La subclase secreta

críticas

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 4102

Él, madrileño, con una argolla en la nariz, vive en Malasaña, en un piso asfixiantemente pequeño. Va de modernete con mentalidad abierta pero, cuando nadie lo ve, vota al PP y ni de coña se casaría con una chica que no perteneciera a una buena familia de Madrid.
Se considera artista porque sabe dibujar cuatro garrabatos. Cuando habla de su obra dice que es algo “increíble”, “jamás antes visto”. La realidad es que, lo que él hace, puede hacerlo cualquiera. Posee un ego mucho más grande que si mismo que, cada día ahoga en cervezas, porros y coca si lo invitan. Le divierte planear con sus amigos de hace años proyectos artísticos conjuntos que van a ser la bomba, que van a revolucionar el panorama y sacarlos de pobres, pero siempre los dejan a medias. Por las tardes habla en los bares sobre cómo habría que cambiar el país y por la noche, entre litronas, tras echar un polvo, le cuenta a su novia de turno que él no triunfa con su arte por la culpa de otros: por manos negras imaginarias que un día se la jugaron y que aún viven, día y noche, pendientes de lo que él hace en su casa.

Se queja de que nunca le dan una oportunidad. Cuando se la dan, no da la talla, nunca termina los trabajos o los hace de forma mediocre: jamás trabajando hasta la extenuación. Si le das una oportunidad, más pronto que tarde, te convertirás en su enemigo, en una de esas personas que “se la jugaron”. Estos días anda por las redes sociales defendiendo apasionadamente a Jordi Cruz. Hay tres tipos de personas que defienden a Jordi Cruz:

1.- Los fachas a los que le interesa siga esa política de becarios.

2.-Pobre gente a la que el sistema les ha pasado tantas veces por encima que hace tiempo que se perdieron el respeto a si mismos.

3.-Y él.

Él llega a casa por la noche. No ve comida en la nevera. No le echa la culpa a los fachas que mantienen las leyes que permiten explotar y denigrar a los trabajadores que se rompen la espalda trabajando. Él le echa la culpa de que no haya comida en su nevera a los inmigrantes que asegura (en silencio) le roban el trabajo, a las familias que disfrutan de una insuficiente ayuda social por habérseles agotado el paro o, a cualquiera menos al gobierno, que apoya todas las políticas que hacen que el día a día de los trabajadores, y conseguir trabajo, resulte muy complicado.

Él sabe perfectamente que es un facha más. Sabe que más pronto que tarde heredará un patrimonio de sus padres y, para ello, más le vale que nada cambie, que las cosas sigan como están no sea que se joda el sistema. Sus padres, que se dejaron la vida trabajando, son los que le pasan el dinero suficiente para que viva mes a mes, en un cuartucho de Malasaña. Vive allí porque ni sus padres lo soportan en su propia casa. Él sabe que, en cuanto mueran sus padres, heredará una casa, el dinero suficiente para poder seguir viviendo como le encanta: fumando porros, bebiendo cervezas, jugando a la Play, conociendo a la peña en manifestaciones feministas, esnifando coca, planeando un nuevo tatuaje guapo… y luego yéndose de putas, descojonándose de todos esos trabajadores honrados que, más a menudo de lo que quieren reconocer, trabajan gratis por miedo a que su jefe les despidan “justamente”, amparándose en leyes diseñadas por gente sin escrúpulos que están en el poder pero que, en en el raciocinio de cualquier persona justa, no tienen razón de ser.

A él lo conociste hace 10 años. Hoy te lo encontraste por la calle  y no ha evolucionado ni un poco. Se resiste a crecer, a convertirse en un adulto de provecho. No lo hará jamás. Porque todo lo que va junto a la palabra “adulto” le da miedo: por no estar a la altura. Así que reza para que todo siga igual. Ese es su plan para sobrevivir. Su plan para aguantar.

15 Responses to " La subclase secreta "

  1. alberto lo dice:

    Que yo jordi Cruz no tiene becarios, tiene aprendices con su convenio reglado, que es muy distinto. Os ha dado por el chaval. Preguntarle a svieta si entraría en el rte de jordi Cruz para aprender, con el alojamiento y la manutención pagada.

  2. alberto lo dice:

    Lo que tiene que hacer el aprendiz es aprender y demostrar con sacrificio y entrega que merece un puesto de trabajo retribuido. Los que tienen algo de talento y de confianza en sí mismos saben que es un tesoro tener la oportunidad de que sus referentes profesionales conozcan sus aptitudes y su disposición, porque es la mejor manera de ganarte su confianza, de ahondar en sus enseñanzas, y de poder ser algo más en tu vida que un mileurista protestón y capado.
    Dicho todo esto, quiero dejar claro que Jordi Cruz es un mediocre ensimismado, un memo sin talento alguno ni ninguna gracia, y su Àbac una insufrible pedantería de restaurante. Forma parte de la imprescindible audacia de los aspirantes saber elegir con esmero a sus maestros y esquivar a los fatuos, a los charlatanes y a los fraudes.
    MI ENHORABUENA POR TU BLOG ESVIETA. RAFA UN BESO.

  3. joanet dice:

    pues igual que tú trabajabas para un conocido actor-productor porno por cuatro duros, sin contrato y sin nada¿ lo has olvidado? sí, efectivamente, lo tuyo era peor, mucho peor y encima él se llevaba la “gloria” de tus ridículos escritos y vídeos que si los lees ahora sentirás vergüenza ajena de ti mismo. Por supuesto NO soy perfecto, he cometido fallos y equivocaciones en mi vida de los que me arrepiento pero en el ámbito laboral, cuando alguien se ha reído de mí, ha sido porque me ha engañado. Torbe nunca me engañó.

    • jajajaja, de eso nada ¡Cuando doy en el clavo te salen espumarrajos por la boca y te agarras a clavos ardiendo imaginarios! Cuando trabajé para Torbe, hace unos 9 años, trabajé sólo por un par de meses y con contrato. Torbe se portó estupendamente conmigo. Y de todo lo que escribí tuve crédito del que me hice más popular. Y escribí cosas por allí muy buenas de las no me arrepiento. Algún churro también, por supuesto, que llevaba en ese momento 4 blogs a la vez, todos pagados, también en 20minutos. Me parece flipante cuando la gente se hace películas sobre mí y mis condiciones laborales ellos solos.

  4. kizomba dice:

    Muy bueno el post, me hace mucha gracia como relatas las cosas jaja

  5. GREMLIN dice:

    jajajaa! buenísimo, define perfectamente un tipo de joven “indie”, “hipster” o gilipollas de toda la vida, que relantizan el avance y evolución de la sociedad más que muchos viejales franquistas gagás.

    Modernos pijos que votan despistados al PP y Ciumarranos, o al caduco PSOE, tirando piedras contra su propio tejado (y el de los demás).

    Y que defienden a personajillos neoliberales justificando la explotación laboral, pensando que un día ellos serán los que exploten. Ese día puede que nunca les llegue, pero mientras tanto defienden esos mileuristas (si es que llegan) a las multinacionales explotadoras y a los ricos (por si acaso) imaginando que llegarán a serlo.

    Vivirán peor que sus propios padres, cobrando menos y retrocediendo en derechos con sucesivos gobiernos de la caspa PPSOEC, pero seguirá repitiendo su discurso defendiendo a los explotadores, como un mantra, aprendido leyendo diariamente El Inmundo, El Pis y el OK Diarreo.

    Cuando les llegue la hora de jubilarse y el Sistema les haya quitado hasta el derecho a pensión, se acordarán de la puta moda del “emprendimiento” y de lo guay que le parecía las chupas de cuero de Andrea Levy.

  6. David dice:

    Quería decir “Se puede ser indie o hipster solo por la música y pasar del PP o del PSOE”

  7. Juan dice:

    No me lo he leido pero me parece demigrante todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *