Personas incómodas

Vida

Rafael FernándezEscrito por:

Views: 3021

El otro día, una compañera de letras a la que tengo aprecio, me mandó un mensaje avisándome que me había mencionado en su blog:

Es raro el email que no contesto. Suelo contestar siempre por educación. Y cuando no he contestado algún email es 100% seguro porque habrá coincidido con una época de estrés (en mitad de una mudanza, por ejemplo) de trabajo (enviar más de 600 libros en menos de un mes, dedicados, empaquetarlos, hacer seguimiento, etc) o porque el que me ha escrito es imbécil. Siempre contesto los emails porque si no lo hago me siento un pedante. Soy escritor, no un Dios. Vivo por y para mis lectores. Si hay un Dios por aquí, sois vosotros, que me leéis y me compráis mis libros. Yo sólo soy un tipo currando en algo que le encanta.

Sin embargo, el email de Clara no lo contesté. Hubo algo en su artículo que me molestó. Hasta hoy no he sabido qué es. Y me he dado cuenta de que es una soberana chorrada. Pero me molestó lo suficiente para ignorar a Clara, una persona maravillosa que se lo curra, que trata de aportar cosas interesantes a la red, que me resulta simpática, que es madre y que tiene tres libros publicados con mucho talento. ¿Qué me molestó? Este párrafo:

(…) a Rafa ahora le va genial, ¡cuanto me alegro! Pero Rafa las ha pasado putas. Muy putas(…) nunca sabes cuándo un post se va a volver viral, pero pasa muy, muy, muy pocas veces.(…)

No me ha molestado que haya dicho que las he pasado putas. Nunca lo he escondido y hasta he “presumido” de ello. Joer. Soy huérfano, es un hecho que no tengo padre ni madre desde los 10 años. Familia tampoco. Cuando he estado mal han sido mis lectores los que me han salvado el culo de dormir en la calle. El entorno en el que me críe me hizo inseguro, cobarde, lelo. Nunca se potenció mi creatividad durante la infancia, todo lo contrario: trataron de sepultármela. Fui una persona perturbada durante muchos años, mi infancia la pasé compartiendo habitación con un pedófilo, nada menos. Durante décadas he estado dando tumbos por la vida, sin saber qué hacer con mi “superpoder de escritor”. No hay universidades para la gente como yo, que somos millones. Me metí a estudiar filología hispánica hasta que salí por patas de allí. Si no lo hubiera hecho habría terminado como ha terminado el que era el número 1 de mi clase: siendo un pedante aburrido, sin un libro publicado, viviendo en Alemania, con un sueldo de mierda, votando rabioso a Podemos desde la distancia, con una estaca metida por el culo y sin humor, sin tener idea de cómo abordar la literatura que, sin duda, tiene en su interior.

Pero a pesar de que yo lo tenía todo en contra, lo conseguí.  Ahora soy un tipo supervaliente y superseguro de mi mismo. Vivo de la escribir. Es cierto que no tengo la vida resuelta, tengo que pelear/trabajar mucho para que cada año salga rentable pero sé que en X tiempo voy a tener todo lo que me falta y, desde hace años, es indudable que tengo una calidad de vida envidiable. Vivo a 100 metros de la playa. Me levanto a la hora que me da la gana, en un lugar fantástico. Trabajo, en calzoncillos, junto a la piscina. Cada día, como de maravilla. Y no sólo eso. Me va tan bien que cubro los gastos básicos de mi esposa: la apoyo cada día para que ella también se realice, consiga vivir de su sueño y no viva esclavizada en un trabajo que no le guste. Creo que, si su canal de pan sigue tan bien de visitas, a finales de este año ella lo habrá conseguido y viviremos aún mejor que ahora. En este momento está tomando el sol en pelotas, le voy a llevar un poco de sandía, que seguro le va a apetecer:

Con todo esto quiero decir que, por ser yo una persona tan sensible y pijotera, me ha molestado el “pero” de “pero Rafa las ha pasado muy putas”. ¿Por qué? Porque me parece que está escrito como algo negativo. No es negativo pasarlas putas. Enfrentarse a un problema, a una mala economía, a una mala situación, a las malas cartas que te da la vida, es la única manera de subir de nivel. Los problemas son llaves de puertas a lugares maravillosos. Cuando se me presenta un problema en la vida le doy las gracias y le aviso de que se va a cagar en los pantalones porque cuando termine con él no lo va a reconocer ni su puta madre y se va a arrepentir de haberse metido conmigo. Lo de pasarlas putas hay que normalizarlo más. No hay atajos. Que no parezca el lobo. Pasarlas putas es una oportunidad para hacerse más fuerte aún. Es más, si no las pasas putas, nunca vas a conseguirlo. Podrás comprar el talento de otros si tienes pasta, podrás vivir de puta madre explotando a otros. Podrás engañar/estafar a otros para conseguir un nivel de vida formidable. Todo esto es parte de la vida y no me horroriza porque hasta esas personas que nos estafan están ahí para ayudarnos, si eres listo y sabes utilizar su propia energía contra ellos. Pero si lo que tú quieres/necesitas es mirarte al espejo cada mañana sintiéndote bien contigo mismo, el único camino que tienes es el del trabajo duro. Hablo de años. De mirar para tu interior. Conseguir que, dentro de tu mente, florezca el jardín que todos tenemos. Y eso sólo se consigue con trabajo, esfuerzo: pasándolas putas. Cayendo, cayendo, cayendo… hasta que te haces indestructible y vuelas y vuelas…

(…) pero pasa muy, muy, muy pocas veces (…)

Eso también me jodió. Y repito que la buena de Clara no tiene la culpa de que yo sea un señor tan sensible. Si pasa muy pocas veces es solamente porque la sociedad y el sistema educativo no nos orienta para que ocurra a menudo. Nos hacen creer que sólo hay un camino. Es como una especie de dictadura educativa en la que nos lavan el cerebro para que seamos un número más. Para colmo es obligatorio que los niños vayan a la escuela. Si un día tengo un hijo hare todo lo posible para que no vaya y no me lo eduquen los subhumanos. Porque no nos educan para ser creativos, libres, emprendedores. Nos educan para que “nos den un trabajo”. Para ser parte del ganado. Nos educan para que temamos la palabra “sacrificio”. Nos educan para que persigamos lo fácil, no lo difícil. Apretar un botón de una app y ya está. Sólo hay que echar un ojo a las redes sociales para ver que la gran mayoría somos gilipollas. Cuando vemos a una persona que lo está pasando mal por perseguir su sueño la miramos como si estuviera loca y nos apartamos de ella como si fuera un leproso. Sólo por eso “pasa muy pocas veces”. Porque cuando uno empieza a pensar por si mismo y a darse cuenta de que algo apesta en su vida suele ser cuando ya se tiene una edad que considera (equivocadamente) demasiada elevada para meter toda nuestra vida en una bolsita de basura y sacarla de casa. Nos hemos dado cuenta de que nos han timado cuando hemos hecho todo lo que nos decían que había que hacer y nos vemos de lleno en una depresión, tomando pastillas. Pasa muy pocas veces porque hay millones de personas que emprenden una vez, dan un pasito, se caen, les sale mal y se plantan. Muchas veces nuestro primer proyecto, o quinto, o séptimo proyecto es una mierda. Lo hemos hecho sin saber, sin haber estudiado con detenimiento cómo hay que hacerlo. Nos hicimos una película en la cabeza y resulta que no era real. Muchas veces hay que hacer ajustes, darles más calidad, tiempo, trabajo, páginas, esfuerzo, para conseguirlo. Por eso ocurre pocas veces. Los que lo conseguimos no somos personas especiales. Tampoco cabezotas. Sólo personas con mil ojos, siempre alerta, conscientes de que vida solo hay una y no vamos a pasarla trabajando en algo que no nos hace sentir feliz, quejándonos. Personas que sabemos que sólo el 1% de todo lo que hacemos va a dar en la diana. No nos importa fallar tanto. Trabajamos para ese 1%. Ese 1% es el que nos hará ricos, famosos e inmortales.

Hay millones de personas que consiguen vivir de escribir o de lo que les gusta hacer, cada día. Y ninguna es mejor que tú o que yo. Ninguna ha sido elegida por Dios. Sólo son personas incomodas. Ni siquiera hay que ser el número 1 para conseguirlo. Aún siendo el número diez mil millones, puedes vivir bien de lo tuyo.

21 Responses to " Personas incómodas "

  1. Isabel dice:

    Joder Rafa. Te adoro. Gracias.

  2. Clara Tiscar dice:

    ¿Te contesto por aquí? En primer lugar decir que lamento que te sentara mal, porque además lo interpretaste mucho más allá de lo que yo pretendía decir y siento no haber tenido este punto en cuenta.

    Yo solo pensaba en la parte económica, cuando uno decide ser escritor y ve que las pasa putas económicamente, lo más fácil es tirar la toalla, aceptar un sueldo fijo por un trabajo que no te emociona ni te motiva y dejar morir tu sueño. El “pero” no era negativo, todo lo contrario. Es un paso que hay que dar, algo necesario por lo que tenemos que pasar para poder llegar a donde queremos. Ojo, que seguramente no todos los escritores habrán pasado penurias económicas, pero la inestabilidad financiera es algo que creo que tenemos que tener en cuenta y estar dispuestos a aceptar.

    Probablemente me expresé mal en el artículo y no conseguí transmitir lo que quería, luego lo releeré con calma. Pero la intención era que la gente se diera cuenta de que no todo es bonito, para tener éxito y vivir de lo que a uno le gusta hace falta sacrificar algo. Aunque sea media vida estudiando mientras tus amigos se van de farra, o aunque sea vivir con aprietos económicos mientras tus amigos van de vacaciones cada año o se compran un coche cada tres. No pretendía ir más allá, te puse como ejemplo porque creo que lo haces bien, te va bien y nunca has negado que hayas pasado aprietos económicos. Nada más.

    En cuanto a lo otro, solo me refería a que un post se hace viral muy raramente. ¿Cuántos miles de posts se escriben cada día? ¿Y cuántos se hacen virales? Coincido contigo en tus apreciaciones sobre la sociedad y lo complicado que es destacar o salirte del camino, pero eso no tiene nada que ver con que un post se haga viral.

    Desde mi punto de vista, planificar una estrategia de marketing esperando que un post se haga viral es una equivocación. Yo prefiero contar con aquellas cosas que están en mi mano y, lamentablemente, conozco a muchos más bloggers que nunca se han hecho virales de los que sí se han hecho. Lo que no quita que no me pueda pasar a mí cualquier día. Pero no escribo con la intención de hacerme viral, escribo con la intención de que cada artículo sea un granito de arena y que poco a poco construya una montaña.

    No lo sé… quizás tú tenías un mal día, quizás yo lo hice muy mal… pensaré en ello :D. En cualquier caso, de nuevo, siento que no te pareciera bien, si hubiera tenido alguna duda no lo hubiera publicado directamente, sino que te habría mandado el mail antes con el texto para que le dieras el visto bueno. No me pareció que fuera ofensivo ni nada parecido, por lo menos lo que decía de ti :D. De nuevo mis disculpas, porque aunque no tuviera ningún tipo de maldad, el daño parece que lo hice igual y, joder, lo siento.

  3. Leo dice:

    Terriblemente inspirador. Muchas gracias.

  4. Mara dice:

    Mil gracias por toda la mRvillosa información, eres grande, me lo has hecho ver.

  5. Clara Tiscar dice:

    He estado releyendo mi artículo y, tío, venimos a decir lo mismo.

    Ah, por cierto, esto “tiene un libro publicado con mucho talento” ¿significa que mis otros dos libros son una puta mierda? Lo acepto, entre el primero y el segundo hay un abismo, pero el tercero (que no es una novela) está la mar de bien 😀

  6. Juan dice:

    Joder, me das permiso para que vaya a espiar a tu mujer en pelotas??????

    • Se lo tienes que pedir a ella.

      • Juan dice:

        Ya tengo un plan trazado, me llevare mi flamante camara de zoom 300X y me subire al pino de enfrente, asi no tengo que pedir permiso que estoy grabando cosas de la naturaleza rupestre, ademas, tu se que me entiendes, tu harias lo mismo en mi lugar.

        • chica-trans dice:

          Obviamente esa periodicucha que escribe eso ha tenido una carrera pagada por sus padres y luego es incapaz de definir bien lo que intenta decir porque se presta a equivocos, no tiene claro como usar el lenguaje para expresar sus ideas…no merece ni tu email de respuesta ni que la des espacio para que saque tajada de todo esto.

  7. Ninett dice:

    Rafa…. por eso eres casi el único por no decir que eres el único Blogger que leo ya que a veces leo otros dos bloggers … por eso te estimo, por eso te tengo aprecio… como si fueras de mi familia y aunque Votes a podemos (que todo hay que decirlo… también respetas mi forma de pensar) … pero por eso y mucho más te adoro!. Inspiras a tantas personas… eres auténtico y real y no un vende humos. En relación al artículo … definitivamente muy pocas personas decidimos no conformarnos y salir a darnos de bruces para lograr nuestros sueños… ojalá estas generaciones actuales que tanto me preocupan sean como tú. Un fortiiiiisimo abrazo y se que seguirás creciendo como la espuma. Besitos mi eZcritor

  8. Nombre dice:

    A mí me da que confundimos sacrificio (= esfuerzo) con sufrimiento: ‘para que algo merezca la pena tienes que sacrificarte (= sufrir)’. Y no. No es eso. Hay que esforzarse hasta el límite; del sufrimiento hay que huir.

  9. albertlo dice:

    Uuffffff, imposible de acabar de leerlo. Te repites más que el ajo. Y los comentarios… ni te cuento

  10. Erika dice:

    Rafa, tu crees que tu mujer me dejaria chuparte un poquito la polla? Para mi seria un honor, eres mi idolo, prometo no utilizar las manos solo la boquita..

    • No creo que ni ella te lo permita ni a mí me parezca inteligente que me la chupe otra que no sea ella. Pero eres muy amable y estoy seguro que por ahí hay millones de hombres deseando recibirla que son mejores que yo y a los que les vendría mejor semejante acto de bondad.

    • albertlo dice:

      Ahhh, erika, una lectora ávida de chupar pollas… a mi si
      me la puedes chupar, la tengo mucho más grande y gorda que el señorito con piscina.

  11. CARLOS dice:

    Muy bueno el post.

    Y el tal Albertlo de las 17:21 es un subhumano de los que hablas. Y además subnormal. Dios a veces es demasiado duro…

    • albertlo dice:

      Charly, charly… desconfío de todos los que vais de humanos… me encanta mi condición de subhumano. Los escritores se miden por el nivel y la capacidad crítica de sus lectores.
      Tu, Carlos… pobre ignorante,flaco favor le haces a Don Rafael… además charly, no tienes ni media hostia.

      • Un escritor se mide por su capacidad de atrapar, apasionar y enriquecer la mente del lector. Eso que dices tú de “los escritores se miden por el nivel y la capacidad crítica de sus lectores” te lo habrán enseñado en la universidad de los gilipollas de la que saliste.

  12. k reilly dice:

    Es la primera vez que te veo citando un blog de pesca de suscriptores. No he leído nada.

    Esto en su web, escrito en mayo de 2017, me mató:

    “La crisis de 2017 fue mi gran oportunidad; perdí mi trabajo y a los pocos meses ya me ganaba la vida escribiendo. Desde casa. Y lo dejé para escribir solo para mí y enseñar a otros lo que he aprendido a lo largo de estos años.”

    Tremenda evolución en cinco meses. Lo dicho, un blog de pesca de suscriptores.

  13. […] Extraído de “Personas incómodas” […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *