¡Encontré el Santo Grial!

El Rey del Cosmos

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 1442

Una de las cosas buenas de casarse es que se te quita de la cabeza la incógnita, la X de la ecuación “¿quién me amará?” o “¿a quién se la podría meter hoy?”. Gracias a ello, mi esposa y yo hemos podido meternos a desentrañar las leyes no escritas del Cosmos. Hay mucha magia a nuestro alrededor y estamos descubriendo cómo canalizarla o hacerla brillar a nuestro alrededor.
Mucha gente me escribe, preguntándome sorprendida, por el salto de calidad en nuestra vida. Antes éramos pobres, ahora somos personas normales pero con una vida apacible:

Una de las cosas que nos ayudó a dar el salto de calidad es que encontramos El Santo Grial. No bromeo. Aunque creas que ahora mismo la humanidad está en su punto álgido del conocimiento, antes, en la antigüedad, la humanidad era menos bruta, elemental y científica que lo que lamentablemente somos ahora. Existía lo que hoy llamamos con vergüenza e incredibilidad, la “magia”. La magia no era más que nuestra conexión con las estrellas. Antes mirábamos más a las estrellas, al universo, ahora vivimos, todo el día y toda la noche, encorvados atentos a las pantallas de nuestros iPhones. Por la noche, las estrellas, el cosmos nos transmiten conocimientos, energía y fuerza. Por el día, el sol reparte salud y felicidad.

Cuando surgió la electricidad, cuando creamos nuestras propias estrellas en nuestras casas, la época oscura llegó a nuestra vida. La conexión con el Cosmos murió y sólo conocemos de los poderes que antes teníamos de forma elemental, a través de los cuentos infantiles que nos han llegado de la antigüedad. Uno de esos cuentos es el del Santo Grial, la copa de la vida. Una copa que transmite poderes extraordinarios. Según la tercera peli de Indiana Jones, la vida eterna, por ejemplo. Chorradas. Eternos e inmortales, ya somos. Realmente, el Santo Grial sólo proporciona una cosa: poder para hacer lo que quieras en la Tierra.

Mola mucho.

Os voy a contar donde conseguir el Santo Grial cada noche.

Cuando el cielo esté despejado, sal a la calle. Si estás entre la naturaleza, mucho mejor. Busca una estrella en el cielo con la que sientas una conexión, por leve que sea. Nosotros venimos de las estrellas, no del mono. Tú naciste en una estrella, yo en otra. Nuestro ADN llegó a la Tierra en forma de polvo de estrellas. Alza la cabeza, los brazos en forma de V hacia esa estrella. Habrás encontrado el Santo Grial. Tú eres la copa. Tú eres el Santo Grial. Esa V que formas con los brazos es el recipiente de la copa. El resto de tu cuerpo es el mango por donde agarrar la copa. Pide al Cosmos, a esa estrella, de corazón y en voz alta, lo que deseas. Yo pedí durante mucho tiempo, el dinero necesario para levantarme cada día sin nervios provocados por mi falta de dinero. Ahora, en cambio, sólo pido una cosa cada noche mientras me transformo en el Santo Grial: una vida divertida.

Nota para los incrédulos: ¿Os fijáis que cuando conseguimos un logro en la vida, instintívamente, alzamos los brazos en forma de V y nos ponemos a mirar hacia las estrellas, a nuestra casa, para dar las gracias, felices?

2 Responses to " ¡Encontré el Santo Grial! "

  1. Juan dice:

    Jejeje si supieras lo que es realmente el santo grial te caias de culo. Algun dia llegaras a ello o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *