Uncategorized

bill de blasio

Se dice que en China hay fábricas para “crear” niños gimnastas que, si no alcanzan aptitudes olímpicas nivel medalla de oro,  se venden a los circos o se alquilan para cumpleaños o para dar sustos (yo, una vez, lo hice: alquile uno de estos chinos, que son muy pequeñitos y flexibles, y lo metí dentro de una caja que puse en mitad de la calle, dándole instrucciones al chinito para que esperara y cuando alguien abriera la caja se pusiera a gritar. Pero nadie abrió la caja, me aburrí,  se hizo de noche y el camión de la basura llegó y dos basureros metieron la caja en la trituradora y no les avisé que dentro había un chino pequeñito porque yo había pagado).

Se dice que en Venezuela hay fábricas para convertir a cualquier hija de vecino en una posible Miss Universo.  Se dice que Falcao, el futbolista, salió de una “fábrica” que crea “9” de élite: cuando era un niño y lo estaban formando, si no metía un mínimo de dos goles en cada partido que le hacían jugar, le obligaban a estrangular a una monja de buen corazón o a mutilar algún miembro a alguien de su propia familia.

Ahora, me parece a mí, que Estados Unidos, el paraíso de los negocios y del marketing, ha comenzado a crear una fábrica para crear perfectos candidatos políticos. Era evidente y “apestosamente” lógico que esto iba a ocurrir. Ser dirigente político de élite genera millones de dólares. Conseguir ese puesto en Estados Unidos es fácil si eres un héroe de guerra, has hecho algo mítico,  tu vida desprende magia o eres un gran empresario de éxito con años de experiencia a tus espaldas. En España, en cambio, con que registres propiedades, pertenezcas a un partido político corrupto, pierdas dos elecciones generales seguidas y hables como un mongólico, es suficiente.

En las elecciones —pensó un publicista de los EE.UU— siempre nos tenemos que estrujar las cabezas para inventar maravillosas historias (y proporcionarles veracidad) sobre nuestros candidatos. ¿Por qué no crear a un ser de película? ¿Por qué no crear al candidato perfecto, con una vida que maraville al pueblo?

El primer político perfecto en salir de esta fábrica fue Obama.  Pero era un prototipo muy elemental: de él sólo molaba que fuera negro, lo bien que hablaba y que era lo opuesto a George Bush. Nada más.

Sin embargo,  con el segundo producto creado en dicha fábrica han conseguido crear casi, casi, al candidato perfecto. Al número 1. Para un norteamericano no puede haber algo más grande que Bill de Blasio,  el recién nombrado alcalde de Nueva York :

lacure

1.-Su esposa era lesbiana. Y negra. Ella nunca había estado con un hombre hasta que Bill de Blasio logró, con su polla, hacerle olvidar esa tontería del lesbianismo y curarla. Esto mola mucho porque, de cara al votante norteamericano masculino, es una gran demostración de poder del macho. Lo que ha hecho Bill con la cabeza de esa lesbiana es una demostración de fuerza igual a la suma de todo lo que ha hecho Sylvester Stallone en toda la saga de “Rambo”. Para las mujeres, esta demostración, también vale. Porque por mucho que les avergüence, las mujeres  siempre humedecen sus bragas ante un macho. No es machismo. Hablamos de naturaleza.

hijo de bill de blasio

2.-Bill tiene un hijo negro con la ex lesbiana. Y le deja llevar el cabello a lo Afro. Permitiéndole llevar el pelo así (en lugar del par de hostias que cualquier buen padre de familia le daría para que no se humillara en público) Bill ha logrado ganarse el corazón de la gente de color (negra o marrón). Otra cosa es que, en su interior, a Bill de Blasio no le de vergüenza cómo lleva el cabello su hijo cuando ve las fotos familiares. No es racismo, es estética. Ya no estamos en los 70, por Dios. Es como si yo me pusiera una camisa estrecha con el “smile” de “acid house” estampado y me pusiera a bailar “Ace of Base” por la calle con unos vaqueros pitillos, unos tirantes y un gran radio casete a pilas sobre el hombro para reivindicar a mi raza con una moda ridícula y pasajera. Ridículo.

bill-de-blasio

3.-Esta familia cultiva sus propias verduras en su huerto, situado en su casa del barrio de Brooklyn. Y toman leche orgánica. Como ahora vivo en el campo y tengo mi propio huerto puedo asegurar que, tener un huerto en la ciudad, que crezca y respire polución, es algo repugnante e ilógico por mucha leche orgánica que te bebas luego (que a saber cómo harán eso, normalmente lo que va de “natural” embotellado, suele ser lo más innatural del mundo: si quieres algo natural y no creado en serie en un invernadero o fábrica, vete a la naturaleza y tómalo con tus propias manos).

4.-Bill es tan perfecto de cara al votante de los Estados Unidos que, a pesar de todo esto, a pesar de haber sanado a una lesbiana, tener hijos negros y ser todos ellos vegetarianos… el bueno de Bill sigue comiendo hamburguesas y toda la carne roja que puede meterse entre pecho y espalda. Su familia es vegetariana, él no. Este detalle es vital. Porque, de cara a los votantes conservadores, es un guiño de que, a pesar de todo, en su interior se hallan los valores más sólidos de la sociedad norteamericana.  Es una forma de dar la espalda a su familia disfuncional, de reírse de ellos, de no ser parte de ellos a pesar de lo que finge. Cada vez que se come una hamburguesa, Bill está diciendo al pueblo ultraconservador norteamericano:

Dejo a mi familia hacer sus tonterías y juego a  soportarlos. Pero, a la hora de la verdad, soy un macho americano y sé muy bien a qué clase pertenecen ellos y a que clase, como ser humano blanco, pertenezco yo.

familia-bill

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 1446

Leer más

Uncategorized

fabeadicto-700

Ayer, nada más salir de trabajar en el gallinero que estoy fabricando con mis propias manos, le dije a mi vecino Antoñito en cuanto le vi, que mañana por la tarde le ayudaría a recoger “fabes” (“fabes” son judías blancas, es así como las llaman en Asturias).

Me enteré de que le faltaban muchas fabes por recoger y el hombre vive de eso. Si de pronto venía el mal tiempo, se le jodería la cosecha y sufriría un año de penurias. Como he hecho muchas cosas malas en la vida y, según mi esposa, sólo me falta aumentar mi karma positivo para triunfar en la literatura, le dije a mi vecino que mañana pasaría la tarde ayudándole. Se lo anuncié por adelantado, en cuanto le vi, porque me conozco. Si no se lo decía, quizás mañana por la tarde no me apetecería: me entraría la “vaguitis” o la obsesión por escribir y me quedaría en casa mientras él lo pasaría putas recogiendo fabes y rezando para que no se pusiera a llover. Anunciándoselo, tendría que hacerlo pues soy un hombre de palabra. Siempre que digo algo, lo cumplo. Me refiero a ahora. Antes yo no tenía palabra ni ganas de tenerla y no era tan feliz como lo soy ahora.

Yo iré contigo a recoger fabes —me dijo mi esposa.

Llegó el día siguiente y, por la tarde, fuimos a recoger fabes.

svi-fabes-700

Lo primero que hay que hacer cuando se va a recoger fabes es retirar a los “fabeadictos” del campo de recolección.

Los “fabeadictos” sufren una enfermedad de la que no se habla mucho porque ocurre sólo en la zona agrícola de Asturias, comunidad autónoma en la que vivo. La sufren gentes de la zona o turistas que empiezan amando el plato típico de aquí, la “fabada”. Un día, casi sin darse cuenta, comienzan a comerla a todas horas: desayuno, almuerzo, merienda y cena. Llegan a un punto en el que necesitan la “faba” sin nada y entonces dejan a sus familias y trabajos para vivir cerca de las plantaciones. Muchas plantaciones suelen estar en zonas comunes, en “tierra de nadie”, por lo que los campesinos tienen que echarlos sin hacerles daño, sin llamar a la policía, ya que los “fabeadicots” tienen el mismo derecho de estar en esas tierras que los agricultores furtivos.

Los fabeadictos suelen ir desnudos porque han perdido la razón: necesitan frotar las fabes con su piel incluso estimular sus partes íntimas con las fabes o judía blanca. En la primera fase de la enfermedad, los “fabeadictos” pasan los días escondidos en los montes para arrasar los campos por la noche, cuando los campesinos duermen o están viendo la televisión en sus casas.

Un “fabeadicto” puede comer 100 fabes en menos de un minuto. En la segunda fase de la enfermedad, ya viven directamente dentro de los campos de fabes y si no son retirados de allí, antes de una semana, los “fabeadictos” mueren a causa de los espantosos dolores de estómago y gases que producen la ingestión ilimitada de fabes.

Un “fabeadicto” puede arrasar un campo de fabes de 5 kilómetros cuadrados en menos de tres semanas (pero mueren a la semana, así que no entiendo porque han calculado eso).

fabes-recogiendo

Así que junto a mi vecino y mi esposa, conseguimos arrancar al fabeadicto y le atamos con unas cuerdas al tractor. Después, cuando terminamos de recoger las fabes, nuestro vecino se llevó al “fabeadicto” en el tractor, a cientos de kilómetros, donde le soltó.

Con suerte, le costará regresar unos días —nos contó el vecino a la vuelta— Cuando ya tenga todas mis fabes recogidas. O bien, encontrará otro campo de fabes y se quedará allí. Es una pena no poder matarlos porque esta plaga está acabando con las cosechas de fabes. Cada vez es más difícil poder recogerlas. La agricultura necesita más ayuda del gobierno.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 1161

Leer más

Llámalo Crom.

Uncategorized

ezcritor-crom

Siempre he pensado que hay un lugar donde te están esperando.

Un lugar donde te querrán. Un lugar donde encontrarás un trabajo fácil con el que ganarte la vida. Un lugar donde encajarás nada más llegar.

Siempre he pensado que cuando sufres sin parar —en una relación, en una ciudad, en un país— debes marchar sin mirar atrás e irte con lo poco que tengas en los bolsillos.

Porque hay un lugar en el que te están esperando para darte justo lo que necesitas.

Estoy seguro que la vida premia siempre a las personas que no se estancan. Que no premia nunca a las personas que se quedan en casa. Que no premia a los que fracasan y no se levantan. Que no premia a los que se conforman con la primera mujer u hombre que pasan por sus vidas. Bueno, de esto último no estoy muy seguro.

Soy creyente de ese Dios: el dios de los caminos sin sentido, el dios de los que resisten, el dios de los que persisten: llámalo Crom, Alá o Jehová. El Dios que sólo te permite descansar si antes has caminado miles de kilómetros. El Dios que, cuando mueras, te mirará el corazón y la planta de los pies: para ver si amaste de verdad y cuánto caminaste en este jardín lleno de peligros y orgasmos que hizo para nosotros.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 849

Leer más

Crítica con UN MONTÓN DE SPOILERS de “El comedor de coños”.

Uncategorized

el-comedor-de-coños

“El pasado Julio, hace ya 3 meses (la vida es un relámpago), leí “El Comedor de Coños” Ultima Novela de Rafael Fernández que completa la trilogía de Sigmundo. La historia comienza el 14 de Febrero de un año indeterminado (al menos yo no he visto la fecha). Varios lectores de su Blog deciden organizarle una fiesta sorpresa por su cumpleaños, que en realidad es el día siguiente, el 15. El retrato que hace Rafa de los que acudieron a la zambra es demoledor: para él son tan subhumanos o incluso mas que los protagonistas de sus anteriores libros y relatos. Bergantes de alma desaseada. William Shakespeare decía que el mundo es como un escenario y nosotros los actores. Ellos eran actores, pero de serie Z. En el festejo practica el coito con Charito, una indigente intelectual oriunda de Murcia, preciosa comunidad habitada por subseres que hablan de manera ininteligible. Transcurridos los fastos, Sig vuelve a la cruda Realidad: Vive en Madrid, sin amigos y subsistiendo con una cantidad exigua de dinero. Pergeña un plan para ganar una cantidad lo suficientemente abultada para irse a vivir a Murcia con Charito y así poder darle a su perra Anaïs, la única fémina a la que realmente quiere, una vida mejor de la que le puede ofrecerle en ese momento. Graba subrepticiamente una copula vaginal que mantuvo con Begoña, una de las zorras con las que solía tratar, y le ofrece la grabación a “El Huelebragas.” Personaje ya mítico del universo de Ezcritor. Con el dinero obtenido de la venta de la película salaz se va a vivir con Charito a aquellas tierras del Levante Español. Desde el primer momento la experiencia es tortuosa: Su suegra y cuñada le tratan de manera desdeñosa, como si fuera un excremento con patas. Charito intenta convertir a Sig en lo que, como decía Marlene Dietrich, intentan convertir todas las mujeres fatuas a los hombres extraordinarios: en un ser mediocre, indolente,domeñado. Inventa una mentira que induce al vomito (Tienes que leer el libro para saberlo)para mantenerlo a su lado, pero Sig, acaba descubriendo la impostura y la manda a paseo. Mi valoración de la obra es positiva. Le doy un 9/10. Es una tragicomedia que se le fácilmente y que te hará pasar buenos ratos, reír y llorar.”

Texto: Axl Skywalker (Madrid) – Fotos: S (México).

el-comedor-de-coños-5

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 963

Leer más

Uncategorized

leyendo-grey

Leo que si los libros de “Grey” son porno light para amas de casa. Leo que en un solo libro de “Grey” se repite 142 veces la expresión “Madre mía” y 60 veces la frase “La diosa que llevo dentro”. Leo a cien mil intelectuales haciendo chistes sobre “Grey”. Y a pesar de todo eso, paso de ir al Carrefour a abrir un libro de “Grey”. No lo hago porque estoy escribiendo mi nueva novela: “Prostituto de extraterrestres”, relatos, guiones para comics, un librito infantil, ayudando a un amigo con el guión de su nueva película: no tengo tiempo para ponerme a leer un libro que sé que no me va a gustar. Tampoco lo busco y leo porque su éxito no me sorprende. Trabajé 3 años en la librería de “El corte inglés” como dependiente, y me cansé de ver a amas de casa comprando novelas románticas con portadas donde salen hombres musculosos sin camisa abrazando a una mujer un minuto antes de metérsela.

Sin embargo, el otro día salió la noticia de los famosos que más dinero ganan. En el puesto número tres, debajo de Madonna y Steven Spielberg leo el nombre de la autora de ese libro al que todo el mundo considera una mierda pinchada en un palo. La autora se llama E.L James y aseguran que ha ganado en este año unos 71 millones de euros, sólo por las ventas de sus libros de Grey. Entonces sí: se me llena la cabeza de un montón de preguntas sobre qué me estoy perdiendo no leyendo sus libros. Mi maravillosa vecina tiene uno de los libros de Grey. Se lo pido y no, no pude leer más que 5 paginas antes de cerrarlo. Me aburrió, me pareció demasiado plano para perder mi “necesario” tiempo con él pero, sin duda, admiro y respeto inmensamente a su autora. Ella ha conseguido conectar con millones de lectoras por todo el mundo. Yo no. Los intelectuales y escritores que se ríen de ella tampoco lo han conseguido. Vendería mi alma por poder escribir un libro como ese y ganar así 71 millones de euros. Con todo ese dinero ganaría de por vida mi libertad, la de mis descendientes y retiraría de sus trabajos a todos los lectores que me han apoyado (y mandado críticas de mis libros, pero con foto). Con todo ese dinero podría fichar a Özil y tenerlo en casa haciéndome cafés y paseándome a mi perra Anais. Me apetece que Özil pasee a mi perra por las mañanas porque me hace gracia como tiene los ojos. Pero para conseguir escribir un libro como ese tendría que quitarme neuronas, disponer de vagina propia y tener la menopausia. Ese libro sólo lo puede crear una mujer mal follada de mediana edad. Tecleo el nombre de la autora y me sale su foto. Una mujer cualquiera:

autora-sombras-grey

Leo en Wikipedia su biografía y salto de felicidad. La autora de “Grey” nunca había escrito un libro antes. Lo que le pasó fue que leyó los libros de “Crepúsculo” (otra supuesta mierda) se emocionó y empezó a escribir “Grey”. Su éxito es un golpe en las narices para el mundo intelectual que asegura que nadie puede ser un gran escritor hasta que se es muy viejo, hasta que se controle el lenguaje, las palabras, las metáforas. Hasta que se escriba “calidad”. Y una mierda. La autora de “Grey” es una gran escritora y eso que ella misma reconoce que empezó a escribir en el año 2009. Antes no había escrito absolutamente nada.

¿Cómo los intelectuales y los escritores que se ríen de esta novela pueden ser tan hipócritas y envidiosos? ¿Por qué si es tan fácil y tonto escribir una novela así no lo hacen? ¿Por qué renuncian a ganar 71 millones de euros en un solo año si es pan comido? ¿Tan “auténticos” son? ¿De verdad que no venderías tu teclado 6-8 meses (lo que se tarda en escribir una novela como esa) por 71 millones de euros? Luego podrías escribir todos los “Ulysses” que quisieras.

Esta escritora puede ser que no escriba con una prosa y un contenido admirable según “los que saben” pero ha conseguido conectar con su escritura con millones de lectores. Así que su prosa, sus giros, sus metáforas, sus repeticiones de “La diosa que llevo dentro” son perfectas. Incontestables. Pero lo que más me gusta de su super éxito es que esta autora ha demostrado que escribir y tener éxito es algo que puede conseguir “cualquiera”. Tú, yo, mi vecina, la cajera del supermercado. Ni siquiera hace falta tener una vida de muchos años y vivir muchas experiencias. Sólo hace falta sacar una historia que tengas en la cabeza. Creer en ella, pasar de lo que piensen de lo que estás escribiendo porque, sin duda, si la autora se hubiera fiado de los que saben y les hubiera enseñado los primeros capítulos de “Grey” la hubieran hundido con sus críticas, despreciado, acribillado “merecidamente”. Menos mal que creyó en ella misma e hizo lo que le salió del culo.

Mis felicitaciones, mi envidia y mi admiración a la autora.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 2219

Leer más

Crítica de un coño a “El comedor de coños”

Uncategorized

elcomedordeco

“Hola Rafa:

De vuelta a casa te escribo tras unas largas vacaciones en Grecia e Italia. Unas vacaciones que no hubieran sido tan buenas si no llega a ser por tu nuevo libro “El comedor de coños” y mi come coños particular que, antes de ponerse a sus labores, me sacó esta foto que espero sea de tu agrado. Gracias a ambos.

Cuarto libro que me leo tuyo y del que soy mecenas. Cuarto libro que me gusta mucho. Siempre sorprendes. “El comedor de coños” comienza como si fuera una repetición de “20 Polvos”, el libro más cómico de todos los que he leído en mi vida. Nuevas y divertidas aventuras sexuales totalmente incorrectas de Sigmundo, ese pervertido-anormal-maravilloso del que todas nos enamoramos cuando publicabas en directo tus aventuras en la discoteca. El libro empieza como siempre pero sorprende porque a medida que van pasando las páginas Sigmundo comienza a ser consciente de cual es la fórmula de la felicidad o, sobre todo, cuál es la fórmula de su infelicidad y la descubre metiéndose en un lío increíble pero asombrosamente adictivo en el que tú o Sig tocaste fondo. Hay quien se queda toda la vida en ese fondo. Tú, no. De pronto, retornas a la humanidad que tanto me gustaba de “Diarios secretos de sexo y libertad” y nos dejas ver tu alma de nuevo. Combatiste esa “mierda” de la forma más bella, por eso acertaste. Y tienes un alma preciosa, Rafael Fernández. Es lo que más me gustó de tu libro: esos pensamientos sinceros con los que consigues seducirnos y estremecernos. Escribes cosas que he pensado pero que nunca me he atrevido a escribir o a decir en voz alta. Otra vez, has sido muy valiente escribiendo, es lo que más admiro de ti. También he pensado que sin todas esas historias y fotografías sexuales, el libro no me gustaría tanto, pues enganchan y además de hacerme reír, dan mucho morbo. Como siempre más de un polvo con mi novio ha surgido gracias a ti… A la vez me da rabia que tus libros sean vistos únicamente como pornográficos pues están llenos de poesía. Pero no de poesía aburrida y pomposa sino de poesía sobre la vida que impacta.

Divertidísimas (y tristes) las historias con la desequilibrada de Charito (¿quién no ha tenido una amiga así?, siento que te tocara una loca de esas en tu vida, pobrecito con quién esté ahora) pero sobretodo comiquísimo el personaje estrella del libro: “el huelebragas”. Casi me meo leyendo sus diálogos. Sin olvidar a la madre de Charito o al director XXXX. Todos personajes de carne y hueso que “pude” ver en mi cabeza mientras leía tu libro. Tus personajes son los platos fuertes de tus libros. Por cierto “flipo” con que te hayas follado a esa famosa. Recuerdo que contaste algo en tus posts, hace años pero hasta ahora jamás la habías nombrado (a tu modo, sin que se pueda reconocer pero señalándola).

Cada vez cuidas más a tus lectores. Se nota que con este libro has puesto más trabajo y pasión que en los otros, no sólo por tener más de 400 páginas sino en los detalles, en la historia, en el final que te ha salido redondo.

Tengo tus libros en mi biblioteca y la verdad es que son los que más destacan y más vida tienen. Me has vuelto a ganar. Espero no dejes nunca de escribir y que sigas publicando a este ritmo. Tus libros son los únicos que compro en papel. No por ayudarte sino porque los deseo tener entre mis manos y poder abrazar tu trabajo.

Un beso.
xxx”

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 587

Leer más

Mario de Alicante critica “Diarios secretos de sexo y libertad”

Uncategorized

diarios-alicante

“Hola Rafael, ayer acabé de leer tu libro “Diarios secretos de sexo y libertad” y la impresión general que me queda, es que eres un escritor grande, con talento, con un futuro extraordinario. No es una tontería hacer caso a las impresiones que, tras la lectura, se quedan prendidas en la memoria, porque, al menos en mi caso, es lo que determina que tengas ganas de seguir leyéndote o no. Si simplemente me hubiera gustado, quizá demoraría seguir leyéndote hasta que no tenga otra cosa que hacer, pero no me ha ocurrido esto. Cuando he puesto fin al libro, se me queda un vacío ansioso, que sólo lo puede ocupar la lectura siguiente de este personaje peculiar.

Empezaré por los dos únicos aspectos negativos del libro. En esto no voy a ser muy original, porque ya en tu blog, un lector llamado Miguel, hace pocos días, se me adelantó a la hora de valorar este libro. El primero, la extensión, no por la cantidad de hojas, sino por la ausencia de acontecimientos que aporten algo a la narración principal. Es como un parón en seco, que frena la continuidad de la historia. El segundo aspecto, también tiene el antecedente en Miguel, y son muchos episodios de Sigmundo con las turistas en la discoteca, que resultan repetitivos. Por episodios anteriores, por la forma de pensar del personaje, por los deseos que llevan a la isla las turistas que la visitan una semana, ya sabemos todo lo que va a ocurrir. Su lectura sería como cortar un trozo de película y ver fotograma a fotograma: la variación entre uno y otro es mínima. Y no aporta nada especial al conjunto.

Pues bien, dicho esto, Rafael, también veo la disculpa. El libro no estaba pensado para novela, sino para un blog diario. En ese contexto, que tú ya me advertiste, estas dos cuestiones quedan muy diluidas.

La parte positiva del libro es el resto, todo lo demás, que es muchísimo.
Los personajes son extraordinarios. Sigmundo, el principal, es soberbio. Las contradicciones extremas en las que se mueve, le da ese carácter de realidad que hace que un personaje de libro, viva censado entre nosotros. Es el ser más despreciable, machista, inhumano y asqueroso que te puedas imaginar y, por contra, tiene los gestos más solidarios, más amorosos, más tiernos que un humano pueda realizar. Ese carácter de sombra y luz a la vez, lo has trazado con maestría. Si te hubiera dado por hacer un Papa ateo, un bombero pirómano o un médico asesino, lo hubiéramos creído, porque narras las contradicciones de forma tan justificada, que nos las creemos.

El resto de personajes andan por la misma línea: Saki, la Virgen María, el argentino, la holandesa…. Todos excepcionales. La evolución de los tres primeros, que son el contrapunto de Sigmundo, beben de la misma maestría y son tan necesarios, como él en la historia. Sin ellos, no se comprendería muchas de las acciones de Sigmundo

Me ha gustado también, la parte técnica. Es lo que me ha terminado de convencer de que eres un gran escritor. El lenguaje exacto, real, sin artificios; el tamaño ajustado de cada oración, frase, diálogo…; el exuberante mundo que despliegas a la hora de contar los acontecimientos: no andas por los caminos trillados y el desenlace de muchos episodios, aunque sean mínimos, los salvas con admiración y originalidad; el modo de narrar que te atrapa, porque el ritmo interno de la frase es el único posible en lo que cuentas… En fin, tantos pequeños detalles, que te hacen escritor y que deben pasar desapercibidos a un lector, que sólo se acerca a un libro por el placer de la lectura.

Para acabar, Rafael, decirte que si tengo ganas de seguir leyéndote, aparte de por todo lo que te he dicho anteriormente, es porque si este es el primer libro, el resto deben ser impresionantes, o así me lo espero, porque habrás ahondado en todo lo bueno que ya has desplegado en éste.

Gracias por el buen agosto que me has dado.

Mario”

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 540

Leer más

Tamara y “El comedor de coños”.

Uncategorized

tamara-comedor

“Hola Rafa!
Me gusto mucho el libro!
Como siempre, intenso. Se lee enseguida, sin que uno se de cuenta.
Me encantan las fotos del final.
Viva el amor!”

Nota.- Tamara (Italia) leyó las 410 páginas de “El comedor de coños”. Tú, en cambio, compraste cualquier ebook en Amazon y te aburrió tanto que aún no has pasado ni de la página 22.

Y, mientras tanto, en México…

scarlet-elcomedor

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 696

Leer más

Alicia y Carlos critican “El comedor de coños”

Uncategorized

carlos-comedor

“Bueno, Rafa. Por fin me leí el libro. Si no te he mandado la crítica hasta ahora es porque estamos en un pueblo de la Castilla profunda en la que fuera la casa de mi abuela, y no hay ni teléfono, y solo a veces pillo WIFI
al vecino.

Me ha gustado. Es un libro que pide que sigas leyendo, que no te deja tranquilo/a hasta que lo termines. Porque la vida de Sigmundo es como el centro de un huracán. Si te acercas ya no puedes salir, la fuerza de succión te va absorbiendo más y más hacia el centro, hasta tocar el mismo abismo.

Está escrito con un estilo mucho más depurado que “diarios”y “20 polvos”. Se nota que Sigmundo ha madurado o tal vez su visión del mundo empieza a ser más transparente. Y su “sacrificio…” Bueno, es una curiosa forma de redimirse. Pero es una redención al fin y al cabo. Una auténtica bajada a los infiernos.

Y como siempre, una se queda pensando que seguramente de todos estos relatos la mayoría son verdad, precisamente aquellos que parece que no lo son.

Mi única crítica es que el final es demasiado abrupto, demasiado … Como metido con calzador. Cualquiera que te conozca de tu blog o siga tu historia con Svetia entenderá por qué es un final profético, y que realmente no hace falta dar más explicaciones… Pero para alguien nuevo a tus historias, y a tu mundo, puede dejarle en una especie de coitus interruptus, como si hiciera falta un epílogo.

Besos y felicidades por tu valentía y tu trabajo.

Alicia

Como siempre, una se queda preguntándose cuánto de eso es verdad.

Sent from my iPad”

Foto: Carlos. Texto: Alicia.
Carlos también mandó esta crítica, breve:

“Rafa. en lo que escribes hay una grieta, algo q se abre y no se bien a donde lleva, pero es necesario q sigas abriéndola, tu sabes algo q mucha gente no sabe.”

MUCHAS GRACIAS.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 671

Leer más

Uncategorized

Hay una enfermedad que afecta a los bebés. Pueden morir si nadie les toca. Necesitan “físicamente” el afecto de otra persona, no sólo la leche materna o alguien que les vigile y les impida meter los dedos en el enchufe.

No me lo invento. Os narro el caso más explícito que conozco: el emperador Federico II ordenó aislar a varios bebés y que recibieran tan sólo alimento y cobijo. Prohibió que se les hablara o les dirigiesen cualquier muestra afectiva. Todos murieron. Hay más casos y mucho más actuales que demuestran que para un bebé es tan necesario que se le tome en brazos y se le quiera como la necesidad de comer.

Luego nos hacemos mayores. Durante un tiempo todos probamos ser “hedonistas”: preocuparnos sólo por nuestro placer y satisfacción. Corrernos en las caras de las chicas y luego escupirlas y pasar de ellas. Creo que es una etapa necesaria en la vida. Pero seguro que tú también te diste cuenta de que ser hedonista es una puta mierda. Es como la masturbación: mola pero es mejor follarse a la tía buena del video. Ya lo dijo una vez Jon Bon Jovi. “Sigo perteneciendo a una banda porque, cuando consigues que una canción llegue al número 1, es más satisfactorio celebrarlo con un grupo de gente a la que quieres que tú solo”. He escrito esta frase de Jon Bon Jovi de memoria, no es una cita textual. La leí hace décadas en la prestigiosa revista musical científica “Super Pop” y hasta hoy, que estaba escribiendo este post, no la he terminado de entender. Siempre ha estado revoloteando por mi cabeza. Necesitamos gente a nuestro alrededor. No podemos ser felices si no hacemos feliz a alguien más.

Parece lógico que a nuestro alrededor hay un montón de cosas invisibles que no vemos pero que nos afectan. Es como si creáramos un montón de “hilos invisibles” y los conectamos con las personas que amamos. Si conozco a una chica, me enamoro de ella y me la quiero follar le lanzo el hilo: se lo clavo en la cabeza, en el extremo del hilo hay una especie de anzuelo que se le clava en la piel de la cabeza pero ella ni se entera. Si no recibo por ese hilo amor, enfermo: en mayor o menor medida. Si sólo me la follo tampoco es suficiente. Lo que necesitas es su amor. Puedes enfermar de salud física o mental si no lo consigues. No es ciencia ficción. Cuando se nos muere alguien al que amamos mucho enfermamos: porque necesitábamos su amor. No enfermamos porque esa persona nos estuviera manteniendo o dando de comer: enfermamos porque la queríamos: la necesitábamos. La de viejos a los que se les muere su esposa y, al poco, mueren ellos.

El amor es una de esas cosas que no pesan o se ven pero que nos es necesario para seguir adelante. Muchos dicen que no existe: no es como el aíre, que aunque es invisible sabemos qué existe y hasta de qué elementos está compuesto. Yo creo que ahí fuera hay un montón de cosas invisibles que están compuestas por elementos de los que no tenemos ni idea. Estoy seguro que los fantasmas, diablos y extraños seres que no vemos están compuestos por esos otros elementos. Un día los descubrirán y alguien creará unas gafas para que podamos ver ese mundo con el que convivimos. Cuando veamos las cosas invisibles que nos rodean este sistema económico va a caer. Y las guerras van a terminar. Ese va a ser el momento en que todo cambie: cuando veamos cómo es la vida de verdad.

fantasmas

Pero hoy por hoy sólo digo que si en tu día a día amas a alguien “de verdad” vas a estar más saludable y mejor de la cabeza. Porque el amor no se vende en los supermercados pero es igual de necesario que el pescado, la carne o las verduras.

Si no me crees, busca a alguien a quien amar de verdad y me cuentas. Tú salud mejorará. Eso es a lo que llaman “sentar la cabeza”.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 2448

Leer más

A esto lo llamo yo el mejor verano del mundo:

Uncategorized

Camera 360

“Brutal tu trabajo. Me lo he pasado de puta madre leyendo tus obras (“El comedor de coños” y “20 Polvos”), de principio a fin. Los he leido a ratos disfrutándolos, no en plan psicópata como hacen algunos de tus fans. No tengo ni idea de literatura así que sólo te diré que personalmente, pienso que tienen muy buen ritmo, van muy rápido, como si leyera un cómic o viera una peli, me has tenido totalmente enganchado, tus reflexiones y tus aventurillas me han dado muy buenos ratos de risas y a veces me he sentido identificado, porque también he sido un poco pillastre.
Cómo definiría estas vacaciones?
La playa, tus libros y Martha, el gran amor de mi vida.
Gracias a los tres.
Te paso un par de fotos para que veas cómo disfrutamos del verano, publica la que te dé la gana.
Acabo de pillar los Diarios Secretos, la dirección es la misma que la última vez.”

Texto y fotos: Miguel T pero…

elqueamaasuvida

…de ese culo se enamora cualquiera!

Camera 360

P.D.-Él se lo pasó muy bien leyendo este verano, tú compraste “Inferno” de Dan Brown.

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 853

Leer más

“El comedor de coños” en… ¡el Tibet!

Uncategorized

pedazo

¡Hola Rafa!

¿Qué tal todo? Te escribía para decirte que recibí correctamente “El comedor de coños” en Tailandia, y para mandarte mi crítica y una foto con el libro. Me lo llevé hasta el Tibet para poder echarme una foto con él y el Everest de fondo y hacerte publicidad 🙂

Me ha encantado el final de la serie de Sigmundo y creo que tendrá mucho éxito. Ahora tienes un gran reto por delante: ser capaz de triunfar con otro tipo de libros y otros personajes. Te deseo mucha suerte, aunque estoy convencido de que lo conseguirás.

Un abrazo muy fuerte!
Ángel.-

PS: La foto es en Tíbet, en el campo base del Everest. La montaña que sale de fondo es el Everest. Siento que sea un poco oscura, pero nos tocó un día un poco nublado. Si quieres puedes retocarla con Photoshop para que se vea mejor.

el-700-comedor-de-coños-everest

“Llevo siguiendo a Rafa desde que escribía en PutaLocura. He leído todos sus blogs y todos sus libros, e incluso he tenido el placer de conocerle en persona, así que te puedes imaginar que tenía muchas ganas de recibir “El comedor de coños” y conocer el final de la historia de Sigmundo. Tras acabármelo en menos de dos días, puedo afirmar que ha cumplido todas mis expectativas.

A diferencia de “20 Polvos”, que me pareció algo más flojo, “El comedor de coños” es una vuelta a los orígenes, al Sigmundo más crudo y brutal y al mismo tiempo con mejor corazón. Porque Sigmundo no es una mala persona, sino un hombre torturado por su pasado, su situación económica y sus malas decisiones, que no deja de arrimarse a las personas equivocadas a pesar de que en el fondo sólo quiere hacer el bien. El libro refleja perfectamente el efecto desastroso que tienen esas malas compañías en su vida, hasta que después de un falso aborto Sigmundo comprende por fin que mientras no deje de rodearse de mierda, su vida será una mierda. Ahí es cuando cambia su suerte.

El único punto negativo de “El comedor de coños” es el personaje del enano que da título al libro. Aunque la idea es muy buena, me parece que está metido con calzador, que no tiene relevancia alguna en la historia y que se le podría haber sacado mucho más partido.

Salvo ese pequeño detalle, recomiendo encarecidamente la lectura de “El comedor de coños” a todos los seguidores de Sigmundo y sobre todo de Rafa. Además de un libro muy divertido (a veces no podría parar de reírme) y en ocasiones duro (los capítulos del aborto), para mí ha sido la respuesta a muchas de las dudas que tenía sobre la vida de autor: la novia loca que se echó, el famoso guión de “No ligo”, la cantante famosa con la que se acostaba o el matrimonio con la bella Svieta. Todas estas son cosas sobre las que Rafa escribió brevemente en MiCabeza.com y que después de leer “El comedor de coños” por fin entiendo.

Rafa, sigue escribiendo y luchando por tus sueños. Eres una inspiración para mí y para muchos. Un abrazo muy fuerte para Anais, Svieta y para ti. Espero poder haceros una visita en Asturias muy pronto.”

Foto y texto: El gran Ángel.

el-comedor-de-coños-everest

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 2635

Leer más