relatos

realidades paralelasrelatos

Diario de la independencia Continue Reading

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 7135

Leer más

relatos

Año 2068.
Tengo 94 años.
Hace tiempo que todos mis seres queridos murieron.
Estoy solo. Continue Reading

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 14787

Leer más

relatosVida

Alguna vez te quedaste sin amigos en la vida? ¿Y sin familia? ¿Recuerdas la peor racha económica de tu vida? ¿Alguna vez has pensado que hay algo enfermo dentro de ti y no puedes amar a nadie? ¿Alguna vez te has alimentado semanas sólo a base de un euro con cincuenta de churros al dia? ¿Recuerdas alguna vez que todo esto te pasara de forma continuada durante meses? ¿Y que no vieras salida? Continue Reading

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 8466

Leer más

relatosVida

Hoy recordé a un amigo de la infancia que era un poco coñazo y que se enfadaba mucho conmigo porque a mí me gustaba follar sin condón. Esta es la historia. Y este era yo a los 16 años: Continue Reading

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 11975

Leer más

relatos

Tengo que adelgazar 5 kilos. Cada día salgo a caminar una o dos horas. Tomo el móvil, enciendo la aplicación del Runstatic, salgo de casa con mi perra Anais Nin, un bastón y subo la montaña hasta llegar al menhir. Cuando llego, toco su fría superficie de mármol y le pido:

—Menhir, conviérteme en el mejor escritor de la historia de la literatura. Continue Reading

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 6544

Leer más

relatos

El anciano de un pueblo cercano está en sus últimos días. Se llama Eleuterio. Recibo esta carta: Continue Reading

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 2450

Leer más

relatos

—¿Pero qué rimas son estas, Whitman? —le pregunta con asco el editor.

—Eh… versos libres…
—¿Pero qué mierda es eso? ¿Es que no sabes nada de rima y metro? ¿Y tú te llamas poeta?
—Ehhh…
—¿Y cómo quieres titular esta mierda?
—”Hojas de Hierba”
—Aparte de que están mal escritos tienen demasiado sexo. Así no vas a llegar a ningún lado, Whitman. Cambia. Hazme caso, que yo de esto sé mucho.


Hoy es el aniversario de la muerte de Walt Whitman.
Otro pobre desgraciado que no tuvo otra que autoeditarse porque el mundo no estaba a su altura.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 1435

Leer más

La historia secreta de los SMS de Leticia y Javier

Mundo alucinanterealidades paralelasrelatos

Prince+Felipe+Prince+Felipe+Visits+Catalonian+GvFt2XXkUTyx El Rey Felipe juega a las casitas con sus hijas, en el suelo enmoquetado de las dependencias privadas del palacio real:

¿Dónde está mamá? —pregunta una de ellas.

El Rey Felipe la busca con la mirada: Letizia no se percata de que él la observa. Ella está escribiendo algo en su iPhone. Está alejada de ellos, frente la cama del dormitorio. Mientras escribe, ensimismada, Letizia sonríe de forma sospechosa a la pantalla del teléfono.

Está trabajando —contesta el Rey Felipe… con el ceño fruncido.

Han pasado unas horas: ahora Letizia está en el baño.

El Rey Felipe aprovecha para espiar el iPhone de Letizia: lee el mensaje que ella estaba escribiendo. Es este:

“Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabemos quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you)”.

¿Qué mierda es esta? ¿Quién coño es Javier? —piensa el Rey— Todo esto es de cajón. Cualquier hombre que ha tenido mundo sabe leer entre líneas. Sabe cómo se escriben los amantes.“Sabemos quién eres, sabemos quiénes somos” ¿SOMOS? “¿Nos conocemos?”… Esto significa que han tenido contacto físico… “¿Nos queremos?” …Eso es que hubo algo más… “¿Nos respetamos?” …Eso significa que tras lo que hicieron cada cual sigue con su vida como si aquí no hubiera pasado nada… “¿Compi yogui?”… Eso significa que se ven en clase de Yoga mientras yo me reuno con el inútil de Mariano Rajoy… “¿Miss you?”… Eso significa que Letizia tiene ganas de más. 

El Rey Felipe no lo duda: se suma a la conversación:

—”Me uno al chat, pero prefiero tener un rato para charlar sin intermediación electrónica ni telefónica. ¿Comemos mañana, Javier? Abrazos”.

A Javier el llega ese SMS a su teléfono: se sobresalta. Está con un amigo, en el hall de un hotel de lujo de Chueca, tomando una copa:

¡Coño! —dice Javier a su amigo— Es el Rey. ¡Que se ha metido en la conversación!
—¡Te ha pillado!
—Mierda. Estoy temblando. ¿Qué le digo?
—No sé. Yo que tú me iba del país ahora mismo, me hacía la cirugía estética, cambiaba ni nombre y no regresaba jamás.
—¡Sí! Eso le diré.

Javier escribe en su iPhone

“No puedo señor estoy en San Francisco. Vuelvo el domingo, pero si es necesario regreso antes”

El Rey escribe a Javier un nuevo SMS, frío. Muy frío:

—”¡Ahí va! Pues claro que no, hombre. Era por charlar con tranquilidad. Ya cuando vuelvas hablamos. Un abrazo y disfruta algo lejos de este barullo”.

Una semana después, la comida se celebra. Javier llega al castillo, temblando. Durante estos días ha estado mandando varios SMS  a Letizia, pero ella no le ha contestado. Un mayordomo, demasiado musculoso, le hace pasar al interior del castillo: le enseña las escaleras:

Por aquí, señor.

La escalera tiene más de 5.000 escalones. Cuando ya han subido 700 escalones, Javier no se controla: pregunta al mayordomo, fuera de sí y sudoroso.

—¡¿Por qué tantas escaleras?! ¡¿A dónde coño vamos?!
—Al Rey le apetecía almorzar con usted en lo alto de la torre Norte, señor. Hace un tiempo magnífico.
—¿Y no hay ascensor?
—Desafortunadamente, señor
—dice el mayordomo con una sonrisa—tras subir el Rey, se rompió.

—¿Y Letizia está arriba también?
—No. Letizia no almorzará con vosotros. En estos momentos está llegando a su salón de belleza favorito.

letizia-cuero

Javier traga saliva.

A la hora, llegan hasta el último escalón. Javier recompone su traje, seca el sudor de su frente y busca su mejor sonrisa para saludar al Rey:

—Buenas tardes, Majestad —dice haciendo una formal reverencia.

Como contestación: silencio.

El Rey le mira de arriba abajo. El Rey viste una camisa negra de cuello alto. Lleva guantes de cuero. Y un cuchillo. Hay una gran bolsa de plástico extendida en el suelo. El Rey mira a los ojos de Javier con fuego asesino:

—Hola “compi yogui” —dice el Rey— ¿Sabes que tengo total inviolabilidad, inmunidad y aforamiento? Podría violarte por el culo con este cuchillo, matarte y luego volver a violarte mientras lo grabo todo y lo subo al You Tube y no me pasaría absolutamente nada. Después de que todo el mundo viera ese video yo podría ir tranquilamente al Cine Ideal a ver una película con mi amada. ¿Entiendes? ¡Y nunca nadie podría meterme en la cárcel! ¿Entiendes?

Javier comienza a mearse en los pantalones. El Rey mira a su mayordomo musculoso.

Ya sabes lo que hay que hacer —dice el Rey mientras abandona la Torre Norte y baja por el ascensor, para jugar con sus hijas. Antes de pulsar la “B” en el ascensor, el Rey sonríe al escuchar los gritos de dolor.

El mayordomo está estrujándole los testículos a Javier: aplastándoselos con la mano como quien estruja un puñado de arena.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 2259

Leer más

Sale a la luz la conversación para que Rajoy recibiera el puñetazo.

realidades paralelasrelatos

unplanesunplan

Estamos perdiendo muchos votos: hay que hacer algo, sr. Rajoy —le anuncia, nervioso, el jefe de campaña del PP.

¿El qué? —responde Rajoy—. Ya prometí lo mismo que en las elecciones pasadas y he ido a un debate. Digo yo, que si la otra vez los españoles picaron, esta vez también. Las cosas son las cosas.

—Hay que hacer algo nuevo.

—No, no, pasando. Mire lo que pasó cuando les prometí que si me votaban los españoles serían los alcaldes de todos los españoles. Ni me entendieron, ni me aplaudieron. Tampoco se ha visto bien que vaya a la radio a retransmitir la Champion con mi hijo. No hay quien entienda a estos españoles ¿Pero es que no les gustaba el fútbol?

—La única opción que se me ocurrre es un cara a cara con el coletas y el cocainómano y que les deje callados y en ridículo con datos y argumentos que sacaremos de realidades paralelas. Podríamos ponernos a trabajar en serio y…

Los debates duran mucho, oiga, se me llena la vagina de orina…

—Se refiere a la vejiga…

— Lo que sea. Y sufro mucho conteniendo el pis. Es un suplicio. A Santamaría se le da mejor contener el pis que a mí. Además, me da el mono de jugar a la Play y me desconcentro enseguida. No. Inventese otra cosa, que para eso le pago. Las decisiones hay que tomarlas cuando se tienen que tomar, ¿eh? No tomar una decisión es tomarla también.

—Sólo se me ocurre hacer algo drástrico. Un atentado. Que un simpatizante de Podemos le trate de acuchillar en un acto público. Alguien con coleta, le vestiremos con una camisa blanca. La gente lo asociará con Pablo Iglesias. Mancharemos su camisa blanca con su sangre. Ya verá que efecto.

—¡No! ¡No! ¡Qué barbaridad! ¡Nada de cuchillos! ¡Como máximo que me den un empujon! ¡Que me empuje el hipster del otro día! ¿Qué tal?

—Creo que eso confundiría a la gente… Primero sale diciendo que te va a votar y luego te empuja…

—¿Y?

—No creo que consigamos movilizar pena y muchos votos así. De verdad que tiene que ser un simpatizante de “Podemos”. Buscamos un exataldo por el Twitter, le damos un cuchillo de untar mantequilla, le ponemos cerca de usted y…

—¡Qué miedo! No. Nada de “Podemos”. Que me pegue un bofetón una vieja. Así dolerá menos. Yo me tiraré hacía atrás, como si me doliera mucho. Un vaso es un vaso, ¿sabe?. Podemos ir a la cocina ahora mismo para comprobarlo.

—Pero una vieja sería contra producente. La opinión pública podría asociarlo con el tema de los recortes y las pensiones.

—Pues entonces un jóven. Uno flaquito, de esos que viven de sus padres y se pasa el día por el Facebook esperando el estreno de la nueva de Star Wars. Los españoles son mucho españoles.

—Tampoco… Podría asociarse a los recortes de la Educación y al desempleo. Y los de Star Wars pensarían que estamos contra ellos.

—Pues busquemos a un chaval menor de edad. Le decimos que sacrifiquen a su hijo por un bien común. Además, en Galicia, mi tierra, tengo a unos familiares que tienen a un hijo super problemático. Si les digo que se los meto en la cárcel durante un tiempo, aceptan encantados.

—No sé yo, sr. Rajoy. No creará el mismo impacto que un cuchillazo. Se desvirtua el mensaje.

—Que sí, hombre, que se lo digo yo. Si los españoles se quedan en los titulares y no les gusta nada la violencia. Mira la que armaron cuando lo de Irak o Atocha. Cuando vean a su presidente por el suelo, como una víctima, me votaran en masa. Les recordaré a sus propios padres: en el suelo, sin trabajo, humillados. Y a ellos mismos: desamparados. Ya verá, ya… en sus cabezas me convertiré en una víctima del maltrato machista.

— No sé yo…

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 1423

Leer más

El intercambio

realidades paralelasrelatos

casa-futuro

Año 2020 por la mañana.

El Mercedes 10.000 BZ Air aparca en la puerta de la casa en la que vivimos.

¡Rafa! —me avisa mi esposa— ¡Ya está aquí!



Del Mercedes último modelo, sale únicamente un joven. No tiene más de 26 años y viste de forma antigüa, como lo hacía Zuckerberg en 2014, antes de morir por un atentado terrorista. El jóven no es demasiado guapo, pero está en forma. Bajo su brazo, lleva un Intercambiator XS. Entra en casa, me da la mano:

Hola, Rafa. Encantado. Yo soy Feliz Watts ¡Por fín nos conocemos tras tantas videoconferencias!

Yo cuando tenía tu edad —pienso a la vez que le entrego mi mano (que pronto será la suya)— era más guapo que tú.

rafael-ezcritor

Feliz Watts me mira profundamente, con una mirada examinadora. Cuando su estudio termina, sonríe y me habla:

Estás mucho mejor que en las fotos. Muy bien. Ya sabes. La gente tira mucho del videoshop por videoconferencia y luego, cuando los ves en la realidad, te llevas unos chascos que te cagas.

¿Te gusto? —le pregunto.

—Sí. Es un físico con muchas posibilidades.  Y me gusta la casa. Un poco vieja, pero genial, de leyenda. No. No he cambiado de parecer. ¿Y tú?

—No. No…

—¿Dónde lo hacemos?

—¿En el salón te parece bien?

—Perfecto.

Feliz deja el Intercambiator XS sobre la mesa.

No es la primera vez que lo haces, ¿verdad?—le pregunto.

—No. Esta es la quinta vez. Tu cuerpo será el sexto que habito. Me encanta hacer esto.

—¿Y por qué me has elegido?

—Te encontré por internet, compré y leí tus libros autopublicados y supe, que si yo fuera tú, me iría mucho, mucho mejor que lo que te va a ti. Me apetece ser un escritor bohemio que se convierte en uno de éxito, de pronto.  Quiero vivir esa experiencia.

—Llevo mucho tiempo intentando triunfar con mis libros, con todas mis fuerzas. No lo he conseguido…

—Bueno, pues ya es hora de que te hagas un lado y me dejes a mí. Disfruta de tu nueva vida dentro de mi cuerpo. Más joven, con una gran casa en Mallorca, un montón de dinero y el Mercedes último modelo que te he dejado aparcado fuera.

—¿Entonces todo lo tuyo será mío legalmente?

—Así es Rafa. Y todo lo tuyo mío. Legalmente. ¿Firmamos los papeles?

Miro a mi esposa buscando su aprobación:

Ya lo hemos hablado —me dice— Pero puedes echarte atrás si quieres.

—No. Ya estoy harto.

Firmamos los papeles. Mi esposa también firma el divorcio y los papeles de la nueva unión. Feliz Watts saca unos cascos del intercambiador. Nos lo colocamos en la cabeza.

Última oportunidad — me avisa Feliz— ¿Le doy?

—Adelante.

Sentimos una pequeña descarga eléctrica, no muy fuerte, no muy intensa, pero sí lo suficiente para hacerme cerrar los ojos durante un instante. El Intercambiador XS es una máquina habitual, aprobada por la ley. Desde el 2016 miles de cuerpos se intercambian cada día, por diferentes motivos y por diferentes lapsus de tiempo. Mi trato, con Feliz, es para toda la vida. Cuando abro mis ojos, veo a mi antiguo cuerpo delante de mí, de pie. Sólo que ya no lo manejo. Lo hace Feliz. Yo manejo el cuerpo de Feliz. Estoy dentro. El intercambio de cuerpos ha sido un éxito. Me siento joven.

—Bueno, pues ya está hecho —dice con mi sonrisa— ¿Dónde tienes las zapatillas de deporte? Lo primero que voy a hacer es footing para empezar a quitarme esta barriga… Así no voy a ligar mucho ni atraer a todos esos lectores que les entran los escritores únicamente por los ojos.

—No, tengo zapatillas de deporte. Las metí en la lavadora el otro día para lavarlas y se me rompieron.

—¿Dinero en la cuenta?

—No. Mi cuenta está embargada.

—No pasa nada. Ya me compraré unas zapatillas pronto. Estoy seguro que, con tus libros, me haré más rico de lo que soy en la actualidad. Va a ser superdivertido luchar contra todos tus problemas y superarlos. Aquí tienes las llaves de tu nueva casa, mi tarjeta de crédito, mi identificación y las llaves del coche. Tal como recoge el contrato que acabamos de firmar, os tenéis que ir ahora mismo. Todo lo tuyo es mio, todo lo mio es tuyo.

—Ok.

Salgo de casa con mi esposa, nos metemos en el Mercedes BZ Air. Mi esposa conduce. Antes de arrancar el Mercedes mi esposa me mira, me pregunta:

¿Habremos hecho bien?

Seguro que sí —contesto— Arranca.

Año 2025.

Feliz Watts (yo) vivo en Mallorca, en un piso compartido. No se me dio bien manejar la fortuna de Feliz. Mi esposa me ha dejado. Lo he perdido todo. He tratado de volver a escribir. Pero soy un desconocido, nadie busca leerme.

Rafael Fernández (él) en cambio, se ha convertido en una leyenda del mundo editorial. Sus libros copan las listas de best-seller de todo el mundo. Hollywood prepara blockbusters de todos sus libros. Un equipo de “escritores fantasmas” escriben nuevos libros de Rafael Fernández. Cada año habrá uno. La novia actual de Rafael Fernández es Beyoncé.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 2477

Leer más

Albert Rivera y la cocaína

realidades paralelasrelatos

albert-rivera-cocaina

Año 2015

Monedero señala, en un acto organizado por la revista Mongolia, a Albert Rivera como cocainómano. Albert Rivera se enfada, denuncia en un juzgado penal a Monedero, por calumnias.

No obstante, Monedero, aunque no lo parezca, no es tonto: sabe lo que estaba haciendo. Unos días mas tarde saca a la luz pública unas fotos, tomadas en secreto durante la celebración del resultado de las elecciones catalanas; en esas fotos se ve a Albert Rivera esnifando cocaína como si no hubiera un mañana.

Conmoción.

—Ibas para presidente —comunica su gabinete de crisis a Rivera—. Ahora estamos jodidos.

—A menos que… —responde sonriente Rivera.

Comparecencia televisiva de Albert Rivera. Máxima expectación. Con su voz de niño bueno educado en grandes colegios, explica que sí, que toma cocaína, pero en muy pequeñas dosis y, sobre todo, contra su voluntad. La consume para que España pueda aprovecharse mejor de su cerebro y siempre bajo “supervisión médica”. Acompaña su discurso con exhaustivos informes científicos de los beneficios de la cocaína en la producción laboral si se ingiere en pequeñas dosis. Pide a los españoles que den un paso adelante, en pos de la inteligencia y dejen sus prejuicios atrás:

—Cuando sea presidente, legalizaré la cocaína en pequeñas dosis. Los españoles necesitamos un suplemento de fuerzas para salir de la crisis. Hemos de rendir más. Sufrid a mi lado por el bien del país.

Año 2018

Albert Rivera lleva 3 años de presidente del gobierno.

Al legalizar la cocaína, España se convierte en su principal fabricante, superando a la Colombia de los años de Pablo Escobar. El negocio de la cocaína en España comienza a mover más de 20.000 millones de de euros al año.

No sólo eso: Albert Rivera tiene razón. Los españoles, gracias a las pequeñas dosis de cocaína que les dan sus jefes durante la jornada laboral, rinden más;

—Si no me haces cinco ventas y si no terminas el informe antes de las 11 de la mañana, te quedas sin tu dosis de cocaína —dicen los jefes a sus empleados.

España sale de la crisis gracias a los oficinistas cocainómanos.

Año 2020

España se convierte en la primera potencia mundial económica. Nadie rinde más que un oficinista español, ni siquiera un niño chino.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 22466

Leer más

La muerte de Iniesta y el fin de la carrera de Buenafuente

realidades paralelasrelatossexo con famosos

sexo con famosos

1

Año 2020.

Andreu Buenafuente, presentador de talk shows españoles, en el suelo de su camerino de TV, tiene sexo con una joven con tetas inmensas. Es Maribel, la prometida de Andrés Iniesta, el héroe del Mundial 2010. Tras divorciarse de su primer mujer, Iniesta se enamoró de esta chica de dudosa moral, que cabalga en el suelo al famoso presentador, super excitada y medio desnuda.

¡Ahhhh! ¡Ahhh! —grita Maribel muerta de gusto— ¡Cómo me encanta tu programa!

¡Ya lo estoy viendo! —dice Buenafuente.

Toca en la puerta del camerino de Buenafuente, con los nudillos, la regidora del programa. A través de la hoja de la puerta comunica a Buenafuente que:

Señor Buenafuente, un minuto para que comience el programa.

¿Un minuto? —replica Buenafuente— ¡Maldición! ¡No debería de haber tomado viagra!

¡No te preocupes! —dice Maribel— ¡Mira lo qué se hacer!

Maribel, con la polla de Buenafuente en su interior, comienza a mover el culo al estilo samba brasileño. Buenafuente no tiene otra que eyacular: sin remedio ni piedad.

2

El programa ha comenzado. Buenafuente, mirando a cámara, presenta:

Y nuestro invitado hoy es el hombre que desató la furia y la pasión dentro de nuestros corazones. El hombre que llevó al fútbol español a lo más alto de su historia deportiva. Hablo, nada más y nada menos que del culpable que hayamos sido los campeones del mundo. Sí señores y señoras, hoy nos acompaña, el autor del gol del Mundial de Sudáfrica ¡El hombre que más ama y admira el pueblo español desde el Cid Campeador! ¡Andrés Iniesta!

Entre aplausos entra en el plató el famoso futbolista. Andrés Iniesta ha acudido al programa vestido con la camisa de la selección española con la que metió el mítico gol:

andres-iniesta-buenafuente

Buenas noches y bienvenido, Iniesta. Estamos muy honrados de que haya aceptado la invitación a nuestro programa. Sabemos que usted, por su timidez y humildad, no le gusta conceder entrevistas.

Sí, bueno, he aceptado porque quería hacer una cosa muy bonita delante de toda España. Tengo una gran sorpresa para todos vosotros —contesta Andrés Iniesta.

Nos encantan las sorpresas en este programa. Más aún si quien las hace es un héroe nacional como usted.

Andrés Iniesta mira fijamente, con mal humor, a Buenafuente. Sostiene esa mirada durante unos segundos. Buenafuente no sabe qué decir. Iniesta mira al público y comienza a explicar la gran sorpresa:

Como todos sabéis me he divorciado de mi antigua pareja porque me he enamorado de Maribel. Ella está entre el público, esta noche…

Una de las cámaras del programa enfoca a Maribel, que tras tirarse a Buenafuente y retocarse el maquillaje, está sentada entre el público, como si nada hubiera pasado: como si fuera una mujer enamorada. El público la aplaude. Iniesta, continúa con su discurso:

…y como no estábamos saliendo ese día que metí ese gol, he comprado este anillo para pedirle se case conmigo… tiene rubís, Maribel es la mujer a la qué más he querido en mi vida… Para mí, que me diga que ella me diga que sí, es como ese gol que metí en Sudáfrica.

Todo el público está llorando de emoción. Maribel aplaude, emocionada. Buenafuente también se emociona, pero pensando en los índices de audiencia:

¡No me diga que se va a declarar aquí mismo, delante de toda España! —exclama, feliz, el presentador.

—responde Iniesta—… eso pensaba hacer… bueno, hasta que antes… mientras esperábamos que empezase el programa y yo estaba hablando por teléfono con los de los helados Kalise, vi que se iba contigo al camerino… y escuché como follábais… abrí un poquito la puerta y lo confirmé… ¿Por qué me has hecho eso, Buenafuente? ¡Encima que vengo!… ¿Y tú? ¿Por qué Maribel? ¡¿Por qué?!

El público comienza a llamar cabrón y puta a Maribel y Buenafuente. Iniesta se levanta del sillón de los invitados, comienza a llorar de forma patética, mientras sigue hablando y saca un pequeño cuchillo de cortar pan de uno de sus bolsillos:

—Así que, tras ver eso, pillé este cuchillo del catering del programa… Porque llegué a lo más alto que se puede llegar en mi deporte, pero de nada me sirve si he fracasado en lo que verdaderamente importa: el amor…  ¡Adiós España! ¡Yo os hice feliz, pero —dice Iniesta señalando a Buenafuente— este hombre ha acabado con mi ilusión de vivir!

Todos los televisores de España muestran lo mismo. Primer plano de Andrés Iniesta rajándose la garganta de derecha a izquierda, mortalmente. La sangre salpica a una anciana del público, que  se encuentra en primera fila. Ella también muere, de un ataque al corazón, de la impresión.

3

Dos años después.

Maribel triunfa de tertuliana en “Sálvame”. Ha ganado una buena pasta vendiendo un desnudo para la revista “Interviú”. Toda España se ha pajeado mirando esas fotos.

Se han inaugurado varios polideportivos con el nombre de “Andrés Iniesta”.

Buenafuente vive arruinado en Rumanía. Ha tenido que huir de España; ya que todo el mundo le odia. Vive de las monedas que gana vendiendo clínexs a los conductores, en los pasos de peatones y de las chuches que le compran los niños, al salir del colegio.

buenafuente-pobre-700

Porque, en Rumanía, también hay colegios.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 1616

Leer más

La verdad sobre “El Rubius”

realidades paralelasrelatos

el-rubius

Año 2006.

Rubén llega a las oficinas de You Tube España. Un señor con chaqueta, una gran sonrisa y corbata le recibe en su despacho. Es norteamericano, pero habla español perfectamente.

—Hola Rubén —le saluda— ¿O prefieres que te llame “el Rubius”?

—¡Oh! ¡Sabe mi nick!

—Te preguntarás porqué te hemos llamado. Al fin y al cabo no eres nadie, los vídeos que subes a nuestra plataforma no tienen ni 200 visitas.

—Pues sí, me extraña muchísimo que me hayáis llamado. Estoy flipando.

—¿Qué me dirías si te dijera que yo puedo hacerte super famoso?

—¿Cómo?

—No tienes más que firmar este contrato —dijo el norteamericano extendiéndole un papel—. Es un contrato de confidencialidad.

—¿En qué consiste?

—Poco a poco iremos inflando tus videos con millones de visitas. Te las daremos nosotros. También te daremos millones de suscriptores y te publicitaremos por todos los medios de comunicación. Da igual lo que subas. Por muy mierda que sean tus videos siempre tendrán un mínimo de 8 millones de visitas. Te pagaremos unos cuantos miles de euros a cambio de tu silencio y de que grabes un par de videos semanales. Es un contrato de por vida. ¿Te apetece?

—¡Claro! Pero… ¿Por qué? ¿Por qué yo?

—Es un nuevo timo mundial que nos hemos inventado los norteamericanos. Vamos a extender la mentira del “sueño americano” por todo el planeta.  Vamos a ampliar nuestra mano de obra con empresas que pagan con humo. Nuestro propósito es que dentro de menos de 10 años el 50% de la población con internet esté trabajando para nosotros sin darse cuenta. Desde un español a un vietnamita. Por Facebook, por Twitter, por el You Tube, Google, Amazon… Contigo, por ejemplo, conseguiremos que, en España, cientos de miles de desgraciados se pasen el día subiendo vídeos para conseguir ser como tú. Nosotros pondremos publicidad en todos los videos que esos miles de subnormales no paran de producir, subir y cedernos. A cambio, les pagaremos una limosna. Ellos no conseguirán nunca ser como tú, está claro. Porque tú serás mentira. Pero entre todos esos cientos de miles de subnormales que han picado, alcanzaremos millones de visitas reales que venderemos a las marcas. Conseguiremos que todos los oficinistas del mundo se “peguen” al Facebook, se obsesionen con el Twitter, se vuelvan locos por tener miles de seguidores, que creen perfiles que no paran de visitar y actualizar para nosotros, compulsiva y gratuitamente: pondremos publicidad al lado de cada actualización que hagan, cobraremos pasta a las empresas por anunciarse al lado de una foto en la que una usuaria de nuestras redes sociales salga en bikini, en la playa o esperando el metro, tras salir de la oficina. Pondremos publicidad al lado de las fotos de los estados en los que se informe que “mi madre ha fallecido hoy por culpa del cáncer” o al lado de la primera foto que se saca a un hijo recién nacido. No pararemos de ganar pasta.  A los usuarios no les daremos nada. Les venderemos teléfonos a 700 euros para que no paren de visitar y actualizar sus páginas, para que no paren de darnos millones de visitas y suban las fotos y videos que nos regalan en HD. De paso, venderemos sus emails e información privada a empresas de datos. Crearemos Amazon, para ganar dinero de todos los que sueñan con vivir de escribir. Todos los escritores nos dejarán vender sus libros a cambio de 1 euro. ¿Nos ayudas?

—Eh… no me parece muy bien…

—¿Qué futuro te espera si no aceptas Rubén? ¿Sabes cómo vive tu generación?… Sin esperanzas, en casa de sus padres hasta los 70 años… Si no aceptas tú, aceptará otro. Y créeme: cuando pasen 10 años y le veas por la televisión, llorando por culpa de la fama, sin poder decir cuanto dinero gana, por no poder contarle a nadie la verdad,  te arrepentiras de haber sido tan burro. ¡Querrás tú tener esos problemas!

—Ok, ok. De acuerdo.

—Recuerda. No puedes decir a nadie que tu éxito es falso ni lo que ganas. Si lo haces, te mataremos. Sólo puedes concluir el contrato de un modo: suicidándote.

—Ok.

El Rubius firmó.
Y así estamos.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 21210

Leer más

Las feministas ponen de moda en el Facebook sacarse fotos con bigotes de semen

ficcionesrealidades paralelasrelatos

liberacion de la mujer

Es la última moda y si no lo haces, estás fuera: todos te señalarán con el dedo a la vez que te llaman “vieja”, “machista” u “opresora”. Sacarse una foto con el labio superior repleto de semen es super cool y todas las chicas guapas que están seguras de su sexualidad y que viven sin complejos en el siglo XXI lo están haciendo ahora mismo. Significa “me río de tu semen, soy una mujer libre. Tu semen no me define”.

“Es un paso más allá del feminismo radical de FEMEN” —dicen algunas fuentes consultadas por este periódico— Ellas son tan trasgresoras que enseñan las tetas a políticos y en iglesias, tras horas de gimnasio y buena dieta. Esto del semen es aún más transgresor, más feminista. Porque le quitamos el valor machista al semen. El semen siempre ha sido un elemento opresor de esta maldita sociedad falocrática. Al ponértelo debajo de la nariz y enseñárselo a todo el mundo, se le quita todo el valor que se supone que tiene. Sacarse una foto así es una falta de respeto al semen y al hombre dominador. Es una idea maravillosa”.

Si no te sacas una foto así es que tienes el Síndrome de Estocolmo. Para sacarse la foto correctamente, ha de omitirse en ella al hombre que proporcionó el semen. A no ser que estés casada o tengas pareja. Si es así, en la foto, ha de salir la persona a la que pertenece el semen que, en ningún momento, puede ser tu pareja o marido. Es obligatorio que el semen pertenezca a cualquiera que no tenga una relación firme contigo: si no fuera así, sería una fotografía machista y pornográfica.

Alentamos —aseguran las fuentes feministas consultadas— a las chicas que el semen que se pongan debajo de la nariz sea de familiares: por ejemplo, de un hermano inocente o un abuelo sin mirada sucia, por ejemplo. Hasta ahora padecíamos el semen como una marca, nos marcaba como el ganado. En cierto modo parecía que pertenecíamos a quien nos lo echaba. Ahora, con estas fotos, con estos bigotes de semen hechos con el semen de cualquiera, las mujeres nos liberamos por fin de la última gran lacra que padecemos. Es el fin del semen como látigo diario a nuestras vidas.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 14155

Leer más