Carta abierta a nuestro ex casero ladrón.

recogiendo-fabes

Hola ex casero:

Dentro de nada te toca recoger las fabes. Esos kilos y kilos de fabes que son tan importantes para tu economía y que le vendes a un bar. Este año no podremos ayudarte, como hicimos Svieta y yo el año pasado. Tuvimos que irnos de tus apartamentos porque nos robaste. Pero no te preocupes, ahora vivimos en un lugar mucho mejor.

Recuerdo cuando el mal tiempo estaba llegando y tú estabas mañana y tarde solo en el campo, asustado, cansado, porque la cosecha de fabes estaba a punto de perderse: llegaba la lluvia.

Svieta y yo no lo dudamos.

Y ni cuando tu familia ni ningún vecino te ayudaba, nosotros estuvimos allí. Svieta por la mañana y yo por la tarde, hasta que llegó la noche. Trabajando gratis para ti, por cariño. Terminamos de recogerlo todo bien entrada la noche. Por el frío, enfermé. Durante más de una semana estuve temblando en la cama, sin poder trabajar en lo mío. Hasta hoy, nunca me he quejado. Estaba orgulloso de haberte ayudado, de haber sido tu amigo.

Durante nuestra estancia en Cueva fuimos unos vecinos ejemplares. No nos portábamos bien contigo solo, era con todo el mundo: todos recibieron nuestro cariño, ayuda, regalos, huevos, helados y tartas en cuanto había ocasión. Y los vecinos veían eso como una muestra de consideración y amor. En cambio tú viste eso como lo hacen las personas miserables: pensaste que éramos débiles, tontos, gilipollas. Viste la oportunidad de aprovecharte de nosotros.

“Estos tíos son tontos” —pensaste.

El primer año nos cobraste 280 euros por 5 meses de luz (vivíamos en un apartamento pequeño: sin horno eléctrico y sin televisor). El siguiente año nos pasaste, de pronto, una factura de 1.400 euros por la luz. Nos dijiste que la luz había subido un 100%. Mentira. Tenemos las facturas que lo demuestran. Por mucho que digas por ahí, mientes. Te pedíamos pagarte la luz cada mes. Te cerrabas en banda, nos decías “que al final, como el año pasado”. No entendíamos por qué, pero confiábamos en ti.

Todo el mundo de Cueva sabe que jamás dejé de pagarte un solo mes de alquiler. Que incluso en febrero ya te había pagado hasta el 30 de junio, día que teníamos que abandonar los apartamentos para que tú se los alquilaras, ilegalmente, a turistas. Fuimos, durante 17 meses, los mejores inquilinos que has tenido y tendrás. Nos hiciste creer que era un precio para que no nos fuéramos.

No somos los únicos perjudicados por tu maldad. Tienes a toda la aldea dividida. No quieres pagar el tema del agua aunque tienes 5 viviendas en tu casa. Este otoño convertiste el hórreo en dos viviendas (sin permiso de Costas). La zona de abajo la tienes convertida en dos viviendas (que alquilas a turistas, sin tener el permiso).

Dices que no necesitas 5 tomas de agua, sólo una. Es lo mismo que te decíamos nosotros con el tema de la luz. Nosotros tampoco necesitábamos tanta potencia, ni pagar la luz a toda la gente que estás metiendo en tu casa y cobrándoles un alquiler, gente que no es familia tuya. Quieres que tus vecinos te traten como te negaste a tratarnos a nosotros.

Tus vecinos tienen la mala suerte de tenerte como vecino. Paga justamente: si conviertes una vivienda en 5 viviendas y te lucras de ellas, tienes que pagar por 5 viviendas. Es lo que tiene ser propietario. Quieres estafar a tus vecinos como nos estafaste a nosotros.

Tienes el complejo de inferioridad de la persona que no ha hecho nada en la vida, que heredó todos sus bienes del trabajo honrado de sus padres, que no se ha ganado nada por si mismo. Que divide el hogar de sus padres en un montón de viviendas para salir adelante porque no tiene nada que ofrecer al mundo salvo la tierra heredada. Eres una persona con economía humilde que se las da de rico y se ríe de nosotros, que vivimos con lo justo y sin pretensiones. Pero eres tú quien roba a tus vecinos, a nosotros y a los del Hotel Canero ofreciéndoles una competencia desleal. Eres tú el equivocado, no el resto del mundo. Despierta.

Ante esa risa, sólo te diré que sí, que somos personas humildes, que vivimos felices con lo justo: pero recuerda que siempre te pagamos anticipadamente y, sobre todo, que nosotros no le robamos a nadie. Que cuando nos robaste con esa factura que te inventaste, te lo pagamos todo al día siguiente. Pero sobre todo piensa que si nosotros somos tan pobres y tú tan rico, ¿Por qué tienes a tu pareja limpiando culos de viejos enfermos durante semanas para ganar algo de dinero y yo tengo a mi esposa en casa, feliz, resplandeciente y trabajando en sus propios proyectos?.

Eso no es amor, yo no dejaría a mi pareja tener un trabajo tan duro. A tu pareja la tienes que ayudar a realizarse, a que resplandezca. El cuidado de viejos enfermos lo tendría que desempeñar alguien preparado, con estudios. Ese es el respeto que tendrían que tener nuestros mayores. Prefiero tener la vida humilde que a mi pareja trabajando en algo tan duro, estar separada de ella, no cuidarla como se merece. Tú no eres un hombre.

Te había perdonado todo, pasado página. Me jodiste la publicación de mi libro, no lo podré sacar hasta que me recupere de tu robo, pero sé que me irá bien, que saldré de este hoyo dentro de poco: como siempre lo he hecho: trabajando duro con mi talento, no con herencias ni robando a la gente que confía en mí.

Si te pagamos aunque sabíamos que nos estabas robando, fue porque mi esposa me convenció. Me dijo que ya la vida te castigaría y a nosotros, el karma, nos premiaría. Yo no creo en el karma ni en que todo el mundo es bueno porque ya tengo unos cuantos añitos y este no es el primer desengaño que tengo. Pero cerré los ojos y accedí. Y ¿sabes? está siendo tal como dijo mi esposa: ahora vivimos en una casa más grande, más bonita, más tranquila y en una zona mejor. Con caseros honrados, legales y hasta generosos.

Pero hoy viste a mi mujer y le hablaste de malos modos, cuando estaba sola e indefensa, trabajando la tierra. Vuelvo a repetirlo: tú no eres un hombre.

Esa es la gota que ha colmado el vaso. Ya no voy a perdonarte. ¿Te sientes muy hombre apabullando a una mujer así? Tú lo que eres es un maricón:

Estos días, cuando recojas las fabes que cultivas en esas tierras que no son tuyas, piensa en cómo te has portado. Porque el castigo te va a llegar como me llamo Rafael Fernández.

Sobre la otra forma de comunicarse que aún no está descubierta

Mira. Esto es lo que veo desde una de las ventanas del salón. Ya está empezando a caer la noche en la montaña en la que vivo recluido, escribiendo novelas para ti:

caelanoche

Dentro de poco comienza la conexión de la otra forma de comunicarse que aún no está descubierta.

Las hadas, los espíritus, tu cabeza soñando, Dios, mis gallinas, los jabalíes, mi cerebro del subconsciente… todos diciendo cosas, ideas, miedos, bromas, vivencias…

Vosotros visitándome astralmente, sin parar. Os váis a la cama y decís “Vamos a visitar al Rafa, a ver qué está haciendo”.

escribiendo-escritor

Y yo, con mi antena de sensibilidad, escuchándoos dictar a todos: sin poder parar de escribir las cosas que me contáis: las utilizo para mejorar el libro o escribir un post. Tengo una super antena de sensibilidad en la punta de mi cabeza. Larguísima. Me llega un montón de info desde cualquier rincón del planeta en el que vivís.

Creía que estoy solo en la montaña, pero me recibís, me escucháis. Y no me refiero que lo hagáis por medio de Internet o el teléfono. Me recibís alto y claro. Tan alto y claro como si estuvierais delante de mí. Es asombroso pero es así. No estoy loco en eso, estoy seguro. En esta semana me han pasado dos o tres cosas que lo confirman. Pero no son hechos aislados. Pasan todo el rato, desde hace años. Sólo tengo que estar consciente para darme cuenta.

Prueba una.- Tras el timo de mi excasero y como aún no he terminado “El peor amigo del mundo” (lo estoy extendiendo en páginas y mimando mucho) estoy justo de pasta. Tengo para pagar todos los recibos inmediatos, no hay nada de lo que preocuparse, pero no para pagar el seguro del coche anual. 540 euros que me pasan el día 4 de septiembre. Estamos ahorrando todo lo posible, comiendo sólo patatas y cosas del huerto, lo mínimo, para reunir ese dinero. Hace 3 días, mi esposa y yo nos miramos a los ojos, algo incómodos:

Las ventas de agosto son muy flojas. No vamos a conseguir reunir 540 euros para el 4 de septiembre. Tendremos que parar el coche hasta que saque “El peor amigo del mundo” y llegue la pasta. También hay que pagar la imprenta. Va a ser imposible llegar a tiempo.

Y nos fuimos, angustiados, a la cama.

De madrugada sonó el móvil porque lo tengo conectado al Paypal para saber cuando me llega una venta y atenderla lo más rápido posible. Miro la venta. No lo es. Es una donación. Un lector, que nunca me había comprado ni un sólo libro, con el que nunca me había cruzado una palabra, que no tengo ni siquiera en el Facebook, ingresó exactamente 569 euros en mi cuenta de Paypal. Una persona que apareció de pronto, de la nada. Como un ángel que aparece en tu puerta, te da lo que necesitas para no estar desesperado y desaparece sin dejar rastro.

¿Por qué lo hizo de pronto? ¿Cómo sabía que era justo ese dinero el que necesitábamos para poder respirar tranquilos y poder seguir utilizando el coche cuando lo necesitáramos?

Yo se lo pedí al Universo anoche, antes de irme a la cama —me dijo mi esposa.

Y yo a todos mis lectores. Pero sólo mentalmente. No escribí nada en el blog ni mandé un solo email de ayuda.

Uno de vosotros me visitó astralmente y me escuchó quejarme. GRACIAS.

Prueba dos.- Me voy a la cama demasiadas veces angustiado. Si escribo mal, las ventas caen y me jodo hasta que pueda sacar un nuevo libro: dentro de otros 6 meses. Ahora estoy peleando como un poseso con “El peor amigo del mundo”. Me exijo que cada capítulo sea mítico. Cuando empiezo un capítulo nuevo, todo son inseguridades. Pues el primer borrador del capítulo es pésimo, flojísimo. Es con mucho trabajo que consigo levantar cada frase, luego cada párrafo, luego cada página. Metiéndole todo lo que tengo, todo lo que sé o se me ocurre. Hace una noche me fui a la cama intranquilo. Había empezado un nuevo capítulo y no estaba nada orgulloso del resultado.

¡No puedo escribir otra mierda como “Los alucinantes viajes en el tiempo de los EE.UU”! —me dije— ¡Sólo escribo bien los libros de Sigmundo!

Me insulté y cagué en mi propio trabajo de “Los alucinantes viajes” porque se vendió muy poco. Bueno, realmente se vendió tan bien como los otros, pero como aconsejado por tantos lectores lo vendí por Amazon a un precio irrisorio, no gané tanto dinero como con los otros lanzamientos y a día de hoy sigo sufriendo esa decisión. Total, que con “Los alucinantes viajes” no gané tanto dinero y me culpo sólo a mí: a mi calidad como escritor.

Al día siguiente recibí un email. Era de un lector. Me contó que su querida hermana estaba en el hospital y él la había ido a ver. A ella no le gusta leer mucho. No lee libros casi nunca. Antes de irse, le había dejado el libro “Los alucinantes viajes en el tiempo de los EE.UU” y me avisaba que su hermana se lo había leído entusiasmada. Que, en un rato, iba a recibir una crítica de ella. Así fue:

graciasvivky

Genial. Me animó mucho. Escribí animado todo el día gracias a su email. Pero antes de dormir, regresó la mosca detrás de la oreja. Diciéndome:

A mis lectores sólo les gustan mis libros de Sigmundo. La ficción que escribo, como “Un bebé” o “Los alucinantes viajes” no les gusta tanto. Esta chica tiene que ser una excepción.

Por la mañana recibo un chat por el Facebook de David, el lector que me regaló una caja llena de cómics (yo le regalé —a cambio, a vuelta de correo— “Un bebé”). Escribí sobre él ayer y me chateó para comentar algo sobre dicho post. Entre todo lo que me escribe, sin yo comentarle nada sobre mis miedos e inseguridades, me suelta:

david

Y pocas horas después. Tras 4 días sin vender un libro, recibo una compra de Pablo G, desde Valencia. Me compra “Un bebé”. No otro título. Tenía que ser justo ese título.

Contadme. ¿Estamos o no estamos conectados por las noches? ¿Vosotros no me escucháis rondar por vuestras cabezas? ¡Yo os escucho perfectamente! ¡Alto y claro! ¡Gracias!

¿Adultos con problemas infantiles?

leyendo-comic-wc

David, un nuevo lector de Madrid, me mandó por correo, hace unos meses, una enorme caja que contenía una colección de cómics de Marvel: varios volúmenes de X-Men, Ghost Rider y The Punisher.

Se lo agradezco mucho porque, pocas cosas hay en la vida, que me gusten más que leer cómics. De pequeño, no tenía dinero para comprarme esas cosas y de mayor, pues lo mismo. Todo el dinero que gano en la actualidad se va, cada mes, en las facturas de la casa y en la reimpresión de mis libros. Cuando sobra algo lo ahorro para los meses malos de ventas.

Me gusta leer cómics de super héroes, pero no de cómics dibujados en la actualidad, me gustan sólo los que dibujaron en los 80 y en los 90. De todo lo que me envió el bueno de David, estoy a punto de terminarme el segundo tomo de Ghost Rider, los de El vengador ya los terminé (y los regalé a un niño de 9 años que vive en la casa de al lado y que se llama como yo) y me quedan, para muchas cagadas, las aventuras de los X-Mens. Siempre regalo o dono a mercadillos benéficos todos los libros físicos que tengo o me llegan a casa. Lo contrarío sería como secuestrar a una mujer para que no tenga, en el resto de su vida, relaciones sexuales con nadie.

Me pongo a pensar y, la verdad, es que todos los adultos que seguimos enganchados a los cómics juveniles somos un poco ridículos. Somos adultos que seguimos arrastrando problemas de la infancia. Queriendo ratificarla y superarla ahora que somos adultos y que, quizás, tendríamos que tener los ojos en otra parte, leer otras cosas más acorde con nuestra edad, no tan repetitivas, con esquemas que nos conocemos al dedillo. Evolucionar. Seguimos encerrados en esos cómics, en esas películas, como no permitiéndonos salir de ahí hasta que algo en nuestra cabeza se termine de arreglar o de sanar.

De día trabajamos en oficinas o donde sea, nos hacemos los adultos y mucho “cuidadito conmigo”. Pero vestimos camisetas de El capitán América y se nos ponen los pelos de punta cuando anuncian una nueva película de Conan el bárbaro.

Tengo la teoría de que todos los que estamos enganchados a los cómics de Marvel o DC es porque hemos tenido problemas en la infancia y nos negamos a seguir el camino natural a la madurez hasta que alguien nos de una explicación o nos pida perdón sobre algún trauma de nuestra vida.

Tengo más teorías estúpidas: “Un chocho que os controlará a todos: el matrimonio”. Os la cuento:

el-hobbit-matrimonio

Siempre he pensando que “El señor de los anillos” es una metáfora del divorcio que Tolkien anhelaba: deshacerse de su anillo, liberarse y correr aventuras.

Una tarea titánica para el hobbit que era y su complejo de inferioridad. Y Gollum y su lamentable estado físico, el futuro que Tolkien veía para los que se aferraban a un matrimonio enfermizo, sin amor. El futuro que se veía para si mismo.

Al final se encerró en sus libros y no logró deshacerse del anillo. Murió enterrado junto a su anillo, como le hubiera gustado a Gollum: Tolkien fue enterrado junto a su mujer, en el propio jardín de su casa. Jamás escapó de la aldea hobbit, jamás tiró el anillo al fuego del volcán y se atrevió a vivir fuera de su matrimonio.

Este no es un post gracioso. Sólo es una cosa que me pasó.

animal-children-photography-elena-shumilova-9

Ayer, un lector de Argentina me “chateó” por el Facebook. Me contó que era profesor y que estaba corrigiendo textos de sus alumnos de 9 años. Él les había mandado como tarea que escribieran un relato corto de terror.

¿Te puedo pasar un Word con un texto para que lo corrijas? —me preguntó el profesor— Estoy de los pelos, ser maestro es un dolor de cabeza. Lo escribió una niña y quiero poderle aportar algo.

La verdad es que lo primero que pensé fue decirle que no, estoy a tope con mi nueva novela: pero luego me dije:

¿Cuántas veces voy a poder leer un relato de terror escrito por una niña de 9 años? ¿Qué me cuesta leerlo y tratar de aportar algo? ¿Cómo escribirán terror los niños a esa edad? ¿Por qué no echar una mano a este lector?

El profesor me envió el Word por el chat del Facebook, lo descargué y leí el relato:

Hace algún tiempo en un cementerio murió un payaso asesino llamado Mc Donal`s .
Un día tres chico llamados: Guadalupe, Tomas y Agustín se juntaron en la casa de Agustín, para descubrir todos los secretos del cementerio, porque habían escuchado que estaba muerto un payaso asesino, y le da mucha curiosidad a los chicos.
Guadalupe había anotado todo lo que irían a ver y cosas que necesitarían por ejemplo: lupa, agua, cámara de fotos y una linterna y ese es el misterio que quedó por resolver.

En el final está el problema, ¿no?. No quise sumar nada a la acción: si no dejaría de ser el relato de una niña de 9 años y se convertiría en un relato corregido por un escritor egocéntrico. Así que lo que hice fue agrupar, estructurar, resumir y darle el final que supongo la niña quiso escribir pero que no supo expresar debido a su corta edad.

Guadalupe y Tomás estaban en la casa de Agustín. Se reunieron para descubrir todos los secretos del cementerio: por ejemplo el del payaso asesino McDonal`s.
Planeaban ir al cementerio esa misma noche. Guadalupe tenía una lista de las cosas que necesitarían: una lupa, agua, una cámara de fotos y una linterna.
Pero, por mucho que buscaron, la linterna nunca apareció y los misterios del cementerio quedaron sin resolver.

Lo que me gustó del relato fue justo eso: la niña crea expectación, con imágenes y personajes cercanos, por todos conocidos, y lo resuelve todo de una forma que a un adulto jamás se le habría ocurrido.

P.D.- La foto que ilustra este post la saqué de esta web que enseña unas bellas fotos —quizá las más bonitas que he visto nunca— sacadas por una madre a sus hijos, en una granja.

Mientras tanto en Uganda…

Una calle de Uganda. Una mujer, de carnes generosas, pasa causando admiración entre los transeúntes. Mientras tanto, el jefe de la zona, declara la guerra a cierto escritor conocido por todos ustedes…


¡Ja! El vídeo lo grabó Gonzalo. Los subtítulos son cosa mía. Gonzalo me acaba de escribir este email. ¡GRACIAS por el gran honor, Gonzalo!

20polvos-congo

Estimado Rafael:

Soy un lector tuyo que se fue a trabajar de voluntario al Congo hace casi un año al quedarme sin trabajo. Te mando un video y unas fotos de tus libros que hice en allí y en Uganda estos meses de atrás (Por Uganda sólo estuve de paso)

No te mando una crítica de tus libros aunque ya sabes que soy fan, pero te prometo que te mandaré una anécdota cojonuda sobre “El comedor de coños” que me pasó en Alicante.

(Curiosidad) El video es en la frontera de Congo, lo que se oye es a un hombre que está un poco mal de la cabeza (por lo que me contarón) y está predicando por la calle, aunque entiendo el swahili sólo he sido capaz de entender lo siguiente: Ir a la iglesia… detener… Mungu (que es Dios) …, nuestro Padre… y poco más. El video lo hice así porque Congo es todo polvo y barro, como el título de tu novela. Siento no haber sido más original.

Hay también una foto de hombre que padece enanismo (“El comedor de coños” del congo), no es un pigmeo, que abundan por la zona donde he estado y que me hizo acordarme de “El comedor de coños”. No te cachondees de la foto, que ese tio si que las ha pasado muy muy putas en la vida.

unnamed-3

Espero que te hagan ilusion. Eres un ESCRITOR con dos pelotas.

Un afectuoso abrazo.

Estos son unos enlaces de algunos artículos del blog de lo que hice allí por si tienes interes en leerlos. Te aviso que escribo fatal pero creo que cuento cosas interesantes.

http://cemsi.wordpress.com/2014/04/08/pequenos-superheroes/

http://cemsi.wordpress.com/2014/02/24/el-senor-que-tenia-un-okapi-en-su-jardin/

unnamed-5

La programación que tenemos dentro y no sabíamos (por lo menos yo)

suicidio

No iba a escribir este post pero al final he decidido que sí porque quizás pueda ayudar a alguien que esté sufriendo o que quiera conocerse un poco mejor.

Hace dos noches tuve una mala noche. Me desperté a eso de las 5 de la madrugada pensando cosas horribles. Voy a contaros las cosas horribles que pensé no para preocuparos, sino por si puedo ayudar a alguien con mi vivencia de levantarme con unas ganas increíbles de quitarme la vida.

La verdad es que fue la primera vez en la vida que sentí eso dentro de mi cabeza ¿Depresión como Robin Williams? ¿Qué me estaba pasando? ¡Si soy super feliz! ¡Si cada día me levanto de la cama sintiéndome un privilegiado! ¡Si tengo la vida que siempre quise tener! ¿Por qué tenía esos pensamientos en la cabeza? ¿Qué me estaba pasando?

Miré a Svieta: dormía plácidamente en la cama, no quise despertarla. Me hubiera sentido un egoísta yo sabía que podía controlar la situación: sólo necesitaba calmarme, respirar hondo, preguntarme qué diablos me estaba pasando y tranquilizarme a mí mismo.

Sin embargo, necesitaba cariño. Me fui al sofá, me acosté al lado de mi perra, la abracé, comencé a acariciarla y poco a poco fui tranquilizándome. En 5 minutos volvía a estar dormido. Y, a las 9 de la mañana, cuando me desperté, volvía a sentirme feliz y privilegiado: con ganas de todo menos de morirme.

Aún así tenía que investigar y resolver este asunto ¡No quería que me volviera a pasar! ¡Es demasiado desagradable!

Sé de sobra que tras las malas épocas siempre vienen buenas épocas: es más: sé aprender de las cosas malas que me pasan en la vida y convertirlas en sucesos maravillosos. Así que no hay peligro de que, estando consciente y en mis cabales, yo vaya a suicidarme jamás… pero, si no consigo controlarme, si de pronto mi cabeza deja de responderme… ¿? tengo la desgracia de conocer a amigos o familiares cercanos de lectores que se han suicidado por estar enfermos de depresión. La depresión es una enfermedad como lo puede ser un simple dolor de cabeza, una gripe, que aparece en ti de repente: aunque tengas una vida maravillosa. Y si te entra la depresión“chunga” en la cabeza, estás jodido si no consigues reprimirla o controlarla.

Yo no quiero eso. ¡Yo quiero vivir 1.000 años! ¡Quiero escribir muchos libros y estar junto a Svieta toda la vida!

Gracias a Dios, pude entrar en contacto con una psicóloga a la que, desde aquí, quiero dar las gracias por abrirme los ojos y ayudarme.

Lo único que me pasó es que llevo una época cargando con demasiadas cosas a la vez.

Me sentía mal, muy mal, por estar retrasado con “El peor amigo del mundo”. No era por falta de trabajo, sino porque quiero hacer un libro maravilloso, extraordinario que me ayude a avanzar en mi carrera literaria y me estoy estrujando la cabeza como nunca antes.

Van subiendo las páginas del libro, de 150 a 200 de 200 a 250 y necesito sacarlo ya para que me entre dinero y poder dormir más tranquilo.

Pero me niego a sacar el libro hasta que consiga tener escrita la maravilla que tengo en mente. Porque si no escribo mejor que nunca no avanzaré más rápidamente como deseo. Porque tengo un pacto contigo, lector, de ir para delante, no para detrás o quedarme en el mismo sitio.

Antes de esa noche, en que pensé quitarme de en medio, estuve 5 días sobresaturado, sin poder escribir, viendo capítulos de “House of Cards” y sentía unos remordimientos terribles: me sentía inservible, un vago, un irresponsable. Venía de pasarme dos meses escribiendo unas 15 horas diarias, cambiando el horario del sueño: de la noche al día. Mi mente me había pedido desconectarme un poco, descansar de buscar la excelencia y yo, no quería permitírselo.

A esta exigencia de calidad contra tiempo se une un montón de problemas que he tenido que resolver en estos dos meses y, sobre todo, la ayuda y compromisos que me he marcado con muchas de las personas que me leen aprecian.

Si me pides ayuda, si me escribes un email, tienes un 99,9% de posibilidades que te diga que SÍ. Y no sabéis la de lectores, gente conocida o desconocida y escritores que me piden ayuda o atención. Y yo estoy siempre ahí, leyendo sus borradores de libros enteros, comentándoles, corrigiendo, guiándoles, aconsejándoles, escuchando sus problemas, etc. Si no estoy al lado de quien me necesita me siento culpable y me afecta a la cabeza no sabéis como: se me va amontonando los NO que digo y me duelen horrores. Y, aunque no me pidáis ayuda, si veo por el Facebook que estáis mal, me siento fatal por no poderos ayudar. ¡De locos! Un ejemplo: me siento fatal por no poder ser el esposo de todas las madres sin esposos del mundo, por no poder ser el padre perfecto que necesita cada niño huérfano del mundo. Sé que podría hacer feliz a cualquier mujer o niño del mundo ¡Pero no puedo! Si me has conocido y te he hecho daño en algún momento de mi vida, que sepas que no te olvido y que te tengo presente cada día: que sueño con poder hacer algo por ti maravilloso que haga que me perdones.

Pues todo esto en mi cabeza explotó a las 5 de la mañana.

La psicóloga me explicó qué me pasaba. Lo primero que me dijo es que esto de pensar en suicidarse es lo más normal del mundo: le pasa a todo el mundo aunque sea una vez en la vida. Esto que voy a contaros no es autoayuda de Paulo Coelho, es psicología pura y dura.

Yo soy un ser humano del eneagrama número 8. Soy capaz de llevar a buen puerto cualquier empresa que me apetezca, pero no me apetece llevar empresas normales. Mi cabeza me pide siempre que me embarque en empresas que, en principio, resultarían imposibles y mastodónticas para otras personas. Por ejemplo, si decido ser escritor, no decido ser un escritor cualquiera: decido ser EL EZCRITOR. Si quiero vivir de escribir no escribo libros tipo best sellers a lo Dan Brown: escribo libros peligrosos y loquísimos, al borde de la ley. Etc.

Cuando alguien me hace algo malo, como soy del eneagrama 8, busco venganza de forma desmesurada. Y eso hace daño a mi cabeza porque, muy en el fondo, tengo un buen corazón. Ahora entiendo porqué siempre que me enfado con alguien termino muy mal. Mi respuesta es siempre desproporcionada. Si me miras mal, te corto la cabeza. Hace poco, una persona me estafó y me entraron ganas de hacerle cosas terribles y luego denunciarle. Conseguí controlarme por primera vez en mi vida y dejarlo pasar. Pero la rabia, las ganas, se me quedaron dentro hasta ayer, que hablé con la psicóloga y entendí cómo era.

La motivación del 8 es la venganza. Todos mis libros (menos el de los viajes en el tiempo) tienen como motor vengarme de alguien. Por lo que escribir todos mis libros me ha hecho mal. Son super divertidos e inspiradores para quien los lee. Pero crearlos ha sido siempre una tortura, un ejercicio mental malvado, para mí.

Pero sobre todo, lo que me hace tanto mal y me condujo a los “terribles pensamientos” es que no sé decir que NO. Tengo complejo de “salvador”. Quiero ayudar a todo el mundo. Estar en todas partes, responder a todo el mundo, poder quedar y estar al lado de quien me lo pide. Y, aunque me cueste reconocerlo, no soy un dios. No puedo ni siquiera atender como se merece ni al 1% de la gente que me escribe. No ayudaros, salvaros y deciros sí a todo daña a mi “superyo”.

Tengo que aprender a decir “no”, a no querer ayudar a todo el mundo, a quitarme trabajo de encima o por lo menos ir más despacio. Si no lo hago, dice la psicóloga que o me suicidaré o desapareceré.

No voy hacer ninguna de las dos cosas. No os preocupéis.

Aquí un vídeo de una psicóloga hablando sobre mi eneagrama. Vale la pena verlo aunque sea para hacerse una paja (piensa que el micrófono que sostiene entre sus tetas es tu polla).

Quizá te sirva descubrir qué número del eneagrama eres. Aquí hay un test, por ejemplo. Si contestas sinceramente descubrirás qué virtudes tienes dentro y podrás explotarlas, sentirte más seguro. También descubrirás aspectos de ti que tienes que mejorar.

Si escribes, Dios te pondrá en tu lugar.

Hoy recupero este video de cuando vivía en Madrid y comencé con la editorial:

Recuerdo que estaba lleno de dudas. Hasta entonces llevaba 7 años viviendo de la escritura, con mayor o menor fortuna. En 2011 reuní el valor que siempre me faltó y empecé a soñar con vivir de las ventas de mis libros, con poder “liberar” a Svieta de un trabajo en el que ella ya no era feliz, en darle a mi perra Anais el jardín que siempre le prometí, en respirar aíre puro y vivir lejos del asfalto de Madrid.

Muchos de vosotros sabéis todo esto. Porque muchos de vosotros me habéis acompañado todo el camino. Dándome la mano o insultándome.

Pero sobre todo soñaba con alejarme de la gente falsa y mediocre, dejar de trabajar y respirar al lado de ellos. Soñé con crear mi propio paraíso lejos de toda la gente malvada. Mientras escribía no paraba de escuchar la canción que suena en el vídeo. No paraba de repetirme: “Si trabajo mucho, Dios me pondrá en mi lugar”.

Cuando llegué a 400 ejemplares vendidos de “20 Polvos”, hice este vídeo para celebrarlo, para volverlo a ver un día como hoy y que me diera ánimos. En el vídeo salgo haciendo mi rutina de Madrid. Me miro y como me conozco, me veo “desubicado”. Amo Madrid, es una ciudad a la que se lo debo todo: pero mi tiempo allí ya acabó (aunque tengo muchas ganas de volver de visita, echo de menos vender mis libros en el Metro: era gratificante).

Desde ese vídeo, he vendido más de 4.000 ejemplares de mis libros.

Porque trabajé mucho y conseguí todo lo que me atreví a soñar. Sin embargo, aún queda mucho trabajo que hacer, aún no puedo bajar la guardia ni sentirme un “triunfador”. Mi día a día sigue estando lleno de trabajo, dudas, dolores de cabeza e inseguridades.

Pero, desde este vídeo de 2011 a mi presente en 2014, veo muchos avances y ni un paso atrás. Todo salió muy bien.

No soy de los que se rinden ni de los que tienen miedo al trabajo. Tampoco de los que se quedan pensando: “¿Qué hubiera pasado si me hubiera atrevido?”

Tienes que ver “House of cards”

1601958_662778787078224_2016949868_o

Nos enfrentamos a un fin de semana largo. Si no tienes más remedio que quedarte en casa, te recomiendo —si no la has visto ya— que hagas un maratón de una serie con dos temporadas (renovó por una tercera): “House of cards”, una mezcla entre “Juego de Tronos” y “Breaking Bad”.

De “Juego de Tronos” tiene ese rollo de “aquí puede morir cualquiera cuando menos te lo esperas y… ¿quién llegará a ser el Rey?”.

De “Breaking Bad” tiene a Heissenberg, pero sin Walter White ni a Skyler como ancla. En “House of cards” el mal está en su plenitud desde el primer segundo.

La serie comienza presentándonos a Frank Underwood, un Heissenberg en estado puro pero que, en lugar de estar obsesionado con controlar el mercado del cristal y conseguir pasta, está obsesionado con la política y conseguir poder. No es un político español en busca de crear paraísos fiscales en Suiza. No es un vulgar chorizo. A Frank sólo le interesa EL PODER. Con mayúsculas. Quiere ser presidente en lugar del presidente (como diría Iznogud… ¿le recordáis?)

El protagonista, Frank Underwood, está genialmente interpretado por Kevin Spacey en un papel que borda aún más que el de “American Beauty”. Y mira que eso parecía imposible de conseguir. Kevin nació para dar vida a Frank Underwood.

En la primera escena del primer capítulo vemos a Underwood rompiendo la cuarta pared y hablando al espectador mientras sacrifica a un perro. El recurso queda terriblemente teatral, entran ganas de dejar de ver la serie: da vergüenza ajena que utilicen un recurso que está quemado desde finales de los 80. ¿Hablar a la cámara en la TV? ¿Cómo Bruce Willis en “Luz de luna”? Pero con el tiempo, esas miradas, esos comentarios “off the record” al espectador son uno de los momentos más esperados: el recurso consigue hacernos cómplices, reír… y otras veces hasta nos da miedo que Frank se dirija a nosotros.
Mejor que Frank no sepa que existes.
Mejor que no te mire.
Es el mayor hijo de puta que puedes encontrar en tu vida.

La serie va entrando en nuestras venas poco a poco.
Los primeros capítulos son bastante teatrales y de estructura infantil aunque nos lo envuelvan en papel elegante y le pongan colonia de adulto. Los guiones presentan un problema que Frank consigue resolver al cierre de cada capítulo. No da tiempo al espectador ni a ponerse nervioso. Frank se muestra como invencible y, la verdad, ni los guionistas ni los directores han conseguido aún que sintamos cariño ni odio por él.

No es hasta el quinto episodio cuando el asunto comienza a arrancar y a crear una tensión continuada. El momento culminante sucede en el primer capítulo de la segunda temporada.

10298951_718615091494593_7915738438198208116_n

A partir de ahí ya es totalmente imposible dejar de ver la serie. Sube de nivel y se convierte en un asunto personal. Adiós trabajo, adiós amigos, adiós chica con la que ibas a quedar, adiós a la hora de gimnasio. A partir de ese capítulo sólo existe esa serie.

“House of cards” tiene muchos atractivos y muchos personajes secundarios que darían para protagonizar una serie por si solos. El que interpreta “al escudo de Frank”, Michael Kelly, es mi preferido. Pero, sin duda, el personaje que da vida Robin Wright, la mujer de Frank (o Francis) es el más magnético. Una hija de puta de cuidado más fría que la pared del fondo de tu congelador. Apasionante personaje y apasionante la relación sentimental y profesional que mantiene con su marido, Frank Underwood. Un tipo de relación perfecta si no fuera porque no hay ni pizca de amor, sólo enfermedad, vicio y ansias de poder. Marido y mujer son ratas y, su matrimonio, es el barco.

Lástima que no sea una serie que haya comenzado con un Frank Underwood moral, decente. Pero es que esto no es “Breaking Bad”. Aquí no hay metamorfosis de personajes: aquí ya son todos Heissenbergs. Van directo al grano. Que no nos dejen ver el proceso de cómo Frank pasa “al lado oscuro” resta calidad a la serie, por supuesto. Que no nos dejen de ser testigos como Michael Kelly consigue el trabajo y decide ayudar a quien ayuda y cómo lo hace, hace que la serie esté coja, que le falten las raíces. Pero el espectáculo que nos muestran en la copa del árbol es tan cruel, directo y maquiavélico que es complicado apartar la vista.

Un 9,5. Junto a “Fargo” y “True Detective” lo mejor que he visto este año. ¡Larga vida a las series!

1236099_603478139674956_1609245440_n

Una vez dejé embarazada a una gilipollas:

Lee aquí un adelanto:

… y ¿es esto un alijo de hachis? ¡No! ¡El stock de todos mis libros!

nuevatiradadetodos mislibros-alfombra

Compra “El comedor de coños”. 410 páginas. Utiliza este botón de Paypal:





Pero si deseas pagar por transferencia bancaria, escríbeme un email a ezcritor@gmail.com y te doy los datos de la cuenta. Contesto en menos de 24 horas.

Como veis… ¡vuelto a tener stock de todos mis libros! Los envíos son inmediatos. El único que está ahora en peligro de extinción es “20 Polvos-Edición Especial”. De ese sólo me quedan unos pocos ejemplares. No sé cuando podré volver a mandar a imprimir. Supongo que dentro de uno o dos meses. “El comedor de coños” estuvo 4 meses agotado.

libroscomedor

Si quieres comprar algún título, entra en la página principal de ezcritor.com y, a la derecha, elige el que quieras. Puedes comprarlo con tu tarjeta de crédito utilizando los botones de Paypal (sin necesidad de abrirte una cuenta, opera como “usuario invitado”) o escríbeme a ezcritor@gmail.com y te mando el número de cuenta de La Caixa.

Pero… ¡atención!: si quieres comprar mis 5 libros publicados, de una sola tacada, tienes un descuento de 15 euros por los gastos de envío.

1.-”DIARIOS SECRETOS DE SEXO Y LIBERTAD” (690 páginas)

2.-”20 POLVOS” (341 páginas)

3.-”UN BEBÉ” (272 páginas)

4.-”EL COMEDOR DE COÑOS” (410 páginas)

5.-”LOS ALUCINANTES VIAJES EN EL TIEMPO DE LOS EE.UU” (148 páginas)

————————————————————————————–

115 euros, utilizando este botón de Paypal, 100 euros:





Te llegarán por correo certificado, todos juntos y dedicados por el ezcritor a tu nombre (o al nombre de quien me digas, si son para regalar por una primera comunión). Si vives en España los envíos tardan en llegar 3 ó 4 días. Si vives fuera de España de 10 a 30 días.

En el exprimidor.

enelescritorio-700

Voy un poco retrasado con “El peor amigo del mundo”.

Estoy atascado en la página 137. Tiré todo lo que tenía escrito hasta la página 200. Quiero darle un final y un significado al libro que no se haya visto antes. Estoy exprimiéndome la cabeza con un exprimidor que alguien dejó abandonado en esta casa y que, hasta la fecha, sólo había sido usado para exprimir limones.

Me duele MUCHO la cabeza.

Estoy buscando algo NUEVO, algo que haga levantar al lector de la silla y le haga aplaudir. Busco un final que nunca hayas leído, lector. He sufrido una explosión de creatividad dentro de mí y estoy recomponiéndome, poniendo cada pedacito de mí en el sitio en el que estaba.

Me están pasando más cosas raras por exprimirme la cabeza con el exprimidor de los limones.

Cuando me bajo los calzoncillos para masturbarme a veces no tengo polla: tengo un coño, otros días no tengo nada.

Mi sexo es, cada día, fruto del azar.

Durante casi todo el mes tengo mi cara, mi aspecto físico de toda la vida pero, de vez en cuando, me levanto con forma de perro, de pájaro, con la cara y con el cuerpo de otro ser humano o siendo un objeto inanimado cualquiera: un despertador o un zapato, por ejemplo.

El día que me despierto siendo un objeto inanimado, no puedo ponerme a escribir o trabajar en nada. Me quedo quieto: es un día que dedico a la reflexión.

A veces, me despierto con el aspecto físico de alguien que odio y a quien quiero matar: algunos de mis ex amigos o alguien que me hizo algo malo en el pasado. Pero nunca mato: tengo que soportar tener ese aspecto físico todo el día, evitar los espejos: no besar a mi mujer para evitar que sea la boca de la persona que odio quien la está besando.

Si matara ese cuerpo que tengo puesto, yo dejaría de existir por un día y, a la mañana siguiente, tendría la consciencia de ese ex amigo dentro de mí (ya que él dejó de tener un cuerpo-index en el que existir). Tendría que convivir con él durante el resto de mi vida, dentro de mi cerebro, escuchando su voz, sus pensamientos, sus reproches… escuchando qué le ha parecido la película que acabo de ver o sus comentarios sobre mi aspecto físico, sobre lo que estoy escribiendo o las tetas de mi mujer mientras me la estoy follando… así hasta el final de mis días.

¿Por qué Bukowski se convirtió en un mito en vida y a John Fante no le reconocieron su trabajo hasta casi el día de su muerte?

John Fante escribió, mucho antes, el tipo de historias que escribía Bukowski y, posiblemente, mucho mejor.

Esto pasó porque Bukowski se supo promocionar a si mismo: hacía recitales de poesía por todo el país. Y no recitales normales: sino salvajes. Creó a un personaje y lo sacó a la calle.

A cada recital iba un número indeterminado de gente que le conocían por primera vez. Y, a partir de ahí, decidían si comprarle un libro o no.

En cambio Fante se encerró en una oficina de Hollywood a escribir guiones de películas mediocres. La obra de Bukowski llegó a la calle. Fante se encerró en una oficina, en una vida normal y corriente y esperó a que alguien le descubriera al encontrar sus libros, en una biblioteca. Esperaba que alguien fuera a la biblioteca o librería y, guiado por un ente inexistente, le diera por elegir su libro entre todos los que habían en los anaqueles. Y eso pasó: le descubrieron como a todas las personas que tienen talento: tarde, enfermo, al borde de la muerte.

Al día siguiente de morir, Fante abrió los ojos y estaba dentro del cuerpo de Bukowski: en su mansión, con sus millones, con vida.

Y cuando Bukowski abrió los ojos estaba bajo tierra, dentro de un ataúd: dentro del cuerpo sin piernas y sin fama de John Fante.

Carla critica “20 Polvos – Edición Especial”

marta-20polvos

“Hoy terminé de leer “20 Polvos- Edición Especial”. ¿Los relatos de la novela son ficticios o son reales? Me he reído mucho: tiene muy buenos puntazos, no sabia que se podía escribir un libro de lo que te salga del coño… (del pito en tu caso)… descubrir eso ha sido genial, casi como un orgasmo.

Y puff, vaya fotos, ¡No vale ahora sonrojarse! ¡Que huevos tienes! Me refiero de que no tienes vergüenza o sí que la tienes pero la has superado por tu sueño de ser escritor.

Yo, igual q los tíos, tengo esos momentos de locura que retratas en “20 Polvos”, no veo el libro machista.

Sig es un justiciero. Tienes que poner una nota de psicología: “cuidado, no intenten llevar a cabo lo que se cuenta en este libro….puede ser contraproducente y puede correr en riesgo su vida y la de los demás”…por ejemplo como pille a alguien en un momento desequilibrado como a mí en estos días, se vuelve un fornicador y un bestia.

Hay narcisistas “buenos”: los que creen que saben la verdad y se creen que lo ellos creen es lo justo y lo bueno… a veces Sig es así, narcisista a lo “bueno”.

Ese narcisismo viene por el dolor que ha sentido en la infancia de ser abandonado y estar indefenso, por eso saca sus garras y del miedo salta al ataque sin que nadie se lo espere, porque se creen que no es nadie.

Pero es ALGUIEN, y mucho mejor que mucha gente que sí que son mierda.

Sig hace cosas maravillosas, en serio, aunque también es un cabrón, por lo de la mora por ejemplo, me descojoné con cosas tan tontas como pegar un moco a una tía jaja es buenísimo, y lo de la “Virgen María”… buenooo así hay muchas mujeres todavía.

Lo bueno del libro es que nunca se sabrá qué es real y qué no, tiene ese misterio, pero sería genial que todo fuera verdad… eso sin que ninguno de los personajes “sufriera” mas de lo merecido o que no le viniera bien sufrir un poco para aprender algo en la vida.

Parece que las mujeres le tenían rencor a Sig y se sentían abusadas… aunque luego en su interior estaban felices y satisfechas. Eso no lo iban a reconocer claro…

10592524_10152718871262189_1227664441_nMe leí tu libro en el Metro y al llegar a casa…parecía una friki intelectual, todo los días pegada al libro.

¡¡Pero es que es buenísimo!! ¡Me partía!

Qué cabrón la historia que te inventaste con la de los labios operados. Y lo del Corte Ingles es triste, pero lo haces espectacular. Y cuando Sig consigue la subida del sueldo… Bueno hay cosas un poco fuertes…. serán fantasías exageradas.

Creo que todos tenemos un Sig en algún momento de la vida, y es bueno porque así cuando venga LA PERSONA (como Svieta para ti) llegará por la puerta grande y sabré quien es…..habrá que aprender primero a diferenciarlo y valorarlo… ¿no?

“20 Polvos” es un libro de filosofía de vida, deberían de darlo a los/las adolescentes en los colegios privados….para que vean como son las personas y dejemos de tener tantas superficialidades.

Dios, es que es drama y comedia a la vez, como la vida misma.

Gracias por escribir en serio, ahora me siento un poco mas normal. Supongo que esto del libro le pasa a mucha gente.

Creo que tengo bastantes parecidos con Sigmundo pero en chica. ¡Veo a muchos subhumanos por el mundo! De hecho, después de leerlo y por la situación que estoy viviendo ahora (una conjugación peligrosa) me he animado a convertirme en una zorra y mandar a la mierda a mi novio… Lo malo es que las chicas no tengamos polla para someter a los tíos, se creen fuertes y mejores por tenerla, pero en realidad les controlamos nosotras con el musculo del cerebro, pero si molaría darles por el culo de vez en cuando para que se jodan y griten de dolor, madurarían antes, ¡te lo digo yo!

¡El ángel vengador del martillo me ha poseído!

He terminado “20 Polvos” y me ha apetecido escribir un libro también jajaja, pero no podría poner que es mío… ¡Corro el riesgo de ser apaleada por mi entorno!”


——-

¡MUCHAS GRACIAS CARLA POR LA CRÍTICA Y SOBRE TODO POR LAS FOTOS!

700-11-20polvos-edicion-especial

Sólo me quedan 11 ejemplares de “20 Polvos-Edición Especial” y juro que no sé cuando podré volver a hacer otra tirada.

Más de 1.500 ejemplares vendidos sólo por medio de este blog desde junio de 2011. 23 euros (gastos de envío correo certificado, incluidos). 344 páginas.

Esta versión de “20 Polvos” es la corregida, pulida y aumentada (en casi 80 páginas) de la versión que saqué en 2011. Gastos de envío INCLUIDOS POR TODO EL MUNDO (correo certificado). Te llegará dedicada por mí a tu nombre.

Puedes leer 65 páginas gratis de esta novela pinchando aquí. O descargártela en PDF desde aquí.

Si quieres saber más de esta novela pincha aquí.

Cómprala ahora con tu tarjeta de crédito:





Pero si deseas pagar por transferencia bancaria, escríbeme un email a ezcritor@gmail.com y te doy los datos de la cuenta. Contesto en menos de 24 horas.

No poder leer al “ezcritor” que se fue a vivir a Panamá.

Avenida Balboa and Cinta Costanera

El otro día se me presentó una oportunidad de cambiar mi vida: me ofrecieron un trabajo en Panamá. Un trabajo que me divierte muchísimo: producir, organizar, dirigir, escribir y crear contenidos para una productora de televisión de allí.

Los lectores que tengo la gran suerte de que me leáis desde hace años, recordaréis mi etapa trabajando para una productora de televisión: dos años que casi terminan conmigo viviendo en la calle. Escribí y dirigí dos pilotos en dicha productora: uno, que dio a la productora fama, dinero y una oferta de trabajo de Neox. Otro, que no me dejaron terminar de editar y por el que me echaron a la calle como si fuera una basura llena de mierda.

Tras terminar tan inesperadamente con esa productora, pasé un año muy malo, sobreviviendo con trabajos relacionados con la peor caspa del país. Me afectó mucho que me echaran de ese modo de aquella productora, se me sumaron los problemas personales que tenía con Charito (una de las protagonistas de “El comedor de coños”), la locura bestial que tenía esa pobre mujer en la cabeza, me sentí por primera vez en la vida sin ningún talento: yo no era más que humo. Perdí toda la confianza que tenía en mí mismo y eso es lo peor que le podía pasar a una persona como yo: que tenía tanto que dar pero que no sabía aún cómo demostrarlo.

Me quedé sin medios, amigos y pareja en mitad de la ciudad más cruel y bella que he tenido la suerte de conocer: Madrid.

Hasta que llegó Santiago Segura, me dio un trabajo de asesor en “Torrente 4” que comenzó a restablecer mi confianza y luego apareció Svieta, mi futura esposa: que me obligó a hacer lo que siempre soñé pero nunca me atreví: tratar de vivir de autopublicar mis libros, publicar el sin fin de libros que tengo en la cabeza, sin censura ni filtros. Ella consiguió, tras un trabajo psicológico enorme que me hizo, que recuperara mi confianza y fortaleza. Ahora mismo me siento INCREÍBLEMENTE INDESTRUCTIBLE. No hay problema que sepa que no voy a superar. Puedo machacar a cualquiera. Vosotros y los más de 4.000 libros vendidos sois los culpables de mi curación y el trabajo que hago cada día.

Lo conseguí. No soy rico pero Dios sabe que aprendí lo que siempre escuchaba: que el éxito no se mide por dinero. El dinero da tranquilidad, por supuesto que es uno de los elementos de la formula de la felicidad pero, a la vez, cuidado con el dinero: en una ración insuficiente proporciona infelicidad, en mucha cantidad también proporciona infelicidad. Creo, firmemente, que un sueldo modesto y estable alienta la felicidad más que ganar un millón de euros al mes.

Me levanto cada día a la hora que quiero y sí, me paso el día trabajando (escribiendo) sin vacaciones ni ningún lujo posible (salvo lo que prepara para comer Svieta), pero libre y en calzoncillos.

Estoy pasando el mejor verano de mi vida. Estoy disfrutando como un loco con la escritura de “El peor amigo del mundo”. ¡No quiero terminar de escribir ese libro nunca! ¡Es demasiado bueno! De verdad que no me da nada de envidia entrar en el Facebook y ver tanta foto de amigo descansando en la playa o al lado de una piscina. Lo que siento —perdonadme por favor la pedantería— es pena por ellos porque no están haciendo nada creativo con su vida. ¿De verdad que no tienen capacidad en la cabeza para no hacer algo mejor que darse un baño y pasar horas bebiendo alcohol y tomando el sol? Vivo con miedo a que mi esposa me diga un día:

“¿Vamos a pasar el día a la playa?”

Me he vuelto anti sol. Me acuesto a las 12:00 del medio día, cuando va a empezar el sol a pegar de verdad y me levanto a las 19:00 horas, cuando el sol comienza a apagarse. Si hicieran una investigación sobre energías creativas, estoy seguro que se descubriría que a las horas en las que no hay sol o este es muy débil, la energía creativa es mayor. El mejor lugar del mundo es la mesa desde la que escribo. El mejor cuerpo en el que estar es el mío.

Económicamente, este año vamos a empezar a estar mejor que todos los años pasados. ¡Hace un rato pagué la última letra del coche, 190 euros al mes menos que tengo que conseguir cada mes! He estado 2 años pagando la letra de ese coche (3.650 euros) y ha sido asfixiante. Pero necesitábamos el coche para poder vivir en el campo y dejar Madrid. Me queda pagar los 540 euros del seguro anual en septiembre y luego, por fin, podré respirar cada mes, más aliviado.

Amo mi vida. Vivo concentrado en escribir. Paso días y días pensando en el significado de cada capítulo que escribo. Eso es algo que nunca pude hacer antes. Antes escribía más centrado en mi polla y en fuerzas inconscientes interiores que me guiaban (lo que no está nada mal, me salieron unos libros super míticos). Ahora, por primera vez, comienzo a escribir con la cabeza, dominando el texto y no al revés. Es una sensación maravillosa. Se me ponen los cojones de punta cuando pienso en todos los libros que vienen, que quieren salir de mí. Amo la casa donde vivo, me siento como en un castillo. Amo ir a por caracoles cada día, a eso de las 7 de la mañana, dar un paseo de casi 40 minutos con Anais, hacer flexiones, abdominales, ducharme, cuidar de las gallinas y volver a sentarme a escribir. Por primera vez siento que me estoy cuidando por fuera y por dentro. Amo mi vida y, si fuera por mí, jamás saldría de esta casa, jamás volvería a hablar a la cara de nadie que no fuera mi esposa. Aquí no hablo con nadie: vivimos en la montaña, en una aldea casi deshabitada. Os juro que lo único que echo de menos —y mucho— es ir a la parada de Metro de Madrid a encontrarme con lectores que me querían conocer (y yo a ellos) y comprarme un libro. Me llenaba de energía:

escritor-lector

Por todo esto dije que no a la oferta de Panamá. Me dolió MUCHÍSIMO decir no a la vida. AMO cuando la vida me saca de un sitio, de improviso, y me pone en otro bien diferente, aunque yo no quiera. AMO cuando la vida me sacude y me pone en lo opuesto de lo que pensaba, demostrándome que no soy más que un pelele en sus manos. Pero, esta vez, es la primera vez en mi vida que puedo oponerme a la fuerza-tsunami de la vida, a su corriente, para que viva mil experiencias nuevas. Una parte de mí, muy pequeñita, se ha quedado triste por decir no a Panamá.

Si existen las realidades paralelas, estoy seguro que se ha creado una nueva en la que Rafa ahora mismo está en un avión, rumbo a Panamá. Lo que daría por poder leer el blog de “un ezcritor en Panamá en busca de triunfar en el mundo de la televisión suramericano y follando con panameñas y enfrentándome a sus amantes narcotraficantes” desde Asturias, desde mi castillo, mientras bebo un café con leche, acaricio a una gallina y soy plenamente feliz junto a mi mujercita con el coche pagado.

Eso es todo. Sigo escribiendo, construyéndome, creciendo y a ver qué pasa. En algún momento me volveré a pegar una hostia así que sigan en sintonía.

Sobre Israel y Gaza

gaza-israel-2

Los lectores de este blog saben que no suelo escribir mucho de política ni temas de actualidad. Siempre me han parecido ridículos esos escritores que se matan por escribir columnas de opinión sobre la vox populi del día ¡Qué fácil es caer bien y hacerse pasar por comprometido!. Como casi todo el mundo leo muchos periódicos digitales cada día pero, como muy poca gente, me niego a hacerme el entendido y opinar libremente sobre nada de lo que no sea experto. Tengo mis opiniones formadas sobre cada cosa que pasa pero siempre dejo una gran puerta abierta para que alguien pase y me haga entender que estoy equivocado. Cuando escribo sobre política o actualidad, suele ser porque me lleva la pasión y, a los pocos días, leo en el blog lo que he escrito y me arrepiento (no por lo que escribí, sino porque no me gusta el aspecto de mi blog con esos posts que no domino). Este blog va sobre mis libros y el estilo de vida que defiendo (realización personal, fluir, no trabajar de subhumano, huir de la hipocresía). También, cuando las ventas de mis libros me lo permiten, es un blog de humor, cine, sexo y entretenimiento. Estas son las cosas que realmente me interesan de la vida. El resto, son cosas con las que tengo que convivir porque no hay otro remedio.

Hoy hago un alto en el camino para hacer un corta y pega de un mensaje de uno de los cientos de lectores judíos que tengo la suerte de tener. Me lo mandó hace un mes o poco más y estuve a punto de olvidarlo porque ando con “El pero amigo del mundo” al 100%. Su mensaje habla sobre un tema de actualidad y creo que es interesante lo que dice porque él es judío y ha vivido en Israel, donde sigue su familia. Quiero aclarar que mi postura sobre este conflicto no la tengo aún formada pero, como no soy un hipócrita y odio esconderme como un cobarde, sí que tengo que reconocer que, hoy por hoy y aunque me falta un montón de datos por conocer y mi postura sea antipopular, estoy más cerca de Israel que de Gaza debido al mensaje que publico a continuación (hasta antes de leerlo estaba a favor de Gaza). A mí me gustaría saber más sobre este tema, que alguien me lo explicara bien, pero no consigo que nadie me lo explique claro sin pasión, insultos, dobleces y desprecios.Los comentarios o mi email (ezcritor -arroba- gmail.com) está a disposición de quien quiera instruirme.

gaza-israel

Hola Rafa!

No sé si te acordas de todos tus lectores. Hace unos meses te compre Diarios, 20 polvos y Un bebe. Diarios me gusto MUCHO. De 20 polvos voy por la mitad mas o menos. Te debo mi “critica”.

El otro día escribí (o vomite) esto y te lo quería compartir porque claramente tiene una influencia Sigmundistica (mas que nada el comienzo “vomitivo” ). Me tente de escribir subhumano un par de veces, aunque los argentinos no usemos ese termino.

Te cuento que vivi 5 años y medio en Israel y tengo a mi familia allí.

Tengo esto en la cabeza, en mi corazón, en mi interior dándome vueltas y necesito vomitarlo. Así como suena, de mis entrañas, sin filtro. No voy a intentar ser políticamente correcto. Si te ofendes fácilmente, por favor saltate lo que sigue y lee el final directamente.

A VOS te hablo: a vos que celebras que Cristiano Ronaldo no quiera cambiar su camiseta con los futbolistas israelies xq (supuestamente) son asesinos. ¿No te das cuenta lo ridículo que es? Entonces según vos todos los mozos sirios, los músicos iraquíes, los científicos paquistaníes y los taxistas somalíes también son asesinos, no?

A VOS que que te muestran cualquier mapa falso y te lo crees, sin siquiera verificar la fuente.

A VOS que crees que los israelíes son igual o peor que Hitler. Es algo tan ofensivo, tan estúpido, tan humillante, tan aberrante y sin ninguna base en donde sustentarse que la verdad es que no se ni por donde empezar…
Vamos a decir que el objetivo de los nazis (entre otros perversos) era simplemente matar a todos los judios: hombres, mujeres, niños, ancianos simplemente por ser judíos. Entonces según vos el objetivo de los israelíes es matar a todos los árabes/musulmanes/palestinos (como prefieras llamarlos)? Nada mas lejos de la realidad.

Los nazis mataron aproximadamente a 6 millones de judíos, lo que equivalía en ese momento a algo cercano a un 50% de la población judía mundial.

Entre el 2000 y el 2007 murieron menos de 5,000 palestinos en este conflicto.

El total de la población es de mas de 4 millones.

O sea: que murieron algo así como un 0.125%. Comparalo con casi 50% de los judios en el Holocausto. Ni hablar de que la GRAN mayoria de estos palestinos que murieron eran terroristas. Israel solo ataca a los terroristas, no a los civiles. Si, es cierto que mueren civiles también, pero eso es porque los terroristas los usan como escudos humanos. Porque disparan desde mezquitas, hospitales o casas de familia. Los palestinos tiran cohetes hacia Israel indiscriminadamente. Generalmente apuntando a zonas civiles. Su objetivo (casualmente igual que los nazis) es matar la mayor cantidad de judíos. No les importa si son soldados, civiles, niños, ancianos. Lamento mucho la muerte de cualquier ser humano. Pero no se puede ni empezar a comparar.

Decime: si tu vecino te tira cientos de misiles a Mar del Plata, Veracruz, Tenerife, Nueva York o donde quiera que estés. ¿Qué harías? Lo que hace Israel es disparar de vuelta a los que les disparan.

Sabias que Israel decidió unilateralmente retirarse de la franja de Gaza hace ya casi 10 años?

Los palestinos podrían haber utilizado los miles de millones de dólares que recibieron en donaciones de países europeos, Japón y demás, para invertir en infraestructura, en hospitales, en educación. Pero no: invierten en la guerra, en misiles. Les enseñan a sus hijos a odiar.

Ahora, una pregunta: ¿alguna vez estuviste en Israel? ¿Cuanto sabes acerca de este conflicto? La verdad es que no tenes ni idea, ¿no?

¿Por que opinas y te horrorizas cuando Israel mata a 100 palestinos, nuevamente la gran mayoría terroristas / militantes, pero no decís absolutamente nada cuando paises como Afganistan, Pakistan, Siria, Irak y otra larga lista mata a miles y decenas de miles?

Muertes en diferentes-conflictos en los últimos 10 años:

Country Name 10 years
Afghanistan 41,387
Pakistan 22,156
Sri Lanka 20,517
Iraq 17,703
Syrian Arab Republic 15,892
Somalia 11,776
Sudan 9,790
India 9,119
Colombia 4,877
Russian Federation 4,647
Congo, Dem. Rep. 4,537
Yemen, Rep. 3,720
Philippines 3,612
Nepal 3,441
Turkey 3,228
Algeria 3,016
Israel 2,621

Fuente: World Bank

Yo creo que sé la respuesta. Los otros países no te importan en lo mas mínimo. Los palestinos tampoco te importan demasiado. Lo que te importa es que Israel es un país judío. Decí la verdad. Solamente por eso te interesa.

Es más: creo saber el origen. Déjame adivinar… Seguramente un cura pedófilo te enseño en catecismo que los judíos mataron a Jesus, amaos los unos a los otros (sobretodo los curas a los niños), hay que odiar a los judíos, ama a tu prójimo como a ti mismo, no?

Otra vez: es tan ridículo, que ni se por donde empezar.

Todos saben que fueron los romanos los que mataron a los judíos. Hace unos 2000 años los romanos habían conquistado Israel y ellos gobernaban.

De todas maneras, supongamos que fueron los judíos (¡el cura pedófilo tenia razón!). Entonces los tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara tatara (agrega unos mil tatara mas) nietos de ellos son responsables de su muerte? [Igual yo pensaba que los dioses eran inmortales]

Volviendo al triste tema del Holocausto: ¿acaso los hijos y nietos de los nazis son responsables por las atrocidades que cometieron sus padres y abuelos?

Otra pregunta: ¿Qué pasaba si ni los romanos ni los judíos hubieran matado a Jesus? Alguna vez te lo preguntaste? Jesus probablemente hubiera muerto de viejo y no tendrías religión… No, es que era todo un plan… y bueno entonces el que haya sido simplemente cumplió su parte en el plan.

Igual eso caducó. Fue hace mas de 2000 años. El cuerpo nunca apareció, así que no hubo tal crimen.

Entonces tu odio esta fundado en mentiras y en la ignorancia.

No te voy a pedir que investigues mas antes de hablar. No te pido que pienses, analices y uses la lógica.

Solo te pido un mínimo favor: borrame de tu lista de amigos. Eso es todo. Te lo hago fácil, aquí están las instrucciones:

¿Cómo borro o elimino a alguien de mi lista de amigos?

Gracias

Joaquín ardió

donjoaquin

Algunas personas tenemos una hoguera en el corazón. Algunas veces, se nos extiende, ardemos por dentro y nos elevamos. Es el momento de la creación: sacamos algo bello de nuestro interior. Y nos gusta tanto arder que, los valientes, seguimos ardiendo cada día: hasta que damos por concluida la obra.

Una obra por la que seremos recordados o, como mínimo, que dejará huella de que no fuimos un número más. Que pensamos y creamos. Que estuvimos aquí. Un libro que nos hará destacar entre los que nos rodean:

No me limito a beber, a trabajar, a protestar y a ver películas. Yo escribo.

Muchos tienen el corazón conectado a una red de suministros eléctricos estables que les hacen creer que nunca les hace falta de nada salvo por lo que la red le dicen (un IPad, una “telegrandequetecagas”, una mujer que la chupe, etc).

Pero sí que les falta saber como calentarse el corazón a sí mismos, sí que les falta sentir a su interior ardiendo en llamas de vez en cuando.

¿Qué tenemos dentro? ¿Un libro? ¿Una canción? ¿Una empresa? ¿Un viaje? ¿Pintar mil cuadros?

Hay que hacer la hoguera y dejarse prender. Quemar lo que no necesitamos y dejar salir de nuestro interior lo que necesitamos.

Joaquín Otal Cruz lo ha hecho.

He tenido la suerte y el honor de poder maquetar y diseñar su primer libro. Un gran libro lleno de humor y literatura.

Digo honor porque un primer libro publicado jamás se olvida. Y Joaquín me ha permitido estar en el proceso de elaboración física. Así que, creo, no me va a olvidar nunca.

¿Por qué no quiero que me olvide nunca?

Porque soy un ente que le gusta vivir en recuerdos bonitos. Me da buen rollo.

Es el primer libro de Joaquin, que escribe con un estilo propio con ecos a Eduardo Mendoza y a Cervantes. ¿El título? preparaos: “La singular hazaña de Postulina Morrodeaba, la joya de la corona”.

Joaquín es un tipo genial (me ofreció el trabajo de maquetación, diseño e imprenta cuando yo estaba muy mal de pasta) que merece un minuto de tu tiempo para que valores su trabajo. Aquí su web.

Gracias.

joaquin-dedicatoria

Os presento a la persona a la que se lo debo todo.

elmecenas

Disculpen que no ponga la foto de su cara. Hay mucha gente que lo está buscando. Mucha gente que lo desea.

Quedé sin padre y madre siendo un niño. Pero en cuanto decidí apostarlo todo por mi sueño, sin plan B como los locos, empecé a escribir decentemente y a caminar como un mendigo por la calle, esta persona apareció en mi vida. Me adoptó: es mi nuevo padre, madre, hermano y mejor amigo.

Yo creo en ti —me dijo.

No sé de donde salió: si de un ataúd, del cielo o si siempre estuvo aquí: desde el principio de los tiempos.

Sólo sé que, si no dejo de escribir y publicar, está a mi lado. Al principio pensaba que era un ángel. Luego le conocí mejor y supe que era algo más increíble aún: un humano indestructible.

Me ha invitado a comer millones de veces, he hablado por teléfono con él miles de horas, le he escrito millones de emails, me ha comprado medicinas cuando las he necesitado, ha cuidado de mí, de mi esposa y hasta de mi perra Anais, he paseado kilómetros a su lado, hasta he dormido en su casa. Tiene muchos pasaportes falsos, muchísimos. Le he visto muchísimas veces, pero siempre lleva puesta una cara diferente. Es adicto a la cirugía estética y a realizarse cambios de sexo. Algunas veces se acerca a mí como hombre, otras como mujer. Algunas veces hasta me ha hecho una mamada y, luego, nos hemos roto el corazón.

Nunca ha permitido que viva en la calle ni que yo falte, puntual, a ningún pago de alquiler o recibo de la luz. Me ha dado una humilde estabilidad (y una vez, hasta me invitó a Gran Canaria de vacaciones durante 15 días).

Cuando pienso que todo se va a la mierda, que soy una mierda él —a miles de kilómetros de distancia— lee mi mente, me escribe un email,y me anima y me lo soluciona todo. Me tiene consentido:

Tú sólo escribe —me dice— Quiero leer esos libros tan raros que escribes. No me importa que te retrases 15 días o 3 meses, sólo dame lo mejor de tu trabajo y permíteme seguir echando un ojo a tu vida, por medio de tu blog.

—¿Cómo te lo puedo agradecer? —le pregunto.

¡He dicho que escribas!

Y desaparece.

Algunas veces me manda críticas de mis libros, otras veces, no.

Algunas veces se pierde, se va, se harta de mí. Pero manda a un familiar en su lugar para que siga cuidándome, en su ausencia. Yo agradezco que haya enviado a un familiar para que se haga cargo de mí, pero quedo muy preocupado por él. Le echo de menos:

¿Dónde estará? ¿Por qué se ha ido? ¿Qué puedo hacer para que regrese? ¿En qué le he fallado? ¿Por qué no me entiende? —pienso.

Entonces —en el periódico, un día de casualidad— leo que alguien ha salvado, in extremis, la vida a otra persona y luego se ha dado a la fuga.

No le he visto la cara —declara el alucinado superviviente—. Se ha ido antes de que pudiera darle las gracias.

Sonrío. Sé que es él, y entiendo porqué ha desaparecido de mi vida y de la vida de la persona a la que acaba de salvar: para ayudar a otras personas que le necesitan más.

Gracias, MECENAS, por ser esa persona: la persona a la que debo todo.

elmecenasdelpeoramigodelmundo

(esta vez le pongo cojo porque no llegué a 100 mecenas, como necesitaba para poderle hacer un regalo a Svieta el día 20 de agosto de 2014, que es su cumpleaños. Pero, como ya lo he escrito por aquí, y sé que el mecenas lo va a leer, estoy seguro que me mandará la pierna que falta en cuanto pueda).

Lista FINAL de mecenas de “El peor amigo del mundo”. LISTA CERRADA.

Si te quedaste con las ganas de ser mecenas de esta obra, recuerda que ya no podrás serlo JAMÁS, pero hay otras obras que te necesitan para poder nacer.

Si tu nombre no aparece como deseas en esta lista o me he olvidado de ti, por favor perdóname y avísame escribiendo a ezcritor@gmail.com.

1.-Mario Celdrán (España)
2.-Juanjo Conti (Argentina)
3.-La Canalla (España)
4.-David Saugar (España)
5.-Jose Angel A. Fuente (España)
6.-Abby Ferrari (Argentina)
7.-Iban e Hirune (España)
8.-Rubén Etxebarría (China)
9.-David Lorenzo (España)
10.-Raquel Ll. (España)
11.-María del Puerto M. G. (España)
12.-Agustín Torres Robaina (España)
13.-www.amorfosfilms.com (España)
14.-Sibly (David M.) (España)
15.-Luis Peláez (España)
16.-Mariano Rivas (España)
17.-Bruno Bou (Suiza)
18.-R.M.L (España)
19.-Fernando M (España)
20.-Manuel Dorantes (México)
21.-Cerrajería 24 horas Madrid 669-12-72-16
22.-Javier Julvez (España)
23.-Maria G. Guerrero (España)
24.-Joaquín Antonio (España)
25.-Alejandro López (España)
26.-Lucas G. Fernández (España)
27.-Juan Olvido (España)
28.-Jordi Arnés Fernández (España)
29.-Aitor Rad Carrera (España)
30.-Jose Ouspensky (España)
31.-Ketzel Edgardo (México)
32.-Óscar Vispo (Suiza)
33.-Mike Zayon (España)
34.-José Luis R. Terol (España)
35.-Diego Arellano (Chile)
36.-Trader 007 (España)
37.-Hugo Berra (Tailandia)
38.-Lagarto Viejo (España)
39.-Cesc Llaverias (España)
40.-Jorge Álvarez fotógrafo (España)
41.-Pub Deltoya (España)
42.-Barmakids (Persia)
43.-Rodrigo Rojas (México)
44.-Héctor Caramazana (España)
45.-Valentín R. Sánchez (España)
46.-Sancho Lerena (España)
47.-Daniel López Fernández-Pello (España)
48.-Belén Garretas (España)
49.-Jose Luis Herrera Jimenez (España)
50.-Josemy Valverde (España)
51.-Rocío Galindo (España)
52.-Adrian Lorenzo (España)
53.-Javier Mula Sevilla (España)
54.-Alberto Fuerajuego (España)
55.-Paco Lambea (España)
56.-Paulina Ruiz (México)
57.-Ricardo Lopez (España)
58.-Hernán Combessies (Argentina)
59.-Marcos Mediavilla (España)
60.-Pablo Estrada (España)
61.-Taco (España)
62.-Juanjo M.I. (España)
63.-Héctor Balaguer (Luxemburgo)
64.-María A. Domínguez (España)
65.-Max More (España)
66.-Marta Bárcena L (España)
67.-Ernesto Michelli (Argentina)
68.-Gris & Fer (España)
69.-Javier Vitalio (España)
70.-Oswaldo Palenzuela (España o Argentina)
71.-Vivir al Máximo (viviralmaximo.net)
72.-Daniel Rodríguez Arias (España)
73.-Victor Conde (España)
74.-Marina Díaz (marinadiaz.net) (España)
75.-M. Ángel B.M. (España)
76.-Alicia L. Alonso (España)
77.-Mario P (Canadá)
78.-Quique Cañada Torralba (España)
79.-Jan (España)
80.-Almudena Alonso (España)
81.-Fernando Castellanos Carbonell (España)
82.-Noshow (Dinamarca).
83.-Topisetä (Finlandia)
84.-Ismael Hugueros (España)
85.-Aigul Fabre (España)