba escribir para 20minutos.es y me iba bien: durante los 3 fabulosos años que estuve trabajando allí siempre estuve entre los 3 blogs más leídos de ese medio. Además, uno de mis defectos-virtudes es que soy super competitivo y verme siempre entre los más leídos (a menudo en el primer puesto) me llenaba de orgullo y de seguridad. Pero un día me quemé por circustancias personales, no laborables, y decidí irme. Nunca me arrepentí (salvo a veces, cuando miraba mi cuenta corriente). Mi época en 20minutos.es está en el top 5 de las mejores épocas de mi vida.

Os he echado este super rollo porque este es mi diario, me apetecía escribirlo para vosotros y para que sepáis que escribo este post no para hacer publicidad a LG G4, sino porque me gusta ser agradecido en la vida. Ellos me han enviado hoy este magnífico teléfono (por haberme quedado segundo en el Notodofilmfest, haciendo este cortometraje) y me he pasado la tarde super feliz gracias a ellos, mirándolo y personalizándolo.

lg-g4

Como llevo casi dos años y medio rozando los límites de la miseria, viviendo de vuestras compras y limosnas, sacando el cuello del agua y volviendo a meterlo, se me había olvidado por completo la sensación de recibir un aparato último modelo de lo que sea. Este LG G4 acaba de llegar a España, salió en EE.UU y Corea hace sólo un par de meses. Cuesta casi 700 euros. Así que ya os podéis imaginar qué shock y que nivel tiene si lo comparo con el Nokia Lumia que nos había regalado Orange a cambio de 0 euros y renovar el servicio con ellos. Tiene lo que más me interesa: una pantalla grande con la que navegar por internet y escribir sin agobios por mis dedos de gordo y, sobre todo, una cámara de vídeo alucinante que le da mil vueltas a la Canon Legria que compré hace, creo, 6 años. A partir de ahora jubilo mi Canon Legria a la que le he sacado un partido alucinante. Se merece un viaje del imserso a Torremolinos. Calculo que con esa cámara he ganado más de 12.000 euros entre las canciones que componía y vídeos que hacía para María Lapiedra, concursos ganados y encargos ocasionales (por ejemplo, una vez me contrataron como cámara porno). Supongo que no entendéis por qué estuve tanto tiempo alejado del mundo audiovisual si suponía un complemento más que decente para mi economía: pues únicamente porque lo que amo verdaderamente es escribir novelas. Para mí la literatura es mi vida, es lo que soy. El mundo audiovisual es un patio de juegos en el que me divierto muchísimo y que uso para salir de “la soledad del escritor” relacionándome con mis amigos y para conocer gente nueva. El mundo audiovisual es mi amante y ahora me hace mamadas. La literatura, no es mi esposa, sino lo que soy.

Ahora mismo siento que me estoy poniendo los cuernos a mí mismo y a vosotros por no estar centrado en mi séptima novela: “Prostituto de extraterrestres” pero os juro que es por una buena razón: la novela no ha parado de crecer en mi cabeza, sinceramente creo que puede ser el bombazo literario con el que siempre he soñado. Partiendo de esos dos personajes anodinos que la protagonizan, no he parado de seguir sacándoles jugo y buceando en todas sus posibilidades, en todas sus aristas y en todos los ángulos posibles. El desarrollo de la historia está siendo brutal y voy a llegar, con esos dos tipejos, hasta las últimas consecuencias. La novela es un cruce entre “El comedor de coños”, “Star Wars” y “1984” de Orwell.

Ha llegado el momento de actualizar mis cámaras para poder seguir siendo lo que soy (escritor y cabeza de familia) sin tantos agobios económicos. A partir de ahora grabaré con el LG G4 y con la cámara que voy a comprar desde que los de centraldereservas.com me ingresen el dinero del concurso (que será esta semana que empieza). Voy a tirar la casa por la ventana y voy a comprar la Canon EOS 7D Mark II (así graba) ¿Por qué? Porque el anuncio de centraldereservas.com que hice está siendo un éxito. Además de en las teles autonómicas, el spot está saliendo por todo internet.  Quien lo ve, se sorprende y me busca. Ayer me escribía un amigo avisando que lo acababa de ver en Marca.com, así cumplí uno de mis sueños más ocultos: salir en calzoncillos en ese periódico, como Cristiano Ronaldo:

mianuncioenelmarca

Me han llegado dos ofertas de dos empresas potentes solicitando mis servicios de creativo. Quieren que les haga spots para sus empresas. Con lo que voy a ganar (si aceptan mis propuestas), cubro de sobra la Canon 7D Mark II ¡Hasta me daría para comprar tres cámaras más!

Es el momento de invertir, responder profesionalmente y no dejar pasar las posiblidades de no hacerme ya no sólo un cojín económico, sino casi un colchón del tamaño del suelo de mi cocina.

Pongo esta foto que me he sacado con el LGG4 porque, aunque me da grima lo “happy, happy” que estoy y soy completamente consciente de que sacarse un selfie es lo más ridículo y abominable del mundo actual,  lo cierto es que es un documento gráfico exacto de como me siento ahora mismo:

rafael-fernandez-ruiz

Últimamente sólo escribo buenas noticias: trolls y haters, no os preocupéis: todo lo que sube baja… y vuelve a subir.

P.D.Si amáis el helado de limón como yo (es mi preferido) y tenéis heladera en casa, atención a esta receta de helado de limón... ¡es la mejor que he probado nunca! Mi esposa ha dado con la receta perfecta del helado de limón, es 100% suya.

Así es la vida o así soy yo

rafapalo1

Aquí estoy tirando madera, que nos ha regalado un vecino, por encima de un muro. Son todas las ramas que ha talado de sus árboles. Las he amontonado contra la pared y ahora tengo que tirarlas, una a una, por encima del muro para luego volver a agruparlas, al otro lado del muro, y ponerlas en la leñera. En la leñera me toca cortar todas estas ramas con el hacha. Esta madera es muy buena para iniciar el fuego. Es ahora, en verano, cuando hay que abrir y dejar preparada la leña para el invierno. Lógicamente, cuanto más seca esté la leña en invierno, más calor nos dará. En el invierno pasado pasamos muchísimo frío.

Hoy he vivido un acontecimiento extraordinario. Me han ofrecido un trabajo con contrato. Es el primer trabajo con contrato y continuidad que me han ofrecido en 8 años. Me he emocionado y todo. Me parece de ciencia ficción tener el mismo trabajo cada mes, cobrar seguro cada principio de mes. Recuerdo, por ejemplo, cuando trabajaba de subhumano en “El corte inglés” vendiendo libros y revistas y la indignación que tenían mis compañeros cuando en lugar del día 1 nos hacían esperar para cobrar hasta el día 5. Era como una hecatombe para ellos. Yo fingía también indignación, pero siempre me parecieron patéticos.

Hace años que me acostumbré a no saber qué día cobro. De pronto, estoy a día 12 y ya tengo el dinero del mes. Otras veces me llega un mes antes o un mes o dos más tarde. Otras, el día 7 ó el 29. He tenido épocas que en un mes me han pagado el dinero suficiente como para vivir 6 meses. Y otras, en las que he pasado miseria durante 6 meses hasta que he vuelto a empezar a cobrar, de repente. Por eso, ahora cobrar seguro entre el día 1 y el 5 me parece algo que no es de este mundo.

He dicho que sí. Es un trabajo que me gusta: maquetar un periódico. Yo solo. Me van pasando los textos por correo electrónico y yo voy maquetando cuando me apetece pero teniéndolo todo “ok” para tal día. Es un reto bonito para mí y cumple mis requisitos: poder trabajar desde el salón de mi casa con el horario que yo quiera y en calzoncillos. No creo que me quite mucho tiempo para seguir con mis libros y será una gran ayuda para cuando vengan los días de malas ventas y para seguir manteniendo a Svieta, aunque parece ser, que a ella también le va a salir algo relacionado con su blog muy pronto y ya no le va a seguir haciendo falta mi apoyo. Si no fuera por mi responsabilidad con Svieta no pillaría ningún trabajo que no fuera escribir mis novelas. Pero odio verla pasar necesidad. No soy un cerdo egoísta, me gusta verme como un adulto responsable y no fallar a nadie que dependa de mí por sus circustancias adversas (todos tenemos una época así y todos merecemos que haya alguien que nos ayude a levantarnos). Cuando estaba soltero, jamás pedí dinero a nadie (salvo el día que mi perra le dio su primer ataque epiléptico, no sé si recordáis, me afectó mucho y me tomó totalmente desprevenido). Cuando me iba mal, me comía un churro al día o gominolas y me jodía tan tranquilamente en soledad. Nunca me importaba nada de eso porque sabía que, en cualquier momento, mi suerte iba a cambiar y estaría en el VIPS comiéndome una pizza. Y así pasaba.

Los de centraldereservas.com también me han anunciado que tienen pensado seguir trabajando conmigo, al menos con un proyecto más, en julio. Para mí es un orgullo porque es una gran empresa y trabajar en el mundo de la publicidad, creando, me divierte mucho. Me escribieron y dijeron que:  “La verdad es que nos gusta mucho cómo trabajas,  tienes un potencial de trabajo y creatividad impresionante”. ¡Viva!

La realidad es que este año iba siendo el peor año de la editorial y me estaba asfixiando con las deudas. Por mucho que me duela no poder concentrarme y sacar ya los libros que tengo a punto de caramelo, me viene genial parar un poco, hacerme un colchón de dinero para poder seguir escribiendo mejor y con la cabeza más tranquila. No quiero volver a vivir nunca como estos seis primeros meses del 2015.

Ahora parece que vuelvo a tener la suerte de mi lado. De pronto, mis contactos vuelven a funcionar, vuelvo a ganar concursos (o quedarme finalista), internet vuelve a ser una herramienta efectiva para conseguir trabajos. No sé qué ha pasado de pronto: llevaba 2 años y medio trabajando con la misma intensidad y no me salía nada, todo el esfuerzo que hacía sólo me daba para sobrevivir a duras penas.

Releo este post para corregirlo un poco y me invade una sensación extraña: de derrota y de gran victoria a la vez. Supongo que así es la vida o así soy yo. Sea lo que sea que me pase, nunca estoy del todo contento y nunca me parece suficiente: siempre creo que gano y pierdo a la vez.

rafapalos2

Nota.- Para centraldereservas.com tuve que hacer tres versiones-capsulas a partir del anuncio con el que gané 3.000 euros (ya va casi por 6.000 visitas). Esta es la cápsula 1, esta la 2, esta la 3. Las tres cápsulas se van a emitir por televisión, como spots. Si de pronto estás en casa con la tele encendida y me escuchas poniendo mi voz de imbécil, no te asustes ni pienses que he ido a verte para darte una sorpresa.

Con las pilas cargadas al 100%

pilasal100

Espero que no penséis que me he olvidado de vosotros —sois mis mecenas-jefes y estoy en deuda con vosotros— o que, tras los éxitos recientes en el mundo audiovisual, no pienso seguir escribiendo en el blog o mis libros para volcarme solo en hacer cortos y vídeos. No. Dentro de unos días todo volverá a la normalidad. Muero por publicar “Prostituto de extraterrestres”, que es un libro acojonante y seguir con la editorial: también estoy a punto de publicar mi primer librito infantil, que trata de un espantapájaros: pero no sé si lo voy a publicar en mi editorial ya o presentarlo a este concurso de 35.000 euros. Hoy, he mandado a reimprimir todos mis libros agotados. Este próximo lunes no, el siguiente me llegarán. Y por último: estoy sopesando publicar el libro de una mexicana que he descubierto. Ella ha escrito unos diarios personales super excitantes. No me los quito de la cabeza.

He estado desaparecido del blog porque he estado trabajando para centraldereservas.com Les estoy muy agradecidos por sacarme de la crisis por lo que queda de año y he estado respondiendo, lo más rápido que he podido, a todo lo que me han ido pidiendo (decenas de cambios y nuevas versiones del vídeo ganador, versiones de 20 y 30 segundos de cada gang y fotos como la que encabeza este post; la podéis ver en grande si pincháis sobre ella).

Quiero enseñaros este fotograma:

ferafa

Lo saqué de un bruto, mientras estaba grabando los cortos del Notodofilmfest en febrero. Estaba parando la cámara. Guardé el fotograma cuando lo vi porque leo en mi cara, perfectamente, todo lo que estaba pasando por mi cabeza en ese momento: la angustia por el alquiler, mis deudas, mi perra Anais necesitaba medicinas, necesitábamos hacer una compra en el supermercado y no teníamos dinero… Me había gastado hace unas semanas 300 euros en comprar el Final Cut Pro X y tenía unos remordimientos terribles. En ese fotograma estaba pensando que era un gilipollas, una mala influencia y compañía para mi esposa Svieta y mi perra Anais Niin. Estuve dos meses grabando cosas para el Notodofilmfest. 4 de mis cortos fueron finalistas y uno nominado. Al final, en el Notodo, sólo gané este móvil, valorado en 700 euros y que me entregarán dentro de 3 semanas. Pero, gracias a esos dos meses de aprendizaje con el Final Cut Pro X, grabé y edité en dos días el spot ganador de centraldereservas.com. Como sabéis los que me seguís desde hace ya casi ¡una década! por este blog, en una época estuve dos años trabajando en una productora de televisión en la que trabajaba al lado de 5 grandes profesionales. Pues bien: todo lo que aprendí en esa productora lo puedo hacer yo sólo ahora con el Final Cut Pro X: desde el sonido hasta la postproducción. Sólo me falta una buena cámara para tener en el salón de mi casa un estudio 100% profesional.

Gracias a la carrerilla que tomé con Notodofilmfest y gracias a haber comprado el Final Cut me presenté al concurso de Central y gané 3.000 eurazos con este spot.  Así que multipliqué esos 300 euros por 10. Ahora respiro tranquilo. Soy todo relax. Anais está bien. Cada noche, a eso de las 3 de la madrugada, me pongo una peli para dormirme y relajarme. Voy tomando el sueño sabiendo que hasta diciembre no nos va a faltar nada: que en mi mano está no volver a caer en la miseria. He grabado ese, uno de mis momentos favoritos del día: cuando estoy en la noche con mi perra, viendo películas, aprendiendo: porque desde hace más de dos años el 95% de las películas que veo no son para entretenerme sino para aprender:

Me quedo dormido sabiendo que mi pequeña familia está bien. Joder, no sabéis lo feliz que soy, el buen humor con el que me levanto cada mañana. Se me ha abierto una nueva vía de ingresos y este verano pienso presentarme a 3 concursos más. Os aviso ya que los voy a ganar todos porque tengo ideas fabulosas. Y el próximo año, presentaré 10 cortos en el Notodo: 5 con mi humor y creatividad, y otros 5 rollo modernete gafapasta vomitivo… porque fijaos en el corto que ganó el Gran premio del Jurado este año (6.000 euros). Es este. Los de la revista Fotogramas también están sorprendidos. Estoy seguro que, con otro jurado menos “rarito” mis cortos hubieran tenido mejor suerte en las categorías en los que los presenté. Eso sí: mis felicidades sinceras a la ganadora del Notodo. Aunque no entiendo cómo presentándose cortos tan buenos como este o este otro, por ejemplo, se lo dieron a ella. No lo entiendo yo ni nadie.

Mi spot de Central lo van a emitir por las televisiones autonómicas. Estos días me he esforzado por contestarles y hacerles las nuevas versiones a toda velocidad para que ellos, cada mañana, pudieran ver el trabajo y me pudieran encargar más cambios. No ha habido noche que me acostara más tarde de las 4 de la mañana, para poderles pasar los correspondientes links del Mega. Para mí es un orgullo que un spot que grabé e hice yo solo en el salón de mi casa vaya a salir por la televisión. Además me viene genial para mi currículum de creativo. Ahora puedo presumir de haber sido el creativo, director, cámara, actor y editor de toda una campaña para televisión e internet. La verdad es que los de centraldereservas.com me han dado libertad creativa al 100% y eso que les dije que estaba abierto a cambiar todo lo que me dijeran: sólo he recibido de ellos buen rollo y entusiasmo. Jamás en mi vida he trabajado para nadie que me diera tanta confianza y libertad creativa. Cruzo los dedos para que la campaña salga bien y, la próxima vez que ellos piensen en hacer un spot, sopesen escribirme y pueda ofrecerles algo nuevo y con mayor calidad (espero poder comprarme una cámara decente en diciembre).

Pues esto es todo por ahora. ¡Abrazos!