De Alcanar a Cambrils

Vida

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 3208

Mi esposa lleva días sin mirar las noticias. Anda encerrada, absorbida, en el estudio terminando la segunda parte de un video de masa madre. Soy yo quién le va contando las noticias que van saliendo sobre el acto terrorista de Las Ramblas. Así que esta mañana, cuando ella se levantó a las 6:30 de la mañana me encontró acostado en el sofá del salón:
—¿Has dormido aquí? —preguntó.
—Sí. Estuve haciendo guardia —dije señalando una barra de hierro y mi navaja.
—¿Por qué?
—Me desvelé tras leer las noticias que salieron de madrugada.
—¿Cuáles?
—Ejem… ¿Sabes que anoche te conté que la casa de los vecinos explotó porque tenían un laboratorio de droga montado a lo Breaking Bad?
—Sí.
—Pues olvídalo. En realidad nuestros vecinos eran yihadistas. Y las bombonas que les explotaron en la cara iban a ir dentro de la furgoneta que hizo la matanza en Las Ramblas.
—¿En serio? ¿Teníamos vecinos yidahistas?
—Sí. Yo escribiendo novelas de ciencia ficción cuando tenía a pocos metros de mí una historia real acojonante.
—Dios. Menos mal que, desde que llegamos a Tarragona, no hemos tenido tiempo para conocer a ningún vecino por culpa del trabajo. Ni siquiera pasamos por la calle en la que vivían. ¿Te imaginas que hubiera tocado en la puerta de los terroristas para regalarles un pastel?
—¡A lo mejor se hubieran vuelto buenos! Espera, aún hay más. ¿Te acuerdas que hace más de un mes pillé una oferta para, mañana, celebrar tu cumpleaños en un hotel de 4 estrellas?
—Sí. En Cambrils.
—Pues justo allí, anoche, hubo otro intento de atentado. Terroristas con cuchillos por las calles. La policía los mató a todos. Ejem… ¿quieres que cancelemos el viaje?
Mi esposa piensa. Sabe que, como era una oferta, no nos devolverán el dinero (que no nos sobra). La idea de ir a ese hotel de 4 estrellas, que tiene una de las mejores talasoterapias del mundo, fue exclusivamente mía. Me excedí un poco en el coste de la celebración porque Svieta va a cumplir 40 años. Considero los 40 años como un momento clave en la vida. Empieza la mejor época. El renacimiento. A los 40 años por fin empezamos a ser nosotros mismos al 100%. Sin poses, modas, ni complejos. Pero sobre todo quise excederme en la celebración porque hace unos años le di un cumpleaños muy cutre a mi esposa. Tengo la foto guardada en un disco duro, no la voy a buscar ahora que es tarde. Además me da vergüenza subirla. Pero os la describo: en la foto salimos en una habitación muy pobre, en Cantabria, con un colchón lleno de chinches que crearon a Svieta una gran alegría por todas las piernas y espalda. Tuvimos que ir al médico. Gastarnos una pasta que necesitábamos para otras cosas en cubrecamas, medicinas y sábanas limpias. Por su cumple, le compré una tarta helada en un supermercado. Estábamos a casi cero euros. En la foto salgo dándole un beso, ella lo recibe con amor. Cuando vi la foto, nada más sacarla, me di cuenta que posiblemente le estaba dando el cumpleaños más cutre y triste de su vida. Ella nunca me ha echado en cara ese cumple, tampoco nuestra antigua pobreza. Tras esa foto, luchamos para salir de la pobreza. Nos costó pero lo conseguimos. Y luchar juntos nos unió más que nunca. Pero esa foto, de vez en cuando, me persigue por el subconsciente, como una pesadilla. Quería darle un gran cumpleaños, así que hace más de un mes reservé dos noches en ese hotelazo, cercano a la playa. También reservé un almuerzo en un restaurante que sale en la guía Michelin… hasta le compré un traje para que lo vistiera ese día. Pensaba sacar una serie de fotos que anularan la que me atormenta desde el pasado. Ahora los yidahistas matando a gente inocente con cuchillos han jodido bastante mi plan. Supongo que, entre un cumpleaños con yidahistas y un cumpleaños con chinches, ganan los chinches por goleada. Maldita sea.
—Por supuesto que quiero ir —contestó Svieta— Estoy deseando que sea mañana.
—¿No te da miedo?
—Ni un poquito.

Tras desayunar, salimos a dar un paseo, con nuestra perrita. Había menos gente paseando hoy que de costumbre. No vimos a casi nadie (salvo a los dueños de algunos perros, que no tenían otra que sacarlos a pasear o trabajadores tomando el autobús para ir a trabajar).

Quizás por miedo a morir atropellados. Nosotros no. No vamos a permitir que nadie nos meta miedo. Hay tantas posibilidades de morir aquí o en Cambrils como en cualquier ciudad de Europa. Nuestra vida va a seguir como si no hubiera pasado nada. Y si morimos de pronto, de un tiro, de un furgonetazo, etc… agradeceremos a El Rey del Cosmos morir de forma rápida, casi sin enterarnos, sin dejar familia ni hijos detrás, juntos. Ya habrá tiempo, en el futuro, para reencarnarse en una ardilla o en un afortunado gato mimado. Nuestra casa tembló el otro día, a causa de las bombas. Nosotros vamos a dejar de hacerlo. No vamos a regalar nuestro terror a los terroristas. Mañana nos vamos a Cambrils. A seguir viviendo.

9 Responses to " De Alcanar a Cambrils "

  1. Juan dice:

    Tranquilo tio, que la muerte no existe.

  2. Eva dice:

    No sabía que vivías en Alcanar, pero te juro que cuando he visto en el telediario la urbanización he pensado, joder, eran vecinos de Ezcritor, por eso la explosión del otro día.
    Qué fuerte! Lo que no te pase a ti… a partir de ahora cosas buenas, empezando por la celebración de Svieta. Disfrutad mucho

  3. Izan dice:

    Siempre enganchas!

  4. Humberto dice:

    Deberias dejar este tema..solo intentas ganar visitas..

    • Humberto: siento estés pasando un mal momento personal o mental. Pero aunque cambies tu nick o email, me llega tu IP. Por favor, trata de comportarte con educación y deja de tratar de crearme mal rollo, que no me hace falta y no te voy a hacer caso. Muchas gracias.

  5. Humberto dice:

    Nononono
    Tu eres el que esta polemizando sobre las victimas. Estas utilizando este blog para ganar visitas a costa de los catalanes!!!
    Dejales en paz! No tienes nada que escribir y les metes a ellos!!!
    NO ES TU CATASTROFE
    ERES UN FRACASADO Y UN PERDEDOR Y SOLO QIERES GANAR VISITAS!!!!!!!!

    • ¿En qué momento he polemizado con las víctimas? Sólo he mostrado apoyo y cariño, tanto por aquí como por Facebook.
      ¿Por qué no puedo escribir sobre los “catalanes” o sobre lo que pasó en mi barrio en Alcanar o sobre lo que pienso? ¿Acaso no vivo aquí? ¿Acaso, desde el minuto 1 de este blog, no he contado siempre lo que pasa en mi vida?
      Si yo soy un fracasado o un perdedor, compárate conmigo y dime qué eres tú.
      Saludos.

  6. Humberto dice:

    Que pocas visitas tienes
    Ya nadie te lee
    Me aburres.

  7. Humberto dice:

    Hijo de putaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *